Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 25 de enero de 2013cermi.es semanal Nº 64

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Los brotes laborales de la economía verde

23/01/2013

Mario García

La llamada economía verde, un amplio sector incipiente de actividades que combinan la sostenibilidad ambiental con la humana, ofrece multitud de oportunidades laborales y formativas para las personas con discapacidad en empresas de economía social y centros especiales de empleo, aunque, como en todas las áreas emergentes, cuenta con luces que iluminan caminos florecientes y sombras que conviene erradicar.

Actividades de jardinería en una de las entidades de la Red Círculos (Castilla y León, y La Rioja)El CERMI y el Real Patronato sobre Discapacidad, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, acaban de publicar el estudio “Economía verde, discapacidad y empleo. Oportunidades de generación de empleo a través de la iniciativa social”, que descifra a lo largo de 94 páginas algunas claves desde la óptica de este sector como fuente generadora de trabajo para las personas con discapacidad.

Pero, ¿qué es la economía verde? La que tiene por bandera no dañar el medio ambiente, con áreas como aguas residuales y de abastecimiento, residuos y contaminación (atmosférica, de suelos, ruidos, etc.), reciclaje, recursos naturales, actividades forestales (en las que se incluye la prevención y el control de incendios), agricultura y medio ambiente, jardinería y paisajismo, educación ambiental y energías renovables.
 
En el lado positivo de la balanza, el estudio afirma que los sectores verdes van a generar empleo en España para todo tipo de trabajadores y que las personas con discapacidad pueden incorporarse con normalidad a cualquier ocupación verde compatible con su discapacidad, con una formación técnica adecuada.
 
En el contrario destaca que aún existe un gran desconocimiento de estas áreas, son necesarias fuertes inversiones públicas para generar más oportunidades, que la Economía Social no se ha subido suficientemente al carro del empleo verde y que el apoyo a la inserción de las personas con discapacidad debe estar acompañado de programa de sensibilización y estímulo a la contratación en las empresas.
 
La sensibilización del empresariado para erradicar las barreras y adaptar los puestos de trabajo; la formación continuada, adecuada y especializada de los trabajadores, y la introducción de las nuevas tecnologías y la promoción de una mayor responsabilidad social se erigen en tres claves generales para la mejora de la inserción laboral de las personas con discapacidad.
 

Nuevo modelo de crecimiento

 
A este respecto, la directora de Empleo, Formación y Proyectos de la Fundación ONCE, Sabina Lobato, no discute que la economía verde sea ya “una realidad” debido a las directrices que se aprueban desde Europa y a que “hay que evolucionar hacia un modelo de crecimiento económico más ecológico”.
 
“Nadie discute que necesitamos un cambio por cuestiones relacionadas con la reducción de gases de efecto invernadero, el uso de energías menos contaminantes... El problema es que requiere muchísima inversión que tiene que ser incentivada por los poderes públicos, tanto en el ámbito europeo como en los diferentes ámbitos nacionales, y más sanciones para las industrias menos ecológicas”, apunta.
 
Instantánea de Columbia, empresa dedicada a la fabricación y reciclado de consumiblesSin embargo, reconoce que las principales dificultades residen en “las naturales resistencias a todo proceso de cambio”, especialmente en las actividades económicas asentadas “en el antiguo modelo”, y en que se hacen necesarias “decisiones políticas” para generar un entorno normativo “que favorezca ese cambio de un modelo contaminante o menos ecológico a un modelo más sostenible”.
 
A este respecto, subraya que para que se produzca este “crecimiento inteligente, sostenible e integrador”, como recoge la estrategia “Europa 2020”, de la Comisión Europea con vistas a la próxima década, “hay que meter más indicadores en la coctelera del crecimiento”, con subvenciones e incentivos acordados desde la esfera política. “En la medida en que se combinan dos factores de crecimiento (sostenibilidad e inclusión), debería estar doblemente incentivado”, apostilla.
 
Como ejemplos de buenas prácticas, Lobato menciona a varias empresas del Grupo Fundosa. Tal es el caso de Flisa, líder en España en el sector de lavandería industrial y “buque insignia” del grupo empresarial de la Fundación ONCE: “Para Flisa, el agua es un tema estratégico y hemos desarrollado un proyecto de investigación para generar procesos productivos del tratamiento de la ropa que sean menos intensivos en el consumo de agua y que se reutilice el agua que se desecha”.
 
Otros son Reciclalia, que se dedica al tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y que emplea a 41 personas con discapacidad en León, y Columbia, donde trabajan 69 personas con discapacidad en manufacturado de cartuchos de tóner para impresoras. “En total, tenemos 135 personas en plantilla, de las que el 81% son personas con discapacidad, en el ámbito del reciclaje de residuos vinculados a las nuevas tecnologías”, prosigue.
 
Además, destaca que la Fundación ONCE impartió entre 2009 y 2011 un total de 35 cursos formativos relacionados con la jardinería, el mantenimiento y la recuperación de espacios naturales y la gestión de residuos urbanos, a los que asistieron 454 alumnos, y que en este trienio recibió 618 ofertas de trabajo con un perfil verde y logró 344 contratos.
 

“No queremos salir más perjudicados”

 
Reciclalia emplea a personas con discapacidad en el tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicosPor otro lado, la gerente de la Federación Empresarial Española de Asociaciones de Centros Especiales de Empleo (FEACEM), Pepa Torres, asegura que en los últimos años han florecido “bastantes iniciativas relacionadas con la economía verde” y que el sector de los Centros Especiales de Empleo está “bastante sensibilizado” con ella.
 
Torres, que recalca que en el sector verde es donde “más ha crecido el empleo en los últimos años”, insta a las Administraciones Públicas a desempeñar varios papeles: “Sensibilización, control del cumplimiento de la cuota de reserva de empleo para personas con discapacidad, fomentar el empleo a través de ayudas e incentivos a las empresas y apoyar la formación de personas con discapacidad”.
 
En este sentido, reconoce que la actual coyuntura de crisis económica complica el apoyo a la contratación de personas con discapacidad en el área medioambiental, pero precisa que “siempre partimos de una situación de participación en el mercado de trabajo inferior al de la población general, y no queremos salir más perjudicados”.
 

Un ejemplo en Castilla y León y La Rioja

 
Por último, cabe mencionar una buena práctica de inclusión laboral en el medio rural: “Círculos de Innovación Social”, que conforman 19 entidades de Castilla y León y de La Rioja, muchas de ellas con 50 años de experiencia en el sector de la discapacidad, para mejorar las condiciones de vida de este grupo de población en el medio rural, con el empleo como uno de los estandartes de esta iniciativa.
 
La gerente de la Red Círculos, Marina Pardo, destaca que “la economía verde es uno de los nuevos yacimientos de empleo en el medio rural” y que el ámbito de la reforestación de espacios naturales es uno de los sectores que más contratación laboral puede ofrecer a las personas con discapacidad, desde la experiencia de la iniciativa que ella dirige.
 
Pardo señala que la principal dificultad que se presenta para una persona con discapacidad es el transporte en el medio rural, que dificulta el acceso bien a una formación o a un empleo, y genera, por ende, aislamiento social. “Si no puedes acceder a un transporte, las oportunidades van a ser menores”, remacha.
 
En cualquier caso, Pardo apuesta por la transferencia de experiencias entre unos territorios y otros, para que las organizaciones que abogan por la economía verde intercambien sus experiencias con otras de otros lugares “porque hay buenas prácticas y buenas experiencias en muchos sitios, y son oportunidades de las que hay que tirar”.
 
Además, defiende las alianzas en el entorno rural. “Se ha visto que las entidades que tienen muy buena relación o participan mucho en su entorno, generan mayores oportunidades de empleo que aquellas que dependen de una estructura centralizada con la que tienen una relación de dirección o de gestión, pero no participan tanto en el territorio”, agrega.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España