Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 03 de mayo de 2019cermi.es semanal Nº 344

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMIN

"El sistema sociosanitario tiene que lograr ver a la persona con discapacidad desde su globalidad"

03/05/2019

Beatriz Sancho

Mariluz Sanz Escudero ha vuelto a ser reelegida como presidenta del CERMIN durante otros cuatro años. Su vocación de activista del movimiento de la discapacidad quizás fuera despertada por la discapacidad de su hija, pero es tan evidente, que muy bien pudiera ser innata. Ella se considera una “pequeña” persona que intenta, con todo su corazón como podrá verse, y con los recursos que tiene, “cambiar este mundo” para que todas las personas con discapacidad quepan en él, y sean tenidas en cuenta y reconocidas.

Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMINInicias tu segundo “mandato” como presienta del CERMIN. ¿Qué te planteas para los próximos cuatro años? 
 
Los últimos cuatro años hemos realizado un cambio en el funcionamiento del CERMIN como entidad, dando más importancia a lo que denominamos “oficina técnica”. Ahora tenemos que asentar este modelo que hemos creado para que se mantenga en el tiempo.
 
Por otra parte, tenemos que seguir trabajando porque las cosas en discapacidad se consiguen muy lentamente, y aunque parece que hay avances, luego ponerlas en marcha cuesta muchísimo. Es cierto que ha sido una legislatura muy propositiva en relación a legislación y planes, pero ahora hay que ver si se ponen en marcha y se cumplen. Así que estos cuatro años de mandato estaremos vigilantes. 
 
¿Algún plan o ley que quieras destacar en concreto?
 
La Ley de accesibilidad que se aprobó en junio del año pasado. Tiene una serie de plazos, supera a la ley anterior de 2010 por su innovación, y vamos a estar especialmente vigilantes y exigentes para que se cumpla, porque la accesibilidad es la llave que nos abre las puertas a todo.
 
Por otro lado, también tenemos el Plan de discapacidad que está presentado, pero sin finalizar. Faltan incorporar el presupuesto, los indicadores, y ciertas aportaciones. Hay que ver cómo queda, y tendremos que estar muy encima para que todos los objetivos, líneas estratégicas y todas las acciones se vayan cumpliendo.
 
También es importante el Plan de la atención a la diversidad que se hizo en Educación, y que entiende la diversidad en el más amplio sentido de la palabra, no solo como discapacidad. Es muy ambicioso, pero tendrá bastantes dificultades a la hora de implementarse. Vigilaremos especialmente estos tres temas, no solo para que se realicen, sino para que se hagan como deben hacerse. 
 
¿De qué error has aprendido más en estos cuatro últimos años como presidenta de CERMIN?
 
Pues del de pensar, al principio, que las cosas van a cambiar mucho más rápido de lo que realmente cambian luego. Hubo un cambio muy importante en el Gobierno navarro que pensamos que iba a ser “casi” revolucionario, pero luego no ha cubierto a nuestras expectativas. Es cierto que se han hecho cosas, pero no se han hecho todas las que se deberían. 
 
No sé si cuatro años son pocos, o si cuando uno está en la oposición promete mucho y exige mucho al que está gobernando, pero cuando gobierna se encuentra con las mismas restricciones. Como sector no hemos salido mal parados porque hemos vuelto al nivel que estábamos antes de los recortes de la crisis, pero esperábamos avanzar más.
“El sistema sociosanitario tiene que lograr ver a la persona con discapacidad desde su globalidad, no desde el aspecto médico y desde el social”
Me refería más a un error propio. Esos con los que nos topamos para aprender, y no conseguimos trascender. O sí…
 
Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMINA veces soy demasiado clara y digo cosas que igual me tendría que callar. Alguna vez con algún periodista me ha pasado. Algún día que no estás muy allá, tienes una salida de tono y te recriminas: ¿para qué lo habré dicho así si podría haberlo hecho de otra manera y mejor? A veces, tengo ese ímpetu y ese pronto, pero estoy aprendiendo a dominarlo un poco más, porque no lleva a ningún lado. 
 
Más que de errores hablaría de esa función de Pepito Grillo que tenemos las entidades, No siempre gusta lo que decimos y lo que hacemos. Desde CERMIN, por supuesto, intentamos ser propositivos y no criticamos las cosas sin tener una propuesta previa, intentamos ir por delante, pero a veces no gusta lo que decimos. Sin embargo, tenemos muy clara nuestra posición y nuestros objetivos, y no van a cambiar porque cambien las personas de los gobiernos, seguirán siendo los mismos.  
 
¿Cuál es el logro que se has vivido con más alegría para las personas con discapacidad en Navarra en los últimos cuatro años? 
 
Quizás conseguir la Ley de accesibilidad sea lo más destacable.
 
Respecto a la Ley de conciertos sociales habría sido muy bueno conseguir una forma de financiación, y muy importante una estabilidad que todavía no tenemos. Aunque se haya puesto la primera piedra, no se ha materializado. Es una pequeña espinita que tenemos ahí. 
 
Estamos trabajando mucho la visibilización de las mujeres y niñas con discapacidad. Estamos consiguiendo cosas como pertenecer al Consejo del Instituto Navarro de Igualdad (INAI). Esto es importante, pero tendremos que seguir trabajando y profundizando mucho durante estos próximos cuatro años. 
“Que las personas son el centro de las políticas tiene que ser una realidad”
De hecho, para ti está claro que “el feminismo tiene que ser inclusivo”, y además sabemos que hace unos días estuviste reunida con la Fundación CERMI Mujeres en Madrid para algo que, lo mismo, nos podrías adelantar...
 
Este año, en noviembre, vamos a realizar en Navarra el ‘Foro de mujeres y niñas con discapacidad’. Para CERMIN es muy importante juntar a 300 mujeres entre las que vienen de fuera y de Navarra por la visibilidad que se las dará en nuestra comunidad. Es primordial por la labor de sensibilización que hacemos con la Administración.
 
Con grupos feministas hemos conseguido avanzar, y uno de los avances más significativos se ha logrado en la jornada del 8 M. Queremos que los grupos feministas conozcan las necesidades y entiendan las posiciones de las mujeres con discapacidad, que, a veces, parecen chocar, pero no es verdad, para que todas podamos hacer lo que queramos con nuestras vidas. Será importante para la propia Navarra poner el foco ahí con este foro.
“Queremos que los grupos feministas conozcan las necesidades y entiendan las posiciones de las mujeres con discapacidad, que, a veces, parecen chocar, pero no es verdad”
¿Y cuál sigue siendo el lastre para nuestro sector en Navarra?
 
Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMINLa financiación, como en todos los sitios. Desde las asociaciones se realizan bastantes proyectos y servicios que son complementarios con los de la Administración. A veces, sus estructuras no les permiten implementar proyectos tan novedosos como los nuestros, porque nosotros tenemos a las personas dentro de nuestras entidades y les damos respuesta casi automáticamente. Tenemos una flexibilidad que la Administración no tiene. 
 
Aunque sí que se nos apoya, se hace siempre mediante subvenciones, y esto hace que todo se siga haciendo de forma precaria, me refiero al mantenimiento del trabajo y de los proyectos. Esa falta de financiación hace que, a veces, no podamos pagar las nóminas, pero para CERMIN es importante mantener los puestos de trabajo y, sobre todo, esa especificidad ahora que se apuesta por las cosas transversales.
 
Actualmente se tiende a profesionales más globales, pero para CERMIN la especificidad es un gran valor dentro de nuestras entidades porque hace que estemos a la última en todo. El tratamiento de las personas con discapacidad desde la visión de las entidades, va por delante de cualquier otra. Las vemos en su conjunto.
“El tratamiento de las personas con discapacidad desde la visión de las entidades, va por delante de cualquier otra. Las vemos en su conjunto”
¿Cuáles son las demandas del CERMIN al futuro Gobierno saliente para las personas con discapacidad? ¿Y para el futuro Gobierno foral después de las elecciones del 26 de mayo?
 
Respecto a las demandas nacionales vamos en la misma línea del CERMI Estatal. Todo lo que se regula a nivel estatal es lo que pedimos que se regule también a nivel autonómico. 
 
El CERMIN está pidiendo, como CERMI, que se apruebe un catálogo ortoprotésico en condiciones, adaptado a la tecnología y a las discapacidades de las personas de hoy, no a las de hace veinte años. Esto urgente tanto a nivel autonómico como nacional.
 
Hemos pedido también el espacio sociosaniario. Publicamos un estudio publicado en la colección Inclusión y Diversidad:  ‘Propuesta de Sistema Sociosanitario de productos de apoyo en Navarra’, en el que nosotros pusimos las pautas que tenían que tener. Parece que han empezado a hacer algo, y que hay una experiencia piloto en una de las comarcas, pero no tenemos los resultados. Y sabemos que la dificultad está en las diferencias de ambos sistemas, tan distintos en su aplicación. Esto es otro tema para CERMIN que sí o sí tiene que seguir adelante. 
 
El sistema sociosanitario tiene que lograr ver a la persona con discapacidad desde su globalidad, no desde el aspecto médico y desde el social. Tiene que ser un todo y es desde donde se tiene que ver la intervención. Que las personas son el centro de las políticas tiene que ser una realidad. No podemos seguir dilatando esto.
 
También muy importante es la creación de una cartera de servicios sociales que ha tenido una mejora respecto a la anterior, pero que no se corresponde a nuestra propuesta. Será otra de nuestras demandas para el Gobierno autonómico.
“El CERMIN intentará que la educación inclusiva sea una realidad”
Por supuesto, con el CERMI, el CERMIN intentará que la educación inclusiva sea una realidad, y seguiremos trabajando por el respecto de los derechos humanos de las personas con discapacidad a nivel autonómico y local, tal y como hace el CERMI. 
 
Y respecto a lo local, lo comentado, exigir la puesta en marcha de todos los planes en los que hemos trabajado, porque ha sido una legislatura de muchísimo trabajo y de  procesos muy participativos. Pediremos que todos se pongan en marcha con su consiguiente presupuesto. 
 
En suma, seguiremos en la misma línea, demandando todo lo que siempre demandamos, pero que no se acaba de conseguir. Y el tema de la accesibilidad será irrenunciable para CERMIN.
 “El tema de la accesibilidad va a ser irrenunciable para el CERMIN”
Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMINEl movimiento asociativo está realizando diversos actos durante estas semanas para celebrar el 3 de mayo, Día Nacional de la Convención de la Discapacidad. ¿Por qué cuesta tanto que se respeten los derechos de las personas con discapacidad? ¿Por qué crees que la sociedad sigue siendo tan discapacitante?
 
Porque la sociedad, a veces, ni nos ve. En teoría estamos incluidos y somos algo más visibles, pero todavía no se ha dado paso al modelo de derechos y seguimos inmersos en el médico. No se nos acaba de ver como personas con derechos, con necesidades, con opiniones, y siendo uno más en la sociedad. Mientras esto no lo veamos así todos, será muy difícil. Pero incluso las propias entidades de la discapacidad y las propias personas con discapacidad lo tienen que ver. 
 
A veces luchamos porque unos artículos se desarrollen porque consideramos que tienen más importancia y, sin embargo, volvemos atrás con otros como, por ejemplo, está pasando con la educación inclusiva.
 
Lo que no puede pasar es que prioricemos unos artículos de la Convención sobre otros. O la aceptamos completa o no. 
 
¿Quién se encarga de elegir aquellos derechos de la Convención de la ONU que priman sobre otros?
 
Un poco todos. A veces incluso las entidades de la discapacidad. Muchas veces tenemos que movernos también, tal y como debe hacerlo la sociedad en general, para que nuestros derechos a una educación inclusiva, a un trabajo, a una vida independiente, etc., sean asumidos por la sociedad, porque aún no se han asumido. Así como otras cosas las va asumiendo, estas mencionadas aún no, porque todavía nos ven desde un prisma médico rehabilitador, no ven que podemos hacer lo mismo que los demás.
“Todavía nos ven desde un prisma médico rehabilitador”
Y en las entidades, a veces, ofrecemos unos servicios que a ese modelo rehabilitador. Y tenemos que transformarnos como entidades y lograr cambiar esa mirada, y al mismo tiempo lograr que cambie también la mirada de la familia, y la de las propias personas con discapacidad. Conlleva un tiempo y ya vamos un poco tarde, porque llevamos once años con esto desde que España ratificara la Convención, y todavía no hemos logrado este cambio.
 
No sé si puede ser esto o el miedo a hacer cosas nuevas, o a que la sociedad no esté preparada para recibirnos. De hecho, es cierto que hay experiencias muy negativas de personas con discapacidad y de sus familias tanto en empleo como en educación porque no se tienen los recursos adecuados. Por esas experiencias habrá gente que le dé miedo dar el paso, pero tenemos que trabajar todos, pararnos y mirarnos, y ver qué responsabilidad tenemos cada uno para que esa Convención de la Discapacidad vaya hacia delante y esos derechos sean reales. 
 
Ha costado mucho, y sigue contando, ponerse las gafas moradas para verlo todo desde la perspectiva de género. Pues algo así tiene que ocurrir respecto a la discapacidad, y conlleva un reciclaje completo y creérnoslo en las entidades para que la sociedad también lo crea. Sin conseguir esto, será más difícil.
 
Además, para que se respete la Convención de la Discapacidad es esencial la educación inclusiva.
“Tenemos que trabajar todos, pararnos y mirarnos, y ver qué responsabilidad tenemos cada uno para que esa Convención de la Discapacidad vaya hacia delante y esos derechos sean reales”
Dices de la educación inclusiva que, a pesar de ser un derecho humano contemplado en la Convención, “tendríamos que empezar a ver por qué no se da, cuando nuestra ley la de Educación ya la pide”, y también que: “Si nos vieran entrando y saliendo del colegio, aunque no estuviéramos en la misma clase, la sociedad cambiaría esa mirada”. En tu discurso está muy enraizado ese “cambio de mirada”. ¿Cómo es su sustancialidad y cuál es el camino más corto para terminar mirando honestamente así?
 
Mª Luz Sanz Escudero, presidenta del CERMINPrecisamente, el camino más corto para cambiar la mirada es la Educación porque cuando uno se acostumbra a ver las cosas desde siempre (en este caso desde el colegio, ya que los niños tienen una mirada incontaminada y son súper receptivos) se capta todo a la primera. Cuando los niños aprenden a estar con otros niños diferentes también valoran sus dificultades y sus propias diferencias respecto a los demás. Si colaboramos y trabajamos todos en equipo podemos conseguirlo.
 
Los niños enseguida aprenden cómo tratar al otro sin que se lo explican, porque lo ven y lo interiorizan. Y cuando lo interiorizas, ese cambio de mirada ya para siempre. Si más tarde, en su trabajo o en el gimnasio o en cualquier otro lugar se encuentran a alguien con discapacidad, da igual que nunca hayan visto ese tipo de discapacidad en concreto, van a tratar a esa persona como una más, y con naturalidad. Y, además, la tendrás presente cuando tengan que realizar cosas para que pueda participar. 
 
Eso solo se consigue desde las escuelas, por eso hay que cambiar este modelo de educación en el que solo se prima la competitividad, ser el mejor, saber más, los idiomas, etc. Porque luego, cuando pedimos profesionales en las empresas, lo que ya estamos pidiendo son personas que sepan trabajar en equipo, que se tenga iniciativa, y eso no se logra siendo el mejor, sino en una escuela inclusiva donde no todo el mundo sea igual y todo se haga y se aprenda entre todos. Todo se trabaja desde distintas miradas para que todo el mundo pueda acceder a ello, aunque se tengan ritmos distintos u otras diferencias. 
 
Si todo esto lo interiorizamos en la escuela, se podrá aplicar durante toda nuestra vida, y ahí se producirá ese cambio de mirada. Mientras siga habiendo niños en educación especial, a quienes se saca de las clases para realizar el apoyo –y esto no es una inclusión real-, no conseguiremos ese cambio, porque los niños lo que ven es que son especiales, que no llegan a lo mismo que ellos, etc. 
 
Mientras que si están en el mismo aula, da igual que no puedan coger una tijera. El compañero o la compañera lo estará viendo, e incluso le ayudará a recortar lo que sea, y aprenderá a colaborar y a trabajar en equipo. Verlos, verlos es esencial, que sean personas con nombre y apellidos, y no el ciego, el sordo, el que tiene parálisis cerebral. Cuando cambiemos desde ahí, cambiará la mirada de la sociedad. 
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España