Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 24 de abril de 2015cermi.es semanal Nº 164

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

50 aniversario de la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE

El trabajo en la punta de los dedos

24/04/2015

Todo comenzó por el impulso de una persona inquieta, emprendedora, de alguien con ganas de salir adelante, proyectar ese esfuerzo y ofrecérselo a los demás. Fue hace 50 años. José Luis González Nieto estudió en Londres y de vuelta se trajo algo más que recuerdos: “se marchó a Londres a una escuela que tenía la organización de ciegos ingleses (Royal Institut for the Blind) para formar fisioterapeutas. Estudió allí, volvió a España con su titulación y le ofreció a la ONCE la posibilidad de crear la Escuela. Ese fue el embrión”, relata Francisco Javier Sainz de Murieta, director de la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE.

Escuela de Fisioterapia de la ONCE. Imagen del folleto conmemorativo del 50 aniversario La fisioterapia en España era entonces una especialización dentro del programa de los Ayudantes Técnicos Sanitarios (ATS) y en Madrid se impartía, entre otras instituciones docentes, en la Universidad Complutense. Allí se integraron los primeros alumnos de la recién nacida Escuela, en 1964. 
 
En el año 80, al convertirse la Fisioterapia ya en especialización, en una diplomatura, la Escuela de la ONCE queda por un tiempo en terreno de nadie. La ONCE estudió entonces varias posibilidades, incluso la de enviar alumnos a la escuela londinense, pero finalmente se decide elaborar un proyecto y un plan de estudios exhaustivos, que se eleva al Consejo de Universidades. La iniciativa cuenta desde el principio con el apoyo del doctor Horacio Oliva, de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, que valora el potencial de la Escuela, como así lo apreciará, también, la propia universidad que, finalmente, incorpora el centro en el curso 1985/86, donde permanece hasta el presente.
 
Así, en la actualidad, en la Escuela se imparte el Grado Universitario en Fisioterapia. También se realizan cursos de Postgrado, un Máster oficial y dos títulos propios: Fisioterapia Cardiorrespiratoria y Fisioterapia Osteoarticular.
 

Estudiantes

 
Desde hace años la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE tiene su sede en la madrileña calle Nuria y allí cuenta con unas instalaciones amplias y modernas. El actual Grado en Fisioterapia, acorde con el Espacio Europeo de Educación Superior, se imparte allí desde el curso 2009-2010. Cada curso académico ofrece 24 plazas y todas ellas están destinadas a personas ciegas o con deficiencia visual, si bien tienen cabida, en los cursos de postgrado, fisioterapeutas no afiliados a la ONCE cuando no se cubre el total de las plazas convocadas. En la actualidad, hay unos 80 alumnos en la escuela, un número menor al resto de escuelas, al igual que existen otras diferencias claras con las demás instituciones, como explica el director Francisco Javier Sainz de Murieta: “lo que más nos diferencia es la cantidad de horas presenciales que exigimos al alumno, es decir, la cantidad de horas de práctica clínica, que creo que está por encima de lo que se exige en otras escuelas. También la dedicación y el ratio profesor-alumno en el aula. En cuanto a lo que enseñamos, lógicamente es muy parecido. No es idéntico, porque hay un porcentaje de créditos que cada universidad dedica, dentro de unos límites, a lo que considere, pero ahí no está la diferencia”. 
 
Aula y estudiantes en la Escuela de Fisioterapia de la ONCE (Imagen de la ONCE)El sistema de aprendizaje es más personalizado que en cualquier otra universidad y hay más profesores por aula, de ahí que la formación sea más lenta, pero más eficaz. La escuela adapta los materiales y, sobre todo, la metodología docente: “la Escuela no está adaptada porque pretendemos que los alumnos utilicen materiales con los que van a trabajar fuera, en los centros donde los contraten. Lo que sí está adaptada es la metodología docente. Tenemos grupos muy reducidos de alumnos, de una media de 12 o 14 en el aula. Cuando el grupo supera ese número hay dos profesores todo el tiempo que dure la clase, sobre todo si tienen mucha práctica. Además, la metodología de todo aquello que el alumno puede aplicar sobre los pacientes se enseña casi de forma individualizada. El alumno lo aplica sobre su compañero y a la inversa. Esto hace la formación un poco más lenta y también que tenga una carga de horas presenciales alta, pero el resultado es bastante bueno”, explica Sainz de Murieta. 
 
Y así lo corrobora uno de los alumnos que actualmente estudia este grado, que explica que todo lo aprende ya a través del oído, no utilizan el braille sino audiolibros o la lectura de los textos de pantallas gracias a la tecnología actual. Para el director de la escuela la innovación tecnológica también es un gran avance: “gracias a las nuevas tecnologías, el alumno ciego puede acceder a la información al mismo tiempo que el alumno que tiene un resto visual o es vidente. En la Escuela tenemos un aula virtual donde se publica toda la documentación de la asignatura y, tanto si es un alumno con mucho resto visual, es decir, que puede leer una pantalla sin adaptaciones, o es un alumno ciego total, accede a la vez a la información. Hace unos años esto no pasaba y al alumno ciego había que pasarle los textos a braille o a un soporte de sonido. Le llegaba la información pero más tarde que a un alumno que podía leer en tinta”.
 
Las prácticas clínicas las realizan los alumnos de los cursos 3º y 4º, tuteladas siempre por miembros del equipo docente y profesionales de los centros en los que se llevan a cabo. Los alumnos de 3º realizan sus prácticas en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, en el Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo, en la Residencia de Personas Mayores de Manoteras, de la Comunidad de Madrid, y en el colegio público de educación especial Francisco del Pozo, también de la capital. Por su parte, los alumnos de 4º curso hacen prácticas clínicas en el Comité Paralímpico Español y en la Fundación Jiménez Díaz. Además, dirigidos por sus profesores, los estudiantes del último curso realizan sus prácticas en la clínica de la propia Escuela con los pacientes que acuden a ella.
 

Empleo seguro

 
Desde las primeras promociones, la salida profesional de estos estudiantes en centros públicos y privados es inmediata. Para el director de esta escuela, el logro más importante es que el cien por cien de las personas que se han titulado en ella ha trabajado o trabaja como fisioterapeutas, y lo explica: “la Escuela titula de media a unos 12 alumnos al año y no es lo mismo integrar a ese número que a promociones de 80 o 100 alumnos, como hacen otras escuelas. Pero, hablando de porcentajes, sí es cierto que en un tiempo muy breve, que ciframos entre seis meses y un año después de ¬terminar, nuestros alumnos están trabajando. Y es que la exigencia es muy alta. De hecho, un porcentaje muy alto de los alumnos, debido a esa exigencia, no es capaz de terminar sus estudios en los años que dura la titulación. Los que nos encargamos de llevar la Escuela adelante, profesores en su mayoría fisioterapeutas y afiliados a la ONCE, sabemos que tenemos que demostrar muchas veces más que el resto de la población. Sabemos que somos capaces de trabajar en este ámbito y que tenemos que formar muy bien a nuestros alumnos porque les van a exigir los mismos resultados que a un vidente”. 
 
En la celebración de su 50 aniversario, la escuela analizaba el paso del tiempo y sus huella en un documento en el que reconocía que no son especiales, y afirmaban: “Somos una Escuela Universitaria especializada, con un prestigio labrado a fuerza de calidad y exigencia académica que dan como resultado la posterior excelencia profesional, reconocida en el ámbito fisioterapéutico nacional e internacional y, lo que más nos importa, por los pacientes que tratan fisioterapeutas ciegos.  Y, aunque no especiales, sí somos únicos. Ningún país del mundo cuenta, hoy en día, con un centro de estudios superiores de Fisioterapia de y para ciegos, aunque en muchos lugares se reconoce la idoneidad de las personas ciegas para este campo profesional”.
 

Premio cermi.es 2014 a a la inclusión laboral

El director de la Escuela de Fisioterapia de la ONCE, Javier Sainz de Murieta, recibe el Premio Cermi.es de manos del presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno
Hace tan solo unos días, el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, hizoo entrega del Premio Cermi.es 2014 en la categoría de Inclusión Laboral a Javier Sáinz de Murieta, director de la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE.
 
Sáinz de Murieta aseguraba al recibir el premio que el prestigio de la escuela es “fruto del trabajo de mucha gente durante mucho tiempo” y que este premio es un “acicate y un estímulo para los próximos 50 años”. De este modo, destacó que la Escuela de Fisioterapia de la ONCE seguirá fortaleciendo los tres pilares que debe tener cualquier centro universitario: la formación de grado, la formación de posgrado y la investigación.
 
Luis Cayo Pérez Bueno destacó que los premios Cermi.es son “la manifestación de la gratitud del movimiento de la discapacidad a las mejores iniciativas que toquen el corazón de la inclusión y los derechos de las personas con discapacidad y sus familias”. Así, aseguró que estos premios buscan la excelencia y huir de la endogamia, pero en este caso “el mérito es mucho” ya que “hace 50 años, cuando la discapacidad estaba escondida, la ONCE fue visionaria y apostó por una profesión digna y apreciada por la ciudadanía y ofreció a las personas con discapacidad herramientas para decidir su proyecto de vida”.
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España