Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 16 de junio de 2017cermi.es semanal Nº 262

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Actualidad

El CERMI celebra que el Senado apruebe terminar con la "pesadilla" de que las personas con discapacidad necesitaran dictamen médico para casarse

14/06/2017

El CERMI celebró este miércoles que el Senado haya aprobado la reforma legal que termina con el “mal sueño, casi una pesadilla”, de que las personas con discapacidad intelectual, mental o sensorial tuvieran que presentar un dictamen médico para poder contraer matrimonio.

Detalle de las manos agarradas de un matrimonioAsí lo manifestó a Servimedia el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, después de que el pleno de la Cámara Alta aprobara por unanimidad, con 233 votos a favor, la proposición de ley de modificación de la Ley de Jurisdicción Voluntaria para que las personas con discapacidad puedan contraer matrimonio sin necesidad de presentar un dictamen médico.
 
Esta proposición viene motivada por la reforma del Código Civil que implicó la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, que establecía que "si alguno de los contrayentes estuviere afectado por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales, se exigirá por el secretario judicial, notario, encargado del Registro Civil o funcionario que tramite el acta o expediente, dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento”.
 
Tras la modificación que propone la iniciativa aprobada, el artículo 56 del Código Civil establece que ese dictamen médico solo será necesario “en el caso excepcional de que alguno de los contrayentes presentare alguna condición de salud que de modo evidente, categórico y sustancial pueda impedirle prestar el consentimiento matrimonial”.
 
“La aprobación de la reforma del artículo 56 del Código Civil en el Senado es el penúltimo paso para corregir la discriminación histórica que soportaban las personas con discapacidad intelectual y mental, que cuando querían contraer matrimonio tenían que presentar un dictamen médico que certificaba que tenían las aptitudes necesarias para dar su consentimiento matrimonial”, apuntó Pérez Bueno.
 
El máximo representante del CERMI explicó que esta discriminación no solo no se rectificó en 2015, sino que se hizo extensiva a las personas con discapacidad sensorial, lo que ahonda en la “vulneración” de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con discapacidad.
 
“Esto nos llevó a protestar y a señalar esa grave contradicción e hicimos desde el Cermi una tarea activa de incidencia política para cambiar esa discriminación”, apuntó Pérez Bueno, que agregó que con esta reforma, consensuada con el Gobierno y todos los partidos políticos, “se aprueba una regulación adecuada al marco legal que impone la ONU”.
 
Por último, recordó que únicamente falta que esta reforma del Código Civil sea ratificada por el Congreso de los Diputados y que entre en vigor antes del 30 de junio, para que esta “injusticia” no entre en vigor ni un sólo día. “Así, habremos ganado una cuota más de igualdad en el acceso a los derechos fundamentales como es el de contraer matrimonio y formar una familia”, zanjó el presidente del CERMI.
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España