Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 15 de marzo de 2013cermi.es semanal Nº 71

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

CERMIS Autonómicos

Juan Carlos Sola, presidente de EDEKA

“La sociedad tiene que saber que lo que no se corrige se agrava, y eso conlleva luego un mayor gasto social”

11/03/2013

Blanca Abella

Aunque estrenó hace apenas unos días su nuevo cargo, Sola conoce bien la tarea que afronta, pues lleva tiempo presidiendo ELKARTEAN (Confederación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física y/u Orgánica del País Vasco) y representando a esta entidad en EDEKA. Asegura que les esperan dos años difíciles, sin embargo quiere ser optimista y confía en que la sociedad vasca no quiere retroceder en el estado de bienestar. Esa sociedad, también debe saber que lo que no se corrige, se agrava, asegura el presidente de EDEKA.

Desde la nueva presidencia ¿tiene pensado alguna nueva vía de trabajo o seguirá una línea continuista?
Sí, la idea de EDEKA y su funcionamiento es que los acuerdos que se toman en EDEKA se toman por unanimidad, por acuerdo de todos los representantes, así pues las líneas de trabajo están planteadas desde el comité ejecutivo.

El mismo día que resulta elegido presidente de EDEKA presentaron el Libro blanco de la discapacidad en el País Vasco, ¿qué supone esta publicación?
Es una iniciativa líder, la primera realizada en una comunidad autónoma, y pretende poner encima de la mesa una fotografía de la situación actual de todas las personas con discapacidad del País Vasco y luego las líneas por las cuales debe ir EDEKA a la hora de buscar soluciones a las problemáticas que se han detectado.

¿Se convierte así en el instrumento básico para su trabajo?
Es una herramienta para saber dónde estamos y dónde tenemos que ir. Comenzó a elaborarse en 2010 hasta 2012 y en principio se abordó desde la perspectiva del derecho y desde la situación actual, y luego marcando las líneas de intervención que va a seguir el colectivo de las personas con discapacidad en el País Vasco.

¿Los datos y análisis reflejan algo inesperado o ustedes ya conocían bien la situación que se vive en esta comunidad autónoma?
Hoy día poco nos puede sorprender, pero sí es verdad que estamos en una situación que nos puede sorprender mucho, con los recortes. Estamos a la expectativa porque creo que el Gobierno presenta esta semana los presupuestos y no tenemos ni idea dónde van a recaer los recortes, y sí va a haber recortes. Entonces, lo que hasta ahora no era sorpresa, ahora sí va a serlo.

El libro blanco refleja un poco lo que pensábamos, pero también nos ha servido para sensibilizar a la sociedad vasca sobre la situación, el día a día de las personas con discapacidad, trasladarles la problemática o dificultades que tenemos a la hora de querer formar parte de ella o de ejercer la inclusión de las personas con discapacidad. Estas líneas de trabajo no son sólo de las personas con discapacidad, lo tenemos que hacer en un diálogo continuo con las administraciones públicas y con las alianzas oportunas con la sociedad. La transformación que necesita la sociedad para que las personas con discapacidad dejemos de ser un colectivo en riesgo de exclusión es una labor que tenemos que hacer entre todos.

¿Cómo valora desde EDEKA la situación de la discapacidad en el País Vasco?
En principio reconocemos que se ha avanzado mucho, se ha avanzado en la inclusión social de las personas con discapacidad pero todavía estamos lejos de ser personas en igualdad de oportunidades que el resto de la sociedad, todavía nos queda un camino por andar, y un recorrido largo por hacer, aunque reconocemos que ha habido grandes avances. Pero sobre todo, lo que debemos plantear a la sociedad es que en este recorrido que hemos hecho, no podemos ni plantearnos volver atrás, que es un poco lo que nos plantea en principio el Gobierno central con el tema de los recortes y los copagos, y además pretende que las comunidades autónomas que hasta ahora han tenido una apuesta clara por el estado de bienestar dentro de su gasto social, en vez de otro tipo de grandes mausoleos… a mí me parece perverso ese tipo de orientaciones y más si esa orientación va hacia el colectivo de la discapacidad, un colectivo en el que la mayoría de las personas no trabaja, y con pensiones que pueden rondar los 300 euros… si tenemos que hacer copagos, afrontar recortes y cosas así. No tenemos que ser el colectivo de referencia a la hora de los recortes ni mucho menos.

Hay varias formas de enfocar los recortes y unas son más sibilinas que otras, pero la realidad es que al final hay recortes, y muy significativos. Y hay situaciones verdaderamente dramáticas e incomprensibles, situaciones de desamparo que no tienen parangón en los últimos treinta y tantos años. Y eso es algo que desde el colectivo no debemos estar dispuestos a permitir y tenemos que establecer una línea límite y de ahí para abajo no se debe asumir ni aceptar ese tipo de recortes.

¿Cree que las cosas pueden empeorar en un futuro próximo?
Sin ninguna duda. Hasta 2012 en el País vasco nos hemos librado más o menos bien, pero este año nos tememos recortes significativos, es posible que no sean de la entidad que ha habido en otras comunidades autónomas, pero importantes y significativas porque afectan a personas en la igualdad de oportunidades y en los derechos más básicos del ser humano, en este caso los de las personas con discapacidad.

¿Cree que la educación está entre las cuestiones pendientes para la discapacidad en el País Vasco?
En principio, la problemática la tenemos en todos los campos y en la educación tenemos problemas, pero no tanto en la elaboración del currículum pero sí por ejemplo en las actividades extraescolares, de ocio, de espacios para compartir críos con y sin discapacidad, de cultura. En principio el tema del currículum y la cobertura están bien cubiertos, en temas de auxiliares no está muy sobrado, pero donde se plantean conflictos es cuando se acaba la educación obligatoria y quieren dar el paso a la educación universitaria o de otro tipo; esas ayudas, que estaban recibiendo a lo largo del itinerario educativo desaparecen; y esto es algo que debería apoyarse y ayudaría de manera muy significativa a ir superando situaciones de exclusión.

Y tiene un efecto inmediato en el empleo, ¿no es así?
Exacto. Y en ese tema es muy significativo que el sesenta por ciento de nuestra gente ni siquiera intenta acceder al empleo por las dificultades que prevé. Además nos convertimos en referencia de mano de obra barata, y si tienes una pensión no contributiva, luego sumas las problemáticas que te encuentras al salir de casa, como el transporte, y más, al final eso desactiva mucho a la gente.

Una gran cantidad de personas con discapacidad que trabajan están en Centros Especiales de Empleo, o sea que la sociedad y la responsabilidad social de las empresas no parece que esté muy asumida, ¿no? Hay un déficit social muy importante ahí, al no asumir esa responsabilidad de apoyarnos en la integración laboral.

¿Y qué puede ocurrir entonces a partir de ahora?
El gran problema que tenemos las personas que dependemos de las administraciones públicas es que cuando se agudizan los problemas es al año siguiente, es decir, si este año de crisis hay poca actividad financiera y disminuyen los recursos, al año siguiente la administración aplica los recortes a la hora de repartir esos recursos.

Y el gran temor que tenemos es que esto no sea una crisis pasajera sino que con la disculpa de la crisis a lo que se está atacando es al estado de bienestar y vamos a sufrir un retroceso muy significativo y lo estamos viendo también en las ayudas técnicas que vienen desde Madrid. En el libro básico de ayudas técnicas la silla de ruedas ni tan siquiera la tienen como algo de bienestar o básico y como sigamos así, vamos a volver a la pata de palo… con ella podías andar, pero no te permite llevar una vida digna.

A pesar de todo, ¿mantienen buenas relaciones con los responsables de las políticas sociales?, ¿son receptivos?
Sí. Ya en la anterior legislatura se pusieron en marcha unas dinámicas de mesas de diálogo civil, donde está el tercer sector, y la discapacidad también está dentro. Al margen de eso, la discapacidad también tiene sus propias mesas de diálogo, en las que llevamos todas las problemáticas específicas de la discapacidad y es lo que vamos a seguir haciendo, además es una vía positiva ya que si somos los destinatarios de las acciones de los servicios sociales, debemos trabajar juntos para buscar las mejores acciones que nos ayuden de manera más significativa en esa igualdad de oportunidades que vamos buscando.

En principio no hay problemas con las administraciones públicas, pero imagino que el camino que ahora nos toca recorrer será un poco arduo. Quiero ser optimista y creer que la propia sociedad es consciente y que en este campo del estado de bienestar no quiere retroceder, por eso quiero ser positivo, habrá que trabajar, habrá que entender las situaciones actuales, pero la sociedad tiene que saber que lo que no se corrige, se agrava. Y eso conllevo luego un mayor gasto social.

  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España