Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

sábado, 12 de abril de 2014cermi.es semanal Nº 119

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Mesa redonda

Mesa redonda con responsables y expertos de RSE

La dimensión inclusiva de las empresas

08/04/2014

Blanca Abella/José Mª Alías - Imágenes Jorge Villa

La acción responsable de las empresas tiene que ver con el respeto a las personas, con el conocimiento del valor añadido e incluso con el aprovechamiento de la oportunidad, más que con el cumplimiento de unas normas. Las empresas que participan en esta mesa redonda sobre Responsabilidad Social son aliadas de la discapacidad por su relación laboral o empresarial, apuestan por la contratación de personas con discapacidad como un profesional más y gestionan compras con Centros Especiales de Empleo como un proveedor más de negocio.

Enrique Galván, presidente de la Comisión de RSE/Discapacidad del CERMI“Un colectivo tan importante como la discapacidad y sus familias tiene que tener el espacio que le corresponde, y este es un descubrimiento tardío de la sociedad y su conjunto que va teniendo fruto en el ámbito de las empresas”. Así expone Enrique Galván, presidente de la Comisión de RSE/Discapacidad del CERMI, una de las claves de la mesa redonda que modera el responsable de RSC de Servimedia, José María Alías.
 
Y en ese sentido, Galván agradece la colaboración de las empresas representadas en esta mesa (Accenture, Carrefour, Repsol y Vodafone) ya que considera que su actuación puede servir de ejemplo: “sois tractor, motor de ese progreso, en el cual las personas con discapacidad, sus familias, se incorporan como un elemento de valor, tanto en los procesos de provisión de servicios para las organizaciones como un recurso humano perfectamente enriquecedor de lo que es el proyecto de la entidad, y por lo tanto también al final como clientes con necesidades y expectativas, y que también pueden apoyar en la innovación”. 
 
Alba Vicente, Responsable de Relaciones Externas en Fundación Solidaridad Carrefour, asegura que “como marca debemos atender las necesidades de todos nuestros clientes” y  explica que Carrefour trabaja en la inclusión laboral ya desde 2011: “Desde Carrefour venimos trabajando de la mano del departamento de recursos humanos una línea importante de inclusión laboral de personas con discapacidad, antes de que existiera incluso la fundación, desde el año 2001. Y a día de hoy, podemos decir que dentro de la compañía está integrado este trabajo como algo del día a día, a través de la línea de integración laboral, como de las compras a CEE y a través de la adaptación de nuestros centros y mejorando la atención al cliente”.
 
Alejandra Gail, representante de la Fundación Accenture España, confirma la apuesta firme de esta empresa al asegurar que “la integración de este colectivo está dentro del ADN de Accenture ahora mismo”. A pesar de este compromiso actual, Gail explica que la puesta en marcha costó algo más que a otras empresas: “La integración de personas con discapacidad, por el tipo de negocio, a lo mejor ha sido un poco más tardía, pero se apuesta por ello y desde la acción social que canaliza Fundación Accenture se hace muchísimo trabajo por integrar a estas personas en la plantilla. Accenture es una empresa comprometida con la sociedad y dentro de sus valores, destaca el respeto al individuo, a la persona”. 
 
En Repsol también trabajan en este ámbito desde hace años y la razón básica la explica Ana Jimeno de la Casa, directora de Selección y Desarrollo de Repsol, en pocas palabras: “Una empresa como Repsol, situada en muchos países del mundo en la que convivían diversidad de razas, de religiones, culturas..., ¿cómo no iba a integrar a un colectivo tan importante como son las personas con discapacidad?”. Pero añade: “También nos lo planteamos como un ejercicio de responsabilidad, de acuerdo con nuestros valores, y de acuerdo con las normas que había que cumplir, como la Lismi, pero ahora, que soy directora de selección, lo que buscamos en la gente son sus capacidades no buscamos lo que no tienen sino lo que tienen, y si la persona tiene lo que estamos buscando, miel sobre hojuelas”. 
 
Vodafone es una empresa que presume también de un largo recorrido de compromiso y apuesta firme, es una de las grandes aliadas en el sector de la discapacidad, entre otras razones por la importancia que han adquirido en los últimos tiempos las nuevas tecnologías para la inclusión de este sector. Así lo explica José Manuel Sedes, manager de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone España: “Nosotros entendemos que la diversidad es un valor estratégico para las compañías, tanto desde el punto de vista de visión hacia el interior como hacia el exterior y en esa línea hemos enfocado la estrategia de RSC de la compañía. Por un lado nuestra visión en temas de RSC es transformar la sociedad a través de nuestros productos y servicios y mejorar la calidad de vida de las personas porque además es cierto que las tecnologías de la comunicación y la información pueden tener un riesgo si no se enfocan bien”.
 

Retos de futuro

Alba Vicente, Responsable de Relaciones Externas en Fundación Solidaridad Carrefour
Una vez que han sido asumidos los compromisos por parte de estas empresas, ahora se trata de analizar los retos que pueden o quieren plantearse. Así, Alba Vicente explica que en los comienzos el reto era la contratación de personas con discapacidad: “Fue un reto normalizar la contratación de personas con discapacidad, integrarlo en el área de recursos humanos. Es un trabajo en el que continuamos aprendiendo pero toda la compañía está ya bastante sensibilizada, incluso a nivel local, en las tiendas de cada zona”. Por eso, hoy en día se centran más en otras tareas: “Desde el principio un gran reto fue la sensibilización interna. Ahora, si no es tanto el trabajo en contratación, aunque seguimos haciéndolo, se trabaja más en temas de formación, atención al cliente, o a través de programas de sensibilización”.
 
Alejandra Gail, por su parte, explica que en Accenture se trabaja básicamente con profesionales de consultoría y tecnología, y “los perfiles que se demandan son de un nivel alto y en el proceso de selección no entraban tantas personas con discapacidad”. El reto para ellos fue abrir ese proceso y demostrar que las personas con discapacidad pueden formar parte de su plantilla: “Desde la fundación hicimos un estudio de todos los puestos de trabajo de Accenture, de los perfiles de trabajadores y cómo se podía complementar la formación de las personas con discapacidad. Al final hicimos una selección de puestos de más fácil acceso y apostamos por la programación y por auxiliares administrativos; ahora, en la parte de consultorías los profesionales están yendo a las universidades y también estamos trabajando con Fundación ONCE y otras fundaciones especializadas para formar e incorporar a personas con discapacidad en esos perfiles”. 
 
Ana Jimeno de la Casa, directora de Selección y Desarrollo de RepsolEn Repsol crearon un comité de diversidad y conciliación que afrontó la tarea de la incorporación de personas con capacidades diferentes. Ese comité está formado por la alta dirección, los directores generales, y según Ana Jimeno, “Esas cosas también impulsan, ver que está absolutamente comprometida la alta dirección”. En cuanto a la integración laboral, de nuevo surge el problema de la formación, y es que “a veces tenemos verdaderos problemas para encontrar personas con la formación que necesitamos, personas con formación superior, con idiomas... no es tan fácil”, explica Jimeno. 
 
En Vodafone apostaron por la sensibilización desde el primer momento: “lo más importante es pasar por sensibilización y concienciación, desde el comité de dirección hasta el último empleado y en nuestras tiendas formamos a todo el personal en el trato a las personas con capacidades diferentes”. Además, en temas de formación, entre otros ejemplos, han creado un nexo de unión con universidades muy importante: “Colaboramos con ocho universidades en hacerlas accesibles, y eso ayudará a que personas con discapacidad luego se incorporen al mercado laboral”. 
 
Tras una breve explicación por parte de las empresas reunidas en esta mesa, el representante del CERMI retoma la cuestión de los retos recogiendo entre todos los participantes una información clave y que sigue siendo fundamental también para el sector de la discapacidad, es la formación: “El déficit del empleo en discapacidad está muy relacionado con el déficit de la educación. Ahí hay un reto importante, aunque es curioso que se empieza a compensar por el trabajo que hacéis las empresas, que empiezan a entender cuáles son los perfiles necesarios y el tipo de formación; es un aliado estratégico para las organizaciones de la discapacidad”.
 
Mesa redonda del boletín del CERMI con responsables y expertos de RSEPero los retos son numerosos cuando se parte de una situación de desventaja tan clara, a pesar de los avances en los últimos años. Así, Galván explica que también es necesario superar el modelo legal en el empleo de personas con discapacidad: “Tenemos un modelo legal de promoción del empleo que necesita una revisión mucho más ambiciosa y más cercana a lo que vivimos hoy en día. Nuestro entorno, el de la discapacidad, ha hecho esa evolución, porque nosotros llevamos más de 15 años trabajando en el cambio cultural, metodológico... y en paralelo hemos ido construyendo una metodología para el trabajo, porque el trabajo como derecho y como impacto en la calidad de vida de una persona supone un abanico muy amplio. Nuestro reto, por ejemplo, es que en la alta dirección de una gran compañía haya una persona con discapacidad y que sea un líder”. 
 
Finalmente, entre los retos suma cuestiones de indudable peso y compromiso, aludiendo a la administración pública y su responsabilidad social y a las pequeñas y medianas empresas, “un colectivo enorme que todavía están muy lejos de entender que esto es una realidad que puede enriquecer su proyecto empresarial, y llegar a ese grupo tan importante es un reto fundamental para nosotros”, expone Enrique Galván.
 

Centros Especiales de Empleo (CEE)

 
Entre las iniciativas que surgen en la mesa en torno a la responsabilidad de las empresas es constante la referencia a los CEE, aunque si comenzaron como una acción legal o de cumplimiento obligado, muchas empresas ahora colaboran con los CEE por convicción y por ocasión de negocio.
 
En la Fundación Carrefour lo tienen así de claro, y hablando de CEE como proveedores, Alba Vicente asegura con firmeza: “Al final somos empresas que velamos por una gestión lo más optimizada posible de sus compras y recursos, y obviamente para formar parte de esas red de proveedores tienes que reunir unos niveles de profesionalización, unas condiciones, ser competitivo, que la relación calidad-precio sea la que la empresa demanda, y esto es bueno para todos. El CEE va a ser un proveedor más que responde a las necesidades de la compañía, ni más ni menos, igual que cualquier otro”. 
Alejandra Gail, representante de la Fundación Accenture España
En Accenture también han homologado algunos CEE como proveedores de la empresa, “y están dentro de los proveedores preferentes de Accenture, pero se han presentado a los mismos concursos que los demás”, explica Alejandra Gail. 
 
Repsol, en la misma línea, entiende que “esto no es acción social, aquí hay una relación profesional, porque un proveedor es un proveedor”, afirma Ana Jimeno. Y añade: “Creo que la sensibilización en este caso ha sido en sentido contrario, entender que un proveedor de un CEE no tiene que ser mejor, pero sobre todo no es peor. Los CEE han encontrado grandes nichos de mercado y servicio y la verdad es que muchos de ellos lo hacen mejor, por lo tanto son proveedores que no solo pasan todos los filtros de una central de compras, sino que son preferentes porque han sabido encontrar y dan muy buenos productos y muy buenos servicios”. 
 
En Vodafone cuentan con un código de compras éticas que se aplica a nivel mundial y dentro de su estrategia de RSC hay un apartado específico para todo lo que tiene que ver con proveedores. Y tal y como explica José Manuel Sedes: “Llevamos a cabo un proceso de homologación de proveedores acorde con ese código ético, donde se analizan tres temas, uno de ellos es el económico, otro es el técnico y otro es de sostenibilidad o responsabilidad corporativa, nosotros le llamamos sostenibilidad. Analizamos esos tres ámbitos para todos los proveedores. A partir de ahí, los CEE concursan igual que todos los demás”. Pero además, la relación laboral con los CEE no forma parte de un ‘imperativo legal’: “El hecho de que compremos a los CEE no lo computamos en temas de Lismi, no lo utilizamos para eso y esa es la clave”.Imagen general de la Mesa redonda del boletín del CERMI con responsables y expertos de RSE
 
La conclusión final en torno a los CEE de todos los participantes en esta mesa es similar a la opinión que comparte el representante de Vodafone en su intervención: “En los últimos años, los CEE han mejorado muchísimo el tema de competitividad en precio, se ha notado una evolución importante y desde luego en calidad en el servicio. Hay una especialización clara en los CEE, que han encontrado dónde satisfacer necesidades y expectativas de los clientes y buscarse un hueco diferenciador”.
 
Y así lo corrobora el representante del CERMI, que afirma: “Sí que ha habido una evolución profesional grande y eso les pone en una situación de mayor oportunidad de negocio. Creemos que merece la pena contratar CEE porque generan valor, dan servicios de alta calidad y promueven el empleo de las personas con discapacidad”.
 
Y en este sentido, hablando de compras responsables, Galván introduce una nueva cuestión relacionada con la necesidad de incorporar indicadores de medición, medir esa acción de alguna manera: “Estamos acostumbrados ya desde hace mucho tiempo a la cultura de la medición y es bueno que en las compañías, como en la administración pública, haya un espacio, un indicador que nos diga cómo nos orientamos a favorecer ese tipo de compra, porque yo creo que tiene ese valor añadido, no solo calidad, competitividad y transparencia, etc. sino también que viene del ámbito de lo social, como se hace cuando la compra es del ámbito cercano o local, porque promueve la sostenibilidad del entorno”. 
 

Sello Bequal

Imagen general de la Mesa redonda del boletín del CERMI con responsables y expertos de RSE
Y directamente relacionado con este tipo de evaluaciones, José María Alías pregunta a los participantes de la mesa por su conocimiento acerca del sello Bequal, que distingue a las compañías que son socialmente responsables con la discapacidad. Según Enrique Galván: “Bequal viene a dar respuesta a las necesidades de muchas compañías de organizar su mirada en la gestión desde la vertiente de la discapacidad. Y tal y como habéis dicho todos, es fundamental trabajar con las entidades del sector y esas entidades tienen un conocimiento mayor de cómo se trabaja y por tanto han generado una herramienta, un sello con el cual una entidad se puede enfrentar a un cuestionario de autoevaluación en el cual a través de distintos criterios sobre política de recursos humanos, compras, acción social, etc., va a observar qué elementos incorpora a sus empresas y cuáles debe incorporar”. 
 
Además, esta certificación implica también un compromiso para las entidades de la discapacidad, tal y como explica Galván, y como luego respaldan los demás participantes, que afirma: “Bequal tiene una vertiente muy importante también, es la propia autoexigencia de las organizaciones de la discapacidad ya que entendemos que igual que solicitamos a nuestro aliados que hagan un trabajo profundo y complejo en este ámbito nosotros mismos también tenemos que aplicar esa apuesta “.
 
Para Alba Vicente es una apuesta interesante: “La autoevaluación siempre es positiva. No hemos trabajado con Bequal pero a priori este tipo de mediciones y herramientas son muy positivos”. 
 
José Manuel Sedes, manager de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone EspañaY en Accenture ya han puesto en marcha la relación con esta fundación: “Accenture está ya en contacto con bequal y creo que es algo necesario por lo que trae, porque te ayuda a organizar todos estos elementos que vamos incorporando. Es muy positivo y necesario. Además este sello ayuda también a las organizaciones porque les va a exigir más y hará que ellas también hagan por mejorarse”.
 
Ana Jimeno, de Repsol resume una idea fundamental: “Lo que no se mide no hay manera de manejarlo”. Y asegura: “Cualquier cosa que ayuda a medir y te compare con buenas prácticas es bueno, de hecho nosotros intentamos meter indicadores en cualquier posibilidad que tenemos”. 
 
Todos los participantes de la mesa apoyan esta tarea y las posibilidades que ofrece de mejora, tal y como explica José Manuel Sedes: “Todo lo que sean sistemas de gestión y de autoevaluación ayudan a colocarse en la pista de salida. Cuando no tenemos muy claro por dónde dirigirnos todos buscamos una guía, un referente, y puede ser un cuestionario de autoevaluación, por ejemplo. Eso es siempre bienvenido. De hecho nosotros participamos en su momento en el proyecto piloto antes de que saliera y fue muy interesante. Para mí no es tanto el valor de tener el certificado como la seguridad y tranquilidad de tener un sistema orientado permanentemente a detectar mejoras”. 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España