Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 07 de noviembre de 2014cermi.es semanal Nº 143

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Cuarto de invitados

José Luis Cuerda, director de cine

“Hay que echarle mucho humor para sobrevivir en este mundo”

Por Esther Peñas

01/11/2014

Imágenes: Jorge Villa

“Yo podía haber sido una leyenda... o una epopeya, si nos juntamos varios...” Es una de esas frases estupendas de ‘Amanece que no es poco’, de José Luis Cuerda (Albacete, 1947), una de las películas españolas con mayor feligresía. Sus devotos, heterodoxos impenitentes, recorren la Sierra del Segura en procesión todos los años. De hecho, Castilla-La Mancha ha trazado una ruta oficial por los pueblos en los que está rodada la cinta. La editorial ‘Pepitas de calabaza’ acaba de publicar los guiones de la serie, previos al filme. “Qué bonito es eso... y qué antiguo...”

José Luis Cuerda, director de cineLeyendo estos guiones me planteo la duda de si una serie/película como ‘Amanece...’ se podría rodar hoy en día sin recibir denunciar por racismo, machismo y no sé cuántos ismos más...
 
Así es como son los personajes, yo no soy así, como ninguno de ellos, pero es verdad lo que dices, me hubiesen dado por todas partes, y con razón, además...
 
¿Ha cambiado nuestro el sentido del humor?
 
Sí... Pero qué le vamos a hacer... peor para los tiempos, no voy a renunciar a reflejar lo que creo que existe en la realidad; hay géneros que por su propia naturaleza tienen licencia para enfrentarse a las cosas más crudas de la manera más ridícula, por decirlo así.
 
Sorprende lo serio y ramplón de los círculos políticos y el ingenio ágil de la ciudadanía...
 
Normalmente, el humor de la Administración es inexistente porque debe haber un freno interno que hace que, pese a que tan impunemente (y nunca mejor traído lo de impunemente) cometa las tropelías que comete, se sienta mal si hace bromas sobre eso porque haría, por cierto, el ridículo vital... pero ni siquiera sé si lo suyo es vida...
 
Al menos son chistosos, los políticos, digo...
 
Sí... son objeto de chiste... más que chistosos, chistables... Es tremendo... hay que echarle mucho humor para sobrevivir en este mundo porque los datos que vas adquiriendo, día a día y hora a hora, son todos para caer en la más negra desesperación... por no hablar de que el futuro se lo han comido ya...
 
Creo que a Jardiel Poncela le hubiese encantado poder leer estos guiones...
 
Fíjate, no he sido nunca lector de Jardiel; cuando he leído cosas suyas me ha gustado, pero reconozco que esa generación se me ha escapado viva. Soy más deudor de la picaresca, del realismo, de unos componentes de la cultura española que no me hacen conectar especialmente con esa generación...  Azcona, en cambio, era gran admirador de ellos.
 
¿Tiene mayor complicación idear y rodar películas corales, al estilo de ‘Amanece...’ o por el contrario es más cómodo?
 
Para mí no es más difícil, me divierte, tengo que tocar palillos muy distintos y crear personajes con características propias que los distingan de los otros, y más si, como es el caso, me pongo a hacer personajes muy singulares.
 
¿No le cansa que le citen siempre ‘Amanece...’?
José Luis Cuerda, director de cine
No, porque hay gente muy de la ‘Lengua de las mariposas’ o de ‘Los girasoles ciegos’. A mí me da igual hacer dramas que comedias, a los que somos cabezones nos caben dos o tres registros por lo menos. Todo depende de la historia, a mí lo que me interesa son las historias y los personajes, y si los meto en una cárcel tendrán comportamientos distintos a si los meto en una feria de un pueblo, pero todo tiene sus alicientes. Mi desiderátum cinematográfico sería Howard Hawks, que hizo musicales, comedias, western, tragedias... de todo. Su caso es muy interesante, era un triunfador, muy admirado por sus compañeros, con una solidez técnica increíble. Él dijo que la cámara había que colocarla a la altura del ojo humano, y lo decía en doble sentido, para darle naturalidad a lo que estás contando y para mantener una cierta postura ética. Luego cuentan que cuando salía en su descapotable blanco, una vez terminado el rodaje, paraba y vomitaba... ¡había estado tragando todo el día! Yo le entiendo, la presión de un rodaje es una presión inhumana...
 
Entre películas como ‘Los girasoles ciegos’ o ‘La lengua de las mariposas’ y esta trilogía (‘Total’, ‘Amanece que no es poco’ y ‘Así en el cielo como en la tierra’) ¿media un desdoblamiento de personalidad?
 
Caben, caben en mí... y en una conversación -pongamos de tres cuartos de hora- conmigo me salen los dos registros, incluso uno más: una mala leche que no hay quien me aguante. Eso sí, si no me meto en discusión con enemigo, fomento el cómico. 
 
¿Hay enemigos a la altura?
 
Sí, sí, hay muchos enemigos, pero no a la altura, no, siempre atacan por los bajos, siempre, van adonde saben que duele, ejercen su enemistad desde posiciones de poder siempre y eso es lamentable.
 
Los malos de celuloide fascinan, podían aprender algo...
 
Los malos de verdad son mucho más mediocres que los tipos pérfidos del cine, siempre atacan desde la mediocridad y van con escudo en ristre, un escudo que les viene dado por voluntad de, en este caso, diez millones de escuderos...
 
Entonces es que nos merecemos a nuestros gobernantes...
 
Tengo que decir que no, aunque pienso que, a última hora, en última instancia, sí... Esto lo tengo muy presente, sobre todo cuando tengo que reunirme con algún alcalde con el que no me apetece lo más mínimo departir sobre nada, con el que no quieres hablar porque te repugna la política que hace... en esas situaciones siempre he tenido que ponerme el título de que es el representante del noble pueblo que lo ha votado. Eso me permite hablar con él, no mentirle ni darle la razón si creo que no la lleva.
 
Aparte de Howard Hawks, ¿qué directores de cine clásicos le resultan contingentes y cuáles necesarios?
 
Necesarias dos películas, ‘Plácido’ y ‘El apartamento’. En general, los directores y guionistas que mejor han sabido plasmar aquella máxima de Hitchcock en ‘Cortina rasgada’, “esto tiene mucha gracia, pero maldita la gracia que tiene...”, todos aquellos que han sabido encontrar el punto medio, una equidistancia entre la gracia y la maldita gracia. Eso me interesa mucho. Por otro lado, me han llegado noticias de que Kubrick, que está en el cielo porque es de los que se ganan el cielo, anda bastante jodido porque hay un director de Albacete que lo tiene breado... Sí, Kubrick me parece un fantoche insoportable, es de los directores a los que les gusta lucir paquete hasta unos límites insoportables, como a los que les gustan lucir motos muy grandes muy grandes que hacen mucho ruido... 
 
Mire que si el día de mañana usted no entra en el cielo porque Kubrick atranca el portón...
 
Ya lo ha hecho, le ha puesto mi nombre a San Pedro para que no me deje pasar...
 
Retomo ‘Amanece...’ Después de tanto volver a ella, ¿se sigue sorprendiendo?
 
Cada vez que releo los textos pienso que no están mal, incluso me alegra ver que escribía cosas que me siguen interesando, que no me doy pena ni asco... tampoco es que me considere un genio, pero hay cosas que valen la pena.
 
...que no es poco.
 
Amén.
José Luis Cuerda, director de cine
Destaca en el guión el amor por el lenguaje...
 
Eso lo echo de menos, hay tantas y tan buenas palabras... conviene conocerlas y usarlas porque no es lo mismo decir una cosa que otra, no todo vale, y disfruto especialmente a la hora de usar el lenguaje en los guiones, hacer que un campesino hable como en ‘Amanece...’, que vaya cantando madrigales de Monteverdi mientras trabajan es una cuestión de deformación formal, no cantan eso, es cierto, pero los cantos populares tienen una sabiduría destilada en el tiempo que es maravillosa. Tanto como la de Monteverdi, en otro orden de cosas. 
 
Un guión de este estilo, ¿hubiera funcionado de igual manera en un entorno urbano?
 
Hubiese perdido la personalidad, se hubieran desinflados estos personajes  singulares; en la ciudad se tiende a unificar todo, a homologar todo, todos somos iguales porque lo único que cuenta de nosotros es la apariencia, mientras que en el pueblo uno puede ser un desastrado vistiendo pero saber más que Dios. Ten en cuenta que la civilización en la que vivimos se apoya en un trípode: la apariencia, la reiteración y la percusión. Si tienes una apariencia percutiente mejor que una discreta, si vives hecho un titular, que además repites, mejor, más eficaz. ¿No te has dado cuenta de que en los discursos de los políticos, de todos, todos repiten las cosas dos veces?
 
Sí...
 
O piensan que somos gilipollas o es que no se saben el texto y la segunda vez  lo repiten para que a ellos no se les olvide su discurso... este es un mundo absolutamente estúpido, pero sobre todo la apariencia es lamentable.
 
Luego para usted una imagen no vale mil palabras...
 
Si recordamos el principio de Machado, que no es lo mismo valor que precio, sí es verdad, pero en ese sentido, en el cuantitativo, vale más una imagen. El problema es que a leer palabras nos enseñan, pero no a leer sonidos e imágenes. Lo único que ocurre es que es más percutiente la imagen y el sonido, te envuelven y te machacan, tienen más poder coercitivo que la palabra. En realidad, tienen un poder coercitivo de narices... Por ejemplo, en una película porno, te amplifican la imagen, te aumentan el sonido, y parece que estás en las pirámides de Egipto, y tampoco es eso... digo yo. 
 
¿La imagen miente más que la palabra?
 
Es tremendo hasta qué punto se ha falsificado la manera de presentar los datos y hacer que sean encubridores en vez de definición de las cosas. ¿Te has dado cuenta de que las cifras sólo nos las dicen para contar mentiras? Con la investidura de que eso es científico, matemático, etc., nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino. De acuerdo, la expresión sí, pero lo que te cuentan es otra cosa... tres minorías hacen más que una mayoría, ¿o no? Venga, contéstame y sigo.
 
Desde luego.
 
Es decir, que dos más dos son cuatro, y cuatro son más que tres. Pues no. De esas, todos los días unas cuantas. El 21% de diez es menos que el 5% de 1000. Si aplicas el 21% porque con eso dices que vas a recaudar más pero resulta que lo que recaudas es menos... algo falla en ese pequeño matiz, que no es tan pequeño ni tan matiz.
 
Por cierto, hablando, siquiera veladamente de política, ¿usted también teme a ‘Podemos’?
 
Ellos, los políticos, los temen porque saben que han hecho un análisis verosímil, cierto, de las cosas y eso conduce a que alguien -puede que cada vez más gente- caiga en la cuenta de que lo que cuentan es verdad. La deuda es una deuda adquirida para rescatar bancos, que manda cojones... ¿a quién rescatan los bancos?, ¿por qué rescatarlos?, ¿y al herrero de la esquina quién lo rescata? Me sé las respuestas, pero no me sale de las narices repetirlas ni usarlas. 
 
Qué de veces se engarza el humor a la poesía...
 
Pues, chica, ¡no lo había pensado así, tan en crudo! Tiene un valor suplementario en los dos casos, un valor añadido... la poesía puede curar la ceguera, te abre los ojos, más que la prosa... volvemos a eso de que una imagen vale más que mil palabras, esa estupidez. Hay un poema de Miguel Ángel Velasco, un poema sobre una futilidad, el humo de un cigarrillo, en el que habla de la “transparente arquitectura” y termina con un verso acojonante, un clásico, “Lo que nunca será ceniza”.
 
Suena al polvo enamorado de Quevedo...
 
Es que versos así te abren los ojos y te reconfortan con el ser humano (con el ser humano poeta, con el ser humano no poeta nunca se puede uno reconfortar). Los poetas son héroes en un mundo en el que estas cosas importan un carajo. No había equiparado humor y poesía, pero ahora que lo dices tienen mucho que ver, el humor es, muchas veces, la risa de la poesía, y la risa es muy, muy necesaria. 
José Luis Cuerda, director de cine
¿Tiene el cine siempre un punto de pedagogía?
 
Si hay alumnos sí... tiene que haber alguien que quiera ver lo que hay. 
 
Pienso en ese personaje, Padington, que no puede dormir de tanto pensar en las cosas que pasan... si esto nos ocurriera al resto, ¿cree que alguien podría pegar ojo después de ver los noticiarios?
 
Hombre, si es el de TVE sí, dormiríamos tranquilos, por que qué bien todo...
 
Hay un momento en que Teodoro le dice a Checa que los españoles son un pueblo al que se le presupone “una gran cultura, peculiaridades de gran valor y dos pelotas”. ¿Está de acuerdo con esto, en líneas generales?
 
En cuanto a la última cuestión, no mucho... hay algunos que tienen tres... eso pasó a la película, aunque quité lo de las pelotas, no sé por qué... el español se siente muy orgulloso de ello, como lo de las motos, que son un problema, ya te lo he comentado, y creo que echan algo de menos... es una suplencia que hacen... digo yo... los odio. A Kubrick y a ellos. 
 
Pero ¿de verdad que no salva ni una sola película de Kubrick?
 
Bueno, sí, ‘Lolita’, que a él no le gustaba nada... la última es una fantochada, el cuento es buenísimo.
 
Arthur Schnitzler es estupendo, todo él...
 
Extraordinario... y el final del cuento, asombroso... el de la película, en fin, no voy a poner más calificativos. El relato termina diciendo aquello de “a esas horas por la ventana entra el ruido de los trabajadores que van a su fábrica”. Además, en la película le pone gigantones al lado a Tom Cruise todo el rato... qué mala leche, deja claro que es un enano... fíjate, ya verás... y las orgias, ¡por favor! son de paleto imaginativo, son una porquería... y mira que yo solo he estado en seis o siete...
 
Por cierto, algo que llama la atención de los guiones es el desparpajo y la naturalidad con la que se habla de sexo, ¿cree que a día de hoy nos hemos quitado este tabú, o sigue siendo un tema que procuramos escamotear?
 
Cada vez menos, lo que pasa es que el sexo que sigue siendo tabú es el sexo meditado y premeditado; lo que se da por sexo es casquería, puro instrumento, pura mecanicidad... para mí es ineludible que el sexo requiera o provoque sentimiento: estés con quien estés en la cama, si la cosa está funcionando, no hay nadie a quien quieras más en el mundo que a esa persona... ¿o no, díme?
 
Es cierto...
 
Perdona la pregunta, es una imprudencia enorme... se me ha escapado. El sexo del que se habla es ese mixtificado, y no me interesa. 
 
¿La vida es tan delirante como en ‘Amanece...’?
 
Sí, desde luego. 
 
Que uno le pida al cielo claridad de pensamiento y reciba arroz de Calasparra, ¿significa que los españoles disfrutamos poco de la vida, demasiado o que seguimos perdidos en discusiones bizantinas?
 
Para mí, las rogativas son de las cosas más maravillosas que se me han ocurrido, le piden a Dios cosas incuestionables, claridad de pensamiento, razocinio, entendimiento... y va Dios y les echa arroz de Calasparra. ¡Es estupendo, no me digas..!
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España