Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 19 de junio de 2020cermi.es semanal Nº 396

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Opinion

Toca reconstruir, acordémonos del deporte

Por Luis Leardy, director de Comunicación del Comité Paralímpico Español

19/06/2020

Luis Leardy.El mes de marzo de 2020 llegó y azotó de arriba abajo nuestras vidas. En los momentos más duros de la pandemia, cuando mucha gente se vio abocada a luchar simplemente por la propia subsistencia, era difícil, si no imposible, ponerse a pensar en el deporte como uno de los elementos importantes de la vida de las personas. Más aún en el caso de las personas con discapacidad, cuyos derechos fundamentales se vieron socavados, como lamentablemente estamos comprobando y denunciando estos días. 
 
Pero estamos en tiempos de reconstrucción y es el momento de mirar hacia delante y no caer en los mismos errores. De pensar en el desarrollo integral de la persona, en el que el deporte o la actividad física juegan un papel fundamental. Coincido con quienes piensan que el deporte ha de ser considerado un bien de interés general y un derecho civil irrenunciable para todas las personas. 
 
En el caso de las personas con discapacidad, más allá de los consabidos beneficios para la salud y el bienestar, el deporte es un elemento de socialización de primera magnitud. Hay  datos que dicen que es la actividad de ocio más demandada por estas personas. Pero, lamentablemente, las personas con discapacidad que quieren hacer deporte en España no están en igualdad de oportunidades con el resto. 
 
Datos como que solamente hay un 0,32% de personas con licencia federativa entre las personas con discapacidad (frente al 7,7% de licencias en la población en general), o que menos del 20% de las instalaciones deportivas censadas cuentan con plena accesibilidad, fijan una posición de partida de gran desventaja con respecto al resto de conciudadanos. 
 
Se hace por tanto necesaria una especial protección para el colectivo de deportistas con discapacidad. Y si esta situación ya era así de preocupante antes del azote del coronavirus, es precisamente en tiempos de crisis cuando los colectivos más vulnerables tienen mayores dificultades aún que el resto de la sociedad y por ello habría que prestarles especial atención.  
 
Durante la crisis del Covid 19, además de haber sufrido la durísima arremetida del virus y los casos flagrantes de desatención que venimos denunciando, las personas con discapacidad han sido también, de nuevo, un ejemplo de cómo afrontar la adversidad y superar situaciones enormemente difíciles. Y en este sentido podríamos destacar el papel paradigmático que representan los deportistas paralímpicos. 
 
Ellos y ellas, los paralímpicos, y el resto de deportistas con alguna de discapacidad tuvieron que reinventarse durante la cuarentena. Si ya es difícil el acceso a la práctica deportiva en condiciones normales, nos podemos imaginar la complicación que supone mantener la actividad física dentro de casa.
 
La necesidad agudizó el ingenio y al igual que se produjeron avances en el uso de las tecnologías también hubo mucha imaginación en el campo del deporte y por las redes circularon todo tipo de inventos para seguir haciendo deporte en casa. Ejemplos de deportistas paralímpicos ingeniándoselas con material fabricado a mano o con piscinas hinchables instaladas ex profeso, vídeos con tablas de ejercicios específicos, colaboraciones en medios de comunicación para hacer llegar el deporte paralímpico a las casas o a los niños… Y quizá el colofón de la ejemplaridad y de la forma de ver la vida y el confinamiento por parte de estos deportistas fue su viral interpretación del mítico “Resistiré”, que llegó a registrar millones de visualizaciones en las redes sociales. 
 
Creo que es honesto reconocer el papel que el Comité Paralímpico Español (CPE) desempeñó en poner todos los medios a su alcance para lograr que los deportistas pudieran seguir entrenando y, por tanto, dando ejemplo de responsabilidad y profesionalidad. 
 
Terminado el confinamiento, los deportistas comenzaron a salir de sus casas, regresaron a sus entrenamientos, primero los deportistas de alto nivel, después los federados y, cada vez con más permisos y más horarios, el resto de deportistas. Afortunadamente, en las medidas de desescalada que el Gobierno fue adoptando en el ámbito deportivo se fueron teniendo en cuenta las necesidades específicas de los deportistas con discapacidad, como, por ejemplo, que se contemplara que las personas ciegas o con otras discapacidades pudieran salir acompañados a hacer deporte. También aquí labor del CPE fue valiosa para hacer ver al Consejo Superior de Deportes que tuviera en cuenta a los deportistas con discapacidad. 
 
Pero lo realmente importante viene ahora, cuando toca tratar de volver a la normalidad y luchar contra la terrible crisis. Quienes creemos en el deporte como catalizador del estado de salud y bienestar, pero también como una importante palanca para la recuperación socioeconómica del país tenemos que reclamar que cualquier plan de reconstrucción del deporte español no puede olvidarse de las personas con discapacidad. Y por ello las administraciones, instituciones y otros actores encargados de diseñar e implementar dichos planes deben tenerlas en consideración de una manera transversal en todas y cada una de las propuestas que se hagan. Y más aún, fomentar medidas específicas de discriminación positiva o de promoción de la inclusión en todos los niveles, desde el deporte de base, ocio y recreación hasta el alto nivel, pasando por el deporte federado y de competición. 
 
Mas este llamamiento al sector del deporte para que recuerde incluir a las personas con discapacidad en sus políticas de reconstrucción post Covid se debe hacer extensivo también al sector de la discapacidad, para que igualmente se acuerde del deporte como una de las actividades fundamentales que hay que fortalecer. Así, será necesario que las administraciones y distintos actores que crean fondos, medidas y políticas para la discapacidad contemplen propuestas para el fomento de la actividad física deportiva entre estas personas y que el propio movimiento asociativo de la discapacidad, en su papel de interlocutor ante los poderes públicos, reclame dichas medidas con convicción. 
 
Creo que es el momento de poner sobre la mesa una “agenda paralímpica”, un paquete de medidas para hacer posible el acceso de las personas con discapacidad a la práctica deportiva de forma masiva. Para ello es necesario que el deporte se acuerde de la discapacidad y la discapacidad se acuerde del deporte.  
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España