CERMI en las redes sociales

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.

cermi.essemanalel periódico de la discapacidad

viernes, 01 de diciembre de 2017cermi.es semanal Nº 281

"3,8 millones de personas con discapacidad, más de 7.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Banner: convención internacional sobre derechos de las personas con discapacidad. Abre en ventana nueva.

Cuarto de invitados

Elvira Roca, filóloga

“Todos los imperios, a la larga, han sido beneficiosos”

01/12/2017

Por Esther Peñas

¿Fueron los españoles tan intolerantes, tan antisemitas, tan bárbaros e incultos, tan brutos, cerriles y atrasados como nuestra leyenda negra nos cuenta? ¿De qué modo el Imperio Español sentó las bases de la Europa moderna? ¿Qué aportan los imperios a la convivencia, al progreso? De estas cuestiones y otras muchas tan apetitosas escribe la docente María Elvira Roca (El Borge, Málaga, 1966) en su espléndido ensayo ‘Imperiofobia y leyenda negra’ (Siruela), un texto que avanza hacia la décimo cuarta edición.

Portada de 'Imperiofobia y leyenda negra', de Elvira RocaLeyendo el libro, el lector advierte que ha disfrutado de lo lindo escribiéndolo…
 
Pero… ¡es que es al revés! Justo al revés, me choca mucho, no es usted la primera persona que me lo dice, no sé si se debe al esfuerzo de disimular… hay capítulos que resultaron realmente placenteros de escribir, otros no, otros han sido una travesía desierta, como el capítulo de los Países Bajos… muy trabajosa y difícil. Pero esto mismo que usted me dice me lo ha comentado otra mucha gente… no sé cómo se ha producido ese efecto, la verdad. 
 
Un ensayo de casi quinientas páginas sobre los imperios y la leyenda negra española que ya ha superado más de diez  ediciones. ¿Se esperaba esta acogida tan entusiasta?
 
En absoluto, ni yo, ni la editorial, ni nadie… Toda esta repercusión y este éxito… Esperaba que lo leyeran no sé… doscientas personas… Seis ediciones me parecen un milagro… No sólo eso, la cantidad de cartas que estoy recibiendo… me pregunto el por qué. El escritor Arcadi Espada tiene la teoría de que es un libro de autoayuda…
 
De autoayuda colectiva…
 
Jajaja, exactamente… En la lista de los libros más vendidos de no ficción, los que están por delante y por detrás del mío son de autoayuda… así que empiezo a pensar que el mío es un libro de autoayuda colectiva para españoles desesperados... ¡algo de eso puede haber!
 
¿Qué parte de responsabilidad hemos tenido los propios españoles en esta fama inmerecida?
 
Haberla asumido. Los españoles ni siquiera en su época de auge la combatieron. Era inevitable que el nacionalismo italiano reaccionara contra el imperio que les protegía pero que, al tiempo, les incomodaba, el nuestro; era inevitable que los españoles fueran calificados de marranos porque era el insulto antisemita por antonomasia, inevitable transformarse en los hijos del anticristo en el contexto del Luteranismo… el hecho es que se produjo una conjunción astral, con el cambio de dinastías, con la llegada de la moda francesa que triunfa en Madrid… las elites imitan lo que vienen de Francia, y se asume la leyenda negra para ser moderno. Cada generación validaba lo pensado por la anterior, así se ha perpetuado en el tiempo, salvo honrosas excepciones, como la de Salvador de Madariaga, que reconocía el esfuerzo que tuvo que hacer siendo un liberal para sacudirse toda la hispanofobia europea, pero no creó una corriente. Juderías fue otra excepción.
 
Un tipo que habla dieciséis idiomas como el historiador Julián Juderías desde luego que es una excepción… 
 
Sí, sí, dieciséis idiomas hablaba. Él rema contra todo en su momento, era una rara avis en España, lo suyo tiene un mérito enorme, y era un hombre con una capacidad intelectual fuera de lo normal. Pero tampoco fue capaz de crear una corriente continua que revirtiese el estado de cosas. La leyenda negra se ha ido incrustando en la vida nacional sin contestación capaz de teñir el ambiente. La reescritura de la historia del XIX, en el auge de los nacionalismos, pasó por alto que España estaba en el auge de algunos nacionalismos europeos muy virulentos, como el germánico o el británico, y la historia que se contaba estaba impregnada por hispanofobia. Cuando el nacionalismo germánico despunta y empieza a cobrar fuerza, ¿cuál es el enemigo que se necesita para crecer? El Imperio Español. ¿Quién escribió la historia? Los grandes historiadores, hispanofóbicos, que tratan de describir a Alemania como una víctima de ese imperio, y los españoles lo asumen. Un disparate. No es propaganda ya, es historia.
 
¿Hay algo de verdad en toda esta leyenda negra que lastramos como país?
 
Elvira Roca, autora de 'Imperiofobia y leyenda negra'Siempre hay algo de verdad. Usted no puede inventar algo absolutamente falso, no podemos decir los españoles tienen cuatro piernas. Tuvimos la Inquisición, pero no fue la propaganda que se hizo de ella, fue una institución relativamente pequeña, con una capacidad de influir en la vida pública escasa… pero coge algo chico, magnifícalo y ahí queda, la demostración de la mentira es más difícil. ¿¡España ha pecado de intolerancia religiosa? Sí. Como todos los países. La tolerancia es algo que existe desde hace poco tiempo. En el XVI y el XVII nadie pensaba que hubiera que ser uno tolerante con el diferente, lo que hay que estudiar mejor es la gestión de esa intolerancia religiosa, cómo se hace. Todos hemos sido intolerantes, sí. Pero nosotros hemos quedado como el pueblo más intolerante de todos, y no es cierto. ¿Hubo persecuciones religiosas en España? Sí, pero han provocados más muertos en cualquier sitio que aquí. 
 
Lo dice porque a los judíos se les permitió quedarse a cambio de su conversión, supongo.
 
Lo dijo Netanyahu, el llamado ‘Decreto de Expulsión’ de España no fue tal, fue un decreto de conversión, la diferencia está en que en España, a los judíos que se convertían, se les permitía quedarse y a los que no se les concedió un tiempo para enajenar sus bienes, para llevarse sus cosas. En los otros casos, en el resto de países, no hubo esa opción, los expulsaron de inmediato, y tuvieron que salir corriendo. Pero parece que no ha habido otra expulsión en el mundo más que la nuestra. ¿Hubo algo de verdad en esta leyenda? Sí, pero… 
 
Roma, ¿fue el mejor de los imperios posibles?
 
Es difícil que pensemos sobre Roma con un poco de objetividad, es decir, nosotros no podemos salir de Roma, cómo hubiera sido este mundo sin Roma es imposible de pensar, escapa por completo a nuestra imaginación, Roma es nuestro cimiento, y fue desde luego un imperio formidable. Cuanto más estudio más me doy cuenta de la importancia que han tenido los imperios en la historia de la humanidad. En general, los imperios tienen una prensa horrible y, sin embargo, cuando los estudias, han sido muy modernos, territorios políticos multiétnicos, multinacionales, plurirreligiosos, aglutinando la convivencia de todo el mundo… solo los imperios han provocado espacios de convivencia. Mejoraron las comunicaciones, la vida urbana, propiciaron un aumento demográfico… muchas mejoras. Todos los imperios tienen un momento de expansión violento, hay que ver qué ocurre después de eso, hay que ver si esa expansión se agota en sí misma, como el intento Napoleónico, que no pudo prosperar. Cuando un imperio no prospera es porque no sabe integrar poblaciones, pero cuando acierta y encuentran esos mecanismo de integración, entonces se transforma en factores de prosperidad que proyectan el crecimiento de una punta a otra del continente, aumentan la flexibilidad mental de generaciones mezclando poblaciones, culturas y, en ese sentido, todos los imperios, a la larga, han sido beneficiosos. Es el caso de Roma, por supuesto.
 
¿Hoy en día puede seguir hablándose de imperios?
 
Sí, del norteamericano, que todavía tendrá un tiempo largo de vida, del ruso, que no ha dejado de existir. Lo que ocurre es que los imperios provocan efecto de inclusión tan fuerte que resulta difícil observarlos desde el exterior; nosotros hemos crecido con el imperio norteamericano, forma parte de la vida cotidiana, salir de él es complicadísimo, medir su nivel de influencia, analizar o especular qué estaría en su lugar. Los imperios son una especie de fenómeno biológico, quizás porque son necesarios, quizás porque necesitemos, cada cierto tiempo, una extensión territorial integrada que movilice energías de un lado para otro en enormes extensiones de terreno. 
 
Es curioso que el sintagma que originó el concepto ‘leyenda negra’, ‘que fue ‘leyenda áurea’, haya desaparecido de nuestro vocabulario…
 
El lenguaje, y lo digo porque soy filóloga de formación, proyecta todo lo que en el subconsciente social existe, todos nuestros eufemismos obedecen a cosas que nos están pasando, y a veces no las vemos siquiera, cambiamos de nombre a cosas que son las mismas, se abandonan expresiones para usar otras… todo tiene una explicación y una historia. Ya en sí la mera expresión clarifica y cuenta una historia. No sólo ha desaparecido el binomio ‘leyenda áurea’, sino que la palabra ‘leyenda’, que estuvo en origen vinculada a las guerras de religión, se tiñó de no verdad, en un momento en que toda la geografía católica fue considerada un cuento chino.  
 
Para forjar una leyenda negra sobre un país, ¿qué pesa más, el factor económico, el militar o el religioso?
 
Fundamentalmente las leyendas negras están ligadas al efecto de una expansión, a la expansión de una situación de hegemonía, que choca con oligarquías y poderes consolidados de antiguo. Esas oligarquías locales están vinculadas a intelectuales y como ese choque no puede ir contra ese imperio en lo económico, tampoco en lo militar, contra él se puede mermar su prestigio y reputación. Lo vemos ahora con Estados Unidos, cualquiera se siente autorizado a censurar a los americanos, a opinar mal de ellos, sin más, forma parte del paisaje y produce alivio. 
 
Un efecto metonimia, Trump alcanza el poder y representa a la totalidad del pueblo norteamericano.
 
Cada error norteamericano se aísla del resto, se magnifica y se convierte en la totalidad, así es. Lo miramos a través de las partes negativas que no son el todo, con efecto de alivio para con uno mismo. Yo no soy inferior, parece que sentimos al criticar, te sientes aliviado. Eso ocurrió con el humanismo italiano, que se creía lo más alto a lo que podía llegar el ser humano, y proyectó contra el imperio español su furia, tildándonos de atrasados, bárbaros, incultos… porque en el fondo ellos existen gracias a nosotros, si no los hubieran barrido los turcos. Pero la gratitud es difícil de manifestar, exige un grado de humildad que no se suele dar en las clases intelectuales, que son quienes forjan la historia. En este momento de pánico europeo frente a Trump deberíamos pensar hasta qué punto existe Europa gracias a Estados Unidos, cuánto le debemos a Estados Unidos, a lo que hizo por Europa en el siglo XX. No hay ni una sola palabra de gratitud.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.