Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 11 de septiembre de 2020cermi.es semanal Nº 404

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Incluidos

Mario García. Periodista.

"No hay nada imposible. Hay que luchar, vivir, sentir y ponerle pasión a lo que te gusta”

11/09/2020

Rafael Olea

“No hay nada imposible”, precisa Mario García. Con 42 años, esfuerzo y pasión ha logrado su objetivo de trabajar como periodista, en Servimedia, y convertirse en uno de los referentes en información social y deporte paralímpico, una de sus grandes pasiones. “Cualquier objetivo que te propongas, lo puedes conseguir”, destaca, y anima para que otras personas con discapacidad, como él, emprendan el camino para alcanzar sus sueños y objetivos vitales. Afirma que “la vida es muy larga y hay que formarse, prepararse, luchar, vivir, sentir y ponerle pasión a lo que te gusta… Porque al final, a la larga, seguro que obtienes la recompensa”.
 
Mario García, en los Juegos.Mario tiene, desde su nacimiento, una discapacidad auditiva (hipoacusia bilateral severa), al igual que sus dos hermanos. Esta no le ha impedido, como él afirma, estudiar, vivir, sentir… y superar retos y objetivos. “Tener una discapacidad auditiva te limita en algunos casos, pero lo cierto es que he podido llevar lo que se considera una ‘vida normal’ al llevar audífonos desde los 15 años”.
 
Donde sí ha encontrado dificultades a consecuencia de su discapacidad es en una de sus grandes pasiones: el cine. “Tengo problemas al acudir a algunas salas en las que las películas no están subtituladas”. Algunos sonidos, canciones o música en ocasiones dificultan su compresión. Por ello, prefiere ir a cines subtitulados. “El problema”, advierte, “es que hay pocas salas que presten este servicio de subtitulado. En Madrid sí hay, pero en otras ciudades no o apenas existen”, lamenta. Además, y afortunadamente, gracias a las plataformas de ‘streaming’ (Netflix, HBO…) que ofrecen servicio de subtitulado disfruta casi diariamente esta pasión.
 
Su afición por el cine y los deportes le hizo querer ser de mayor, como muchos niños, actor o deportista. Sin embargo, a la hora de la verdad, optó por la que, a la postre, sería la gran pasión a la que se dedicaría vital y profesionalmente: el periodismo. 
 
“Mi interés por esta profesión me vino al límite, cuando tenía que decidir qué estudiar en la universidad. Vivía en mi mundo: el fútbol y los estudios, pues era el típico empollón, me gustaba estudiar y aprender cosas. En COU –el Curso de Orientación Universitaria que existió hasta el año 2002– un buen amigo con el que jugaba al frontenis me dijo que quería estudiar periodismo… y ese fue el detonante. No me arrepiento”.
Mario, escribiendo una crónica en los Juegos.
El interés por esta profesión tuvo mucho que ver con su pasión por el deporte y el interés paterno en estar informado: “Escuchaba la radio, especialmente los programas deportivos y la ‘guerra’ que en aquellos tiempos mantenían los periodistas José María García y José Ramón de la Morena. Además, debo a mi padre que en mi casa siempre había un periódico que ojeaba. Me parecía un placer leer noticias, oír la radio y seguir los telediarios”.
 
Y así, un día de 1995, Mario comenzó a estudiar Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Para poder seguir las clases se situaba en la parte delantera. Además, le facilitaba la audición que algunos profesores llevaran micrófono e impartieran con él sus clases. De todos modos, también recuerda “algún problema con algún profesor” a consecuencia de la accesibilidad, aunque matiza que “fueron escasos”.
 
La universidad significó un “salto vital” para Mario: nuevos amigos, nuevas materias, etc. Sin embargo, como buen estudiante, no entendía por qué “muchos profesores se limitaban a poner sistemáticamente aprobados raspados, pese a demostrarles revisando los exámenes que estaba incluidos todas las respuestas y contenidos. Tenías un examen de sobresaliente, pero buscaban cualquier excusa para no reconocértelo y bajarte la nota”. Esta, de hecho, es una de las críticas más compartidas por quienes han pasado por Periodismo de la Complutense…
 
En la Facultad, mientras cursaba 3º de Periodismo, le llegaría su siguiente fase vital: acceder al mercado laboral: “No era muy optimista de cara a encontrar empleo, pero un amigo me dijo que en el tablón de anuncios habían puesto una beca de Servimedia en la que buscaban personas con discapacidad para hacer prácticas”. Y, tras presentar su candidatura, fue admitido en este medio de comunicación del Grupo Social ONCE. “Empecé en marzo de 1999 hasta final de año. Una vez trabajando, aprendí en 10 meses mucho más que en todos los años que llevaba de carrera”. Otra característica compartida por quienes han pasado por esa facultad…
Mario en la sala de prensa de los Juegos.
Una vez acabada la beca de 10 meses, que pasaron a velocidad vertiginosa, comenzó a colaborar con protectoras de animales. De hecho, una de las cosas que más caracterizan a Mario es su pasión y amor por estos. Sigue colaborando con protectoras, refugios y es firme en su compromiso a favor de los derechos de los animales.
 
“A la vez, comencé un curso de periodismo social, pero en marzo de 2000 me llamaron para reincorporarme a Servimedia, cosa que, por supuesto, acepté, y… hasta hoy”.
Mario, cubriendo informativamente una manifestación del CERMI.
De esta manera, comenzó una relación profesional y vital que, dos décadas después, mantiene con el periodismo. Como referentes en esta profesión, cita a Iñaki Gabilondo, Antonio Herrero y, sobre todo, a los deportivos antes mencionados: De la Morena y García; de este, le impactó cuando, en directo y sin tratarse de un tema deportivo, fue capaz de mediar entre Gobierno y sindicatos y conseguir que acabara una huelga de controladores aéreos en 2001.
 
En Servimedia, se incorporó a Solidaridad Digital, un medio especializado en discapacidad, con el que trabajó con Juan Antonio Ledesma, “un grandísimo periodista”, argumenta, “que me encargó llevar temas de deporte y vida asociativa”. 
 
Hasta entonces había sido buen aficionado a los deportes, fútbol –es fiel seguidor del Leganés, en primer lugar, y del Atleti, en segundo-, baloncesto, tenis, frontenis… pero el comienzo a trabajar en Servimedia fue su bautismo en deporte paralímpico, una de sus grandes pasiones, junto con el amor por los animales. Hasta ahora, Mario ha cubierto cuatro Juegos Paralímpicos (Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016). 
García, entrevistando al presidente del CERMI.
“Lo que más me ha impactado”, añade, “es ver que personas que tienen una discapacidad, sobre todo aquellas que tienen una grande, son capaces de tener una vida plenamente autónoma, integrada, ser felices, sentirse plenamente realizados gracias a una pasión como es el deporte. Eso les hace ser disciplinados, viajar, conocer amigos, ponerse metas y objetivos, y tener una vida como cualquier otra persona que tiene una pasión en algo”.
 
“Son tan deportistas”, recalca, “como el resto. Tienen sus objetivos, sus retos, sus becas, se preparan sus viajes, campeonatos y, sobre todo, los que tienen una discapacidad grande es una vía de escape para tener una vida plena”, afirma.
 
“El deporte paralímpico me trasmite emociones, sentimientos, me hacen vibrar…  Por ejemplo, estar en el Estadio Olímpico de Pekín donde pocas semanas antes Usain Bolt había conseguido el oro al correr 100 metros en cerca de 10 segundos y presenciar auténticas gestas de personas que no ven absolutamente nada y son capaces de correrlos en solo 12 segundos, a apenas un par de segundos de Bolt”.
Pau Gasol y Mario García.
Muy aficionado al baloncesto en silla de ruedas, recuerda haberse impactado con algunas gestas realizadas por deportistas paralímpicos en los Juegos: “Ver nadar a un chino sin brazos impulsándose solo con los pies, un estadounidense sin brazos en tiro con arco lanzar agarrándolo con la boca, un egipcio sin brazos en Río de Janeiro que competía en tenis de mesa y que devolvía la pelota sujetando la pala con la boca y moviendo el cuerpo y la cabeza”. Son muchos los ejemplos de gestas deportivas que le gusta recordar.
 
“Todo esto”, precisa, “te da pie a pensar que a veces nos quejamos por nada, somos muy blandengues o tenemos la piel muy fina; pero cualquier objetivo que te propongas lo puedes conseguir. Encima, si escribes sobre ello, pones un granito de arena para dar a conocer sus hazañas, que es lo que son, ocultas en muchos casos, pero hazañas al fin y al cabo”.
 
Durante estos 20 años en Servimedia, Mario estuvo cerca de ocho años cubriendo información deportiva (sigue con ella cuando hay Juegos Paralímpicos, puesto que es uno de los periodistas con mayor conocimiento en ellos). También, ha pasado por las secciones de Noticias, Documentación, Digital, un muy breve tiempo en Comunicación y Sociedad, donde actualmente lleva cerca de nueve años especializado en medioambiente y tráfico. Además, recuerda con orgullo que también estuvo dos años participando en este boletín semanal del CERMI.
 

Formarse, luchar y vivir

 
Marío García anima a otras personas con discapacidad, especialmente a los más jóvenes, a luchar por conseguir sus sueños y defender sus derechos. “Los retos se consiguen”, afirma.
Mario García, con Jane Goodall
“Un mensaje fundamental”, asegura, “es que no hay nada imposible. La vida es muy larga y hay que formarse, prepararse, luchar, vivir, sentir y ponerle pasión a lo que te gusta… porque, al final, a la larga, seguro que obtienes la recompensa”. Por ello, les anima a “que busquen sus sueños, luchen y pelen por ellos. Es más fácil conseguir los objetivos que te propones en la vida si los trabajas. Generalmente no te regalan nada, pero el que algo quiere, algo le cuesta. Hay que esforzarse, tener alguna pasión por algo, no pensar que las cosas te van a venir por golpes de suerte, aunque también te pueden venir”.
 
“A los jóvenes les digo que estudien, sobre todo ahora en la que la gente cada vez se forma más. Tienen que estudiar, formarse y encontrar una vocación. La mayoría de la gente trabaja en algo que no es vocacional, pero si tienen una vocación o dos, que estudien, luchen, se esfuercen y cuando empiecen a trabajar den lo mejor de sí mismos porque luego, al final, lo que siembras en muchos casos es lo recoges. No hay que bajar los brazos, no hay que bajar la guardia”. Son consejos de Mario García, que, como él asegura, con “pasión” y “esfuerzo”, ha convertido en objetivos cumplidos.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España