Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 16 de octubre de 2020cermi.es semanal Nº 409

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Soledad, exclusión forzosa

Soledad no deseada y discapacidad. ‘Las personas con discapacidad mayores’

Vivir y compartir

09/10/2020

Blanca Abella

La soledad no deseada de las personas mayores se ha convertido en un problema invisible en nuestro país y por eso es necesario hablar de ello. En el caso de las personas con discapacidad, las dificultades se amplían por los continuos obstáculos que el entorno impone en la vida cotidiana. Los expertos que intervienen en este encuentro sobre soledad no deseada en mayores con discapacidad insisten en la importancia de documentar esta realidad y planificar un futuro mejor. Aseguran que vivimos en una sociedad egoísta y se impone la necesidad de estudiar nuevos modelos, pero sobre todo de trabajar en alianzas que logren la implicación de toda la sociedad. “Estamos aquí para vivir y compartir", afirman.

Pilar Villarino, directora ejecutiva del CERMIPilar Villarino, directora ejecutiva del CERMI y encargada de moderar estos encuentros, inicia su intervención comentando la importancia de las alianzas y la labor colaborativa entre las diferentes partes implicadas en estas cuestiones que se van a tratar a lo largo de seis webinarios, la soledad no deseada y la discapacidad.
 
Se trata de un ciclo organizado por el CERMI con la colaboración del Real Patronato sobre Discapacidad que consta de seis webinarios y que lleva por nombre ‘La soledad no deseada y la discapacidad’. Como explica Villarino, en todas estas jornadas se escuchará también la voz de las mujeres, ya que la soledad tiene rostro de mujer, gracias a la participación de la Fundación CERMI Mujeres (FCM), que estará presente en todos ellos. 
 

Mayor con discapacidad y persona con discapacidad mayor

 
Álvaro García Bilbao, presidente de la Comisión de Envejecimiento Activo del CERMI, aporta una serie de ideas para lograr una posible definición de soledad no deseada y en primer lugar resalta que se trata de un “sentimiento subjetivo, de difícil medición”. En cualquier caso, asegura que ese sentimiento se vive con un profundo malestar y puede derivar en ansiedad, depresión, frustración... Es importante, a su juicio, distinguir entre sentirse solo y estar solo. Atendiendo a lo que dice la OMS, la soledad no deseada es uno de los mayores riesgos para el deterioro de la salud y un factor que favorece la dependencia y según su propio criterio, en el caso de la discapacidad que aquí se trata, es importante distinguir entre las personas mayores con discapacidad, es decir que la adquieren cuando son mayores, y personas con discapacidad mayores, aquellas que ya tenían discapacidad antes de envejecer. En cualquier caso, entiende que cada persona es distinta, de ahí también las diferentes necesidades de cada uno, lo que exige mayor grado de personalización y apoyos especializados.Álvaro García Bilbao, presidente de la Comisión de Envejecimiento Activo del CERMI
 
Su intervención se detiene con especial detalle en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías a la hora de prevenir o paliar ese sentimiento de soledad no deseada, algo que ha quedado además demostrado en estos tiempos de pandemia, en los que se ha hecho uso de estas tecnologías para superar momentos de aislamiento o soledad. “La covid 19 nos ha enseñado que las nuevas tecnologías tendrán un papel nuevo, preponderante y transversal en la vida diaria de todas las personas, incluidas las personas con discapacidad mayores”, asegura. Apunta entonces algunas de esas herramientas o desarrollos tecnológicos que deben tenerse en cuenta, como son la inteligencia artificial, la videoconferencia, la ingeniería genética, la telemedicina... en definitiva, todas aquellas que tienen mayor potencial para intervenir en la soledad no deseada. Aunque como idea final, deja una afirmación que será compartida por otros participantes en este webinario: “El individualismo de la sociedad actual propicia la aparición del sentimiento de soledad”. 
 
A continuación, interviene Paco Vañó, en representación del Foro Europeo de la Discapacidad (EDF, por sus siglas en inglés), quien explica que los avances han conseguido que aumente la longevidad de las personas con discapacidad, afortunadamente, por lo que “conviene tener previsto que se planteen nuevos problemas, de ahí la oportunidad de esta mesa”. 
 
Paco Vañó, en representación del Foro Europeo de la DiscapacidadCon un par de cifras deja más patente todavía la oportunidad de hablar de esta soledad. En nuestro país, 368.000 personas mayores de 85 años viven solas y de los cerca de 4,7 millones de hogares unipersonales de España, dos millones son de mayores de 65 años. Además, según casi todos los pronósticos, en 2050, los mayores de 65 años supondrán más del 30% de la población española. 
 
Expone en una breve intervención algunas ideas en torno a esta realidad, afirmando que hay una soledad positiva, pero otra negativa, la no deseada, y proponiendo afrontar esta cuestión con una actitud de prevención, de planificación de futuro y fomento de las relaciones sociales, entre las que señala con especial interés las relaciones intergeneracionales, algo en lo que también inciden el resto de participantes.
 
Finalmente, comenta la iniciativa parlamentaria que el grupo popular ha presentado para la creación y puesta en marcha de una estrategia nacional contra la soledad crónica, donde ya se introducen una serie de ideas y medidas. Se despide destacando la importancia de reforzar la autoestima y de nuevo insistir en las relaciones intergeneracionales. 
 

Vivir con dignidad

 
Cristina Rodríguez Porrero, representante de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP)Cristina Rodríguez Porrero, representante de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), inicia su mensaje con especiales felicitaciones a los organizadores por crear puentes ante una situación que luego define como “el río que se está desbordando”, en alusión a la soledad no deseada. 
 
Al igual que García Bilbao, distingue entre personas mayores con discapacidad y personas con discapacidad mayores, aunque explica que tienen muchas cosas en común, destacando cinco características: en primer lugar, cada vez hay más personas mayores que adquieren discapacidad y más personas con discapacidad que se hacen mayores y en ambos casos, la soledad no es elegida y se acentúa por los cambios familiares y sociales; en segundo lugar, la influencia nociva de la soledad en la propia persona afecta a nuestra vida y a la sociedad en su conjunto, ya que la empobrece; la indefensión de la persona... “nos vemos solas, no vamos a salir a la calle a manifestarnos ni exigir apoyos” y esta soledad “nos hace ser indefensos”; cuarto, “somos invisibles, no somos noticia y cuando lo somos ya es muy tarde porque hemos fallecido solos en nuestra vivienda” y quinto, hay una falta de adecuación entre el entorno y nosotros y una insuficiencia de apoyos y cuidados que necesitamos para vivir con plenitud.
 
Tras enumerar estas características afirma: “No podemos dejar que esto continúe así” y reclama el derecho a “vivir con dignidad y disfrutar de nuestros derechos”. Además, coincide también con el representante del CERMI en la importancia de las nuevas tecnologías y asegura que “el covid está poniendo en riesgo las relaciones más cercanas, el contacto humano y esto ha venido para quedarse porque la sociedad digital va a cambiar el contacto humano y las relaciones personales, y esto afecta a ambos grupos”.
 
Finalmente enumera también una serie de propuestas, empezando por la necesidad de afrontar el problema, identificar los riesgos y ver las implicaciones negativas y prevenirlas; en segundo lugar insiste en la necesidad de “asegurar nuestros derechos, a envejecer dignamente y vivir donde elijamos, sin que haya institucionalizaciones que no nos gustan”; en tercer lugar, hay que apoyar a la persona en todas las circunstancias de su vida y evitar el aislamiento, poniendo como ejemplo el asociacionismo y las iniciativas que trabajan en UDP, como el voluntariado, y cuarto: “Mejorar nuestra autoimagen, pero cómo hacerlo cuando tenemos estereotipos sobre edadismo, infantilismo, cuando no somos prioridades, somos personas enfermas, valemos menos... no es solo una cuestión nuestra”. Reclama, para ello, “una sociedad que nos empodere”. 
 

Latinos y nórdicos

 
José Luis Tejedor, presidente de la Plataforma Europea AGEJosé Luis Tejedor, presidente de la Plataforma Europea AGE, explica que la soledad está muy unida a la cultura y señala las tremendas diferencias entre la cultura latina y la nórdica. “Los latinos creemos que somos sociables y cercanos y es verdad, los lazos familiares han sido muy fuertes tradicionalmente, pero se han ido relajando y el modelo de cuidar a los padres está dejando de funcionar y a nivel social y político no se han tomado medidas”.
 
Asegura que los nórdicos son más fríos, con lazos familiares débiles, pero explica que de una forma natural están acostumbrados a asociarse y convivir con el vecino y las tareas de voluntariado surgen de manera natural. Ofrece como muestra unos pocos datos: en España, solo un 8% de personas se dedican a algún tipo de voluntariado, supone un término medio de una media hora al mes; en Dinamarca son el 46% de las personas y en Alemania el 35%. “No tienen tanto problema de soledad porque lo han paliado de otra forma.
 
Ofrece cifras de otros países donde se combate la soledad, en Francia por ejemplo aunque no tienen mejores cifras, están tomando medidas ya; lo primero, están midiendo esa soledad y estudiando el fenómeno antes de tomar decisiones. Finaliza destacando, al igual que han hecho anteriormente, que pertenecemos a una sociedad egoísta, en relación al 8% de voluntariado de nuestro país. 
 
Javier Pérez, gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma)Javier Pérez, gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), asegura que la organización que representa, “fomentamos la igualdad al margen de género o de posibilidades”, porque “todas las acciones deben ir encaminadas a la inclusión”. Y explica que actualmente trabajas con las administraciones públicas “para que las ciudades sean pensadas desde el primer momento para vivir las personas”, y se pregunta cómo es posible que todavía existan aceras que impidan a una persona moverse libremente por su ciudad.
 
Afirma que “la soledad no deseada para los mayores con discapacidad es extrema cuando se sufre, porque es la misma soledad de todos pero sumada a la incapacidad de hacer nuestra vida por los impedimentos que la sociedad pone en nuestro entorno por no tenernos en cuenta como iguales” y expresa con cierto pesar que “no podemos entender que no seamos voluntarios para ayudar a los otros”, porque “estamos aquí para convivir y compartir con los otros y eso no significa que me des, sino que me dejes que te dé”. 
 
Lo cotidiano es la vida, entiende, de ahí que destaque la importancia de los gestos cercanos, de acordarnos de nuestros vecinos, estar con ellos, hacerles la compra, compartir unos minutos de charla... “Paliar la soledad es compartir”, afirma. Y finaliza asegurando lo que muchos grandes pensadores ya han dicho, el hombre es un animal social por naturaleza, por eso, ruega que “no dejemos que nosotros seamos los antinaturales”. 
 

Mujeres y estereotipos 

 
Amalia Diéguez, del Patronato de la FCM Amalia Diéguez, interviene en representación del Patronato de la FCM ofreciendo datos y cifras que evidencian la desigualdad en cuestión de género y el peso de ese rol de las mujeres que cuidan de sus hijos, sus padres y sus nietos... “La soledad no deseada es una circunstancia que acompaña con demasiada frecuencia a las personas con discapacidad, pero se hace más evidente en las mujeres con discapacidad y en las mujeres cuidadoras de personas con discapacidad”, afirma. 
 
Hace también referencia a la pandemia, cuando se ha hecho más evidente el problema de la soledad y enumera un decálogo de propuestas entre las que se encuentran: la necesidad de un apoyo al envejecimiento digno de las mujeres con discapacidad, impulsando su empoderamiento y su participación activa; impulsar campañas de toma de conciencia para eliminar estereotipos negativos junto a administraciones públicas y medios de comunicación ; medidas específicas para las mujeres con discapacidad en riesgo de violencia de género; fomento de las relaciones intergeneracionales; adopción de una estrategia estatal de inclusión en la comunidad o acompañamiento en la transformación digital. En todas ellas, además, enfatiza la importancia de incluir la especial vulnerabilidad que añade el hecho de vivir en el mundo rural. 
 
En el turno de los testimonios, interviene Ana Mª Calleja, que pertenece a la comisión de envejecimiento activo del CERMI y expresa sentirse muy de acuerdo con Cristina Rodríguez Porrero, sobre todo en la pérdida de sociabilidad ocurrida durante el covid, “que ha sido fatal para cada uno de nosotros, pero sobre Maite Fernández, del Real Patronato sobre Discapacidadtodo para las personas con discapacidad”. Afirma que a ella misma le ha afectado de una manera que no imaginaba: “Pensé que no me iba a afectar tanto, pero sí me afectó... me ha señalado mucho en la cuestión psicológica y procuro superarlo, pero me está costando trabajo... se están perdiendo muchísimas cosas, estamos perdiendo derechos, pero sobre todo cariño y afecto”. 
 
El encuentro lo clausura en primer lugar Pilar Villarino, que asegura que “vivimos en un mundo de alianzas y solo logramos resultados positivos si todos y todas vamos en la misma dirección” y agradece al Real Patronato sobre Discapacidad que siempre está ahí, en todo que hace el CERMI”. 
 
Maite Fernández, del Real Patronato sobre Discapacidad, cierra este webinario afirmando sentirse impactada por todo lo que se ha dicho. Destaca lo común en todas las intervenciones, como es la exposición de propuestas para prevenir o evitar esta soledad no deseada y afirma que “hoy se han puesto palabras en lo que para muchos son sensaciones, la soledad no deseada es un tema que nos cuesta mirar y tardamos en tratar precisamente por esos miedos”.logo del CERMI
 
Real Patronato sobre Discapacidad
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España