Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 05 de junio de 2020cermi.es semanal Nº 394

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Discapacidad e Insularidad, el caso de Canarias

05/06/2020

Rafael Olea

Vivir en Canarias tiene ventajas: ocho islas volcánicas con un clima privilegiado, amplios espacios naturales (el 40% es territorio protegido), playas, varias de ellas accesibles, pero también desventajas por los problemas que provoca el aislamiento y la dispersión de la población, concentrada especialmente en las islas capitalinas (Tenerife y Gran Canaria), en las cuales se centralizan los principales servicios asistenciales, educativos y administrativos. Por estos motivos, el CERMI Canarias y las organizaciones de la discapacidad trabajan para mitigar los problemas inherentes a la insularidad que tienen las personas con discapacidad, tratando de garantizar la plena accesibilidad, tanto de quienes viven en las zonas más aisladas de las islas más pequeñas, como de los millones de visitantes que acuden a las islas.

El Teide, visto desde Gran Canaria.“No cambio vivir en mi isla, La Gomera, por nada del mundo”, afirma Sergio García, un hombre con discapacidad orgánica. Sin embargo, reconoce “vivir una aventura, por no decir una tortura” cada vez que tiene que desplazarse a Santa Cruz de Tenerife, la capital provincial en la isla vecina, cuando le toca pasar una revisión médica importante a causa de su discapacidad: “Tengo que coger varias guaguas, pues vivo en una casa en el campo, hasta el puerto o el aeropuerto. Después, ‘salto’ a Tenerife y lo mismo; y luego volver de nuevo”. “No tengo problemas de movilidad”, afirma, “pero no quiero pensar lo mal que lo pasan en estos viajes las personas en silla de ruedas o con movilidad reducida, puesto que en las islas hay grandes desniveles y cuestas”.
 
La presidenta de CERMI Canarias, Carmen Laucirica, precisa que “el aislamiento en determinadas zonas de Canarias es grande, aparte de por la insularidad, por la orografía, al tratarse de islas volcánicas, algunas con grandes pendientes”. “Además, no podemos olvidar que, aparte de las capitales insulares y las zonas más turísticas, también tenemos una amplia zona rural, desde la que tienen que desplazarse en muchas ocasiones las personas con discapacidad a las ciudades insulares y desde ellas, en ocasiones, a las capitales provinciales que están en Gran Canaria y Tenerife”, añade.
 
“Por este motivo, una persona con discapacidad en una de las islas más alejadas, tiene sus derechos, si no vulnerados, sí tocados”, precisa Laucirica. Esta situación se produce especialmente en las islas con menor población. Por ello, muestra su preocupación "por la situación de aislamiento en las islas menores (La Palma, La Gomera, El Hierro, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa), ya que la población sobre todo está concentrada en Tenerife y Gran Canaria (donde vive el 80% de la población del archipiélago)”.
 
La presidenta de CERMI Canarias subraya que “las personas con discapacidad de las islas más pequeñas, como El Hierro o La Gomera, en asuntos importantes como determinadas revisiones médicas, tienen que ir hasta una de las islas grandes. Por ejemplo, mucha gente de La Gomera se desplaza a Tenerife Sur en barco”. Exactamente, como mencionaba previamente Sergio García.
 
El presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Canarias, Miguel Ángel Déniz, advierte que “en algunas islas, aparte de la falta de accesibilidad, todavía existen dificultades para recibir algunos servicios, lo cual motiva que las personas con discapacidad que viven en ellas se vean obligadas a desplazarse a las islas capitalinas para recibirlos. Esto sucede sobre todo en el ámbito sanitario”.
 

Ayudas a los desplazamientos

 
Para favorecer estos desplazamientos entre islas, existen bonificaciones para los residentes en el archipiélago por parte de las administraciones, tanto para los ferrys como para los aviones que, a modo de puente aéreo, conectan frecuentemente unas islas con otras. Por ejemplo, un vuelo entre Tenerife y Gran Canaria, las dos islas más pobladas, cuesta a los residentes aproximadamente 35 euros, al estar subvencionado y abonar solo el 25% del billete. Deniz explica que “cada viajero paga de manera directa esa cantidad, pero el resto, indirectamente, la pagamos todos”. 
 
El Teide, visto desde un avión.
 
Pero no todo son aviones y barcos. El presidente del Consejo Territorial de la ONCE también considera prioritario mejorar el transporte terrestre, “puesto que hay bastante nivel de mejora en su accesibilidad en las islas no capitalinas”. 
 
Déniz subraya “la dificultad de encontrar guaguas adaptadas y la existencia de pocos taxis adaptados, especialmente en las localidades más pequeñas, lo cual ocasiona numerosas quejas, tanto por parte de las personas con discapacidad que viven en las islas como, incluso, de los turistas que vienen al Archipiélago”. “Somos dos millones de habitantes, pero nos visitan 16 millones cada año”, alega Déniz. Por este motivo, considera fundamental que se incrementen los servicios de transporte accesible, “que hasta ahora se han evidenciado insuficientes”.
 

Incrementar la visibilidad

 
Otro aspecto importante de mejora en Canarias, aparte de la accesibilidad del transporte, es incrementar la visibilidad de la discapacidad en el Archipiélago. 
 
“Hay que mejorar la concienciación. No es lo mismo ser ciego en Madrid, donde hay centenares, que en las islas, donde hay pocos. Por ejemplo, solo hay 56 perros guías en toda Canarias e, incluso, hay islas en las que no hay ninguno y a veces ocurre que algunos taxistas inicialmente no dejen subir al perro o establecimientos que impidan su entrada. Son situaciones provocadas por el desconocimiento y la falta de visibilidad de la discapacidad”, explica Déniz.
Playa de Las Vistas en Arona.
 
Algo similar ocurre en el deporte. El presidente del Consejo Territorial de la ONCE, que fue nadador y medallista paralímpico, lamenta que “las oportunidades para iniciarse en la práctica deportiva en las islas no capitalinas, especialmente en localidades donde el número de personas con discapacidad es escaso, son bastante limitadas”.
 
“Si un niño con discapacidad quiere hacer deporte en Gran Canaria, si no se siente a gusto o le tratan mal puede cambiar de club, porque hay cuatro. En cambio, en otras islas más pequeñas esa posibilidad de cambio no existe, lo cual motiva menores oportunidades de practicar deporte”, subraya Déniz, quien añade que no conoce "elemento mejor para la inclusión que el deporte”.
 
Para favorecer la práctica deportia entre personas con discapacidad, se creó la Federacion Canaria de Deportes para Personas con Discapacidad, que actualmente cuenta con más de 250 personas con discapacidad federadas, y engloba a todo el deporte paralímpico. Déniz considera que “el ejemplo de grandes deportistas paralímpicos canarios, como el nadador Enhamed Enhamed o el corredor Juan Carlos Hernández, ha sido un buen aliciente para fomentar el deporte entre las personas con discapacidad del Archipiélago”.
 

Un Gobierno, dos capitales, siete cabildos

 
“La orografía e insularidad de las islas condiciona, pero también la lejanía con respecto a la Península, puesto que hay más de 2.000 kilómetros que nos separan”, subraya la presidenta del CERMI Canarias. Además, hay que añadir la peculiaridad del régimen administrativo canario: “Tenemos un Gobierno autonómico, doble capitalidad y siete cabildos con competencias, uno en cada isla”, explica Laucirica.
Barrancos en Gran Canaria.
La presidenta del CERMI Canarias argumenta que “no falta diálogo” con estas administraciones, aunque matiza su percepción de que “llevamos demasiados años en los que la discapacidad siempre va por detrás. No es que los políticos no hablen con nosotros, sino que falta concreción en las políticas relacionadas con la discapacidad”.
 
“En dependencia, el Servicio Canario siempre era el menos desarrollado”, puntualiza Laucirica, aunque matiza que “los últimos gobiernos, conscientes de ello, han intentado cambiarlo”. Entre las acciones impulsadas desde el CERMI Canarias con el Gobierno de Canarias destaca la aprobación de una Ley Canaria de Servicios Sociales, en la cual las entidades de la discapacidad confiaron para mejorar la situación, pero que todavía no se ha podido desarrollar plenamente a consecuencia de la pandemia ocasionada por el Covid-19.
 
Otro plan de mejora recientemente aprobado ha sido el acuerdo para que la discapacidad, a través de la presencia del CERMI Canarias en la Plataforma del Tercer Sector, participe en la gestión de la crisis ocasionada por la pandemia. El objetivo es desarrollar medidas y planes de actuación a medio y largo plazo que permitan la reconstrucción social desde una perspectiva centrada en las necesidades de todas las personas. 
Playa accesible de Arona.
 
Además, la presidenta del CERMI Canarias subraya “la necesidad de potenciar el asociacionismo, de manera que cada isla tenga un movimiento suficiente que cubra las necesidades de las personas con discapacidad y sus familias”. En esto coincide con Déniz, quien indica que “el movimiento asociativo está muy concentrado en las islas capitalinas, lo cual dificulta el asociacionismo”.
 
Mientras la presidenta del CERMI Canarias muestra su satisfacción porque “afortunadamente en las islas no hemos tenido una incidencia severa en el Covid-19”, advierte que “la suspensión de las comunicaciones motivó que a los territorios canarios les incidiera más el aislamiento”.
 
Laucirica marca como objetivos para el futuro la defensa de la discapacidad desde un enfoque transversal a todas las políticas canarias, a través de la Comisión de Discapacidad en el Parlamento Canario, que propició el CERMI autonómico, crear un Plan de Igualdad, mejoras en los planes de formación profesional, educación y empleo de las personas con discapacidad; así como incrementar la incidencia de la discapacidad en todas las politicas del Archipiélago, entre otras medidas. "En definitiva", concluye, "tenemos que quedarnos con lo bueno que tenemos en Canarias, que es mucho, y avanzar hacia una mayor inclusión y trasversalidad de la discapacidad".
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España