Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 30 de octubre de 2020cermi.es semanal Nº 411

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Jesús Martín. Degado del CERMI Estatal para los Derechos Humanos y la Convención de la ONU de la Discapacidad.

"Nuestros pueblos atesoran la cultura de los cuidados, el saber de la vecindad en el que no cabe soledad"

30/10/2020

Rafael Olea

Natural de Eljas, un pueblo de Cáceres en el que se habla la 'fala' (una lengua romance emparentada con el asturiano, el gallego y el portugués que solo hablan 5.000 personas) y donde el castellano se aprende en las escuelas; Jesús Martín expone en esta entrevista su sensibilidad y conocimiento del ámbito rural, la incidencia del Covid, la necesidad de combatir la soledad y mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad que viven en la España Vaciada.

Imagen de Eljas (Cáceres)¿Cómo valora la incidencia de la pandemia entre las personas con discapacidad que viven en áreas rurales?
 
Hay varios aspectos que tenemos que tener en cuenta entre la discapacidad, el ámbito rural y el Covid-19. Por una parte, la ausencia de servicios sociosanitarios, que son muy precarios o están muy alejados dentro de las zonas rurales, provocó un mayor déficit en la atención a estas personas durante la pandemia. 
 
Aparte, existe una buena práctica en el ámbito rural, que es una de las cuestiones que la parte urbana tiene que aprender, como es el tema de los cuidados. Es indudable que el medio rural, pese a la despoblación o el envejecimiento, cuenta con red muy importante de apoyo y de cercanía entre las personas que allí viven. Es debido a que no todo se resuelve con profesionales, también está esa señora que se asoma a la ventana, la vecina, el que va a la casa de enfrente…
 
Nuestros pueblos atesoran la cultura de los cuidados, el saber de la vecindad en el que no cabe soledad. Tenemos que poner en valor estas culturas de los cuidados, que se aprenden en los pueblos, porque han convivido siempre con estos recursos. Debemos aprender de ellos, para que no desaparezca ese acervo, que es una buena práctica. Hay que mirar a esa cultura de los cuidados que se aprende de la ruralidad.
 
El entorno rural, lo digo por experiencia, siempre es más cercano, más cálido que las ciudades. 

Jesús Martín (1)

¿Y cómo se ha vivido esta situación en su pueblo?
 
Eljas, mi pueblo, fue un ejemplo durante la primera ola de la pandemia, pero en esta segunda, la gente se confió e incluso se hicieron celebraciones, con lo cual hemos tenido que estar confinados un mes. 
 
Afortunadamente, todo se ha resuelto estupendamente porque el Ayuntamiento de mi pueblo, que tiene 800 habitantes, organizó un grupo de voluntarios de Protección Civil que iban haciendo seguimiento telefónico con cada uno de los enfermos. Tuvimos un 10% de la población contagiada, 106 personas de poco más de 800. 
 
También se organizó que el comedor social que hay en el pueblo llevara comida a todas estas personas contagiadas, algo que ya se hacía con las personas mayores. Son políticas públicas del medio rural que tenemos que poner en valor, y de las que tenemos que aprender. 
 
¿De qué manera afecta la pandemia a la soledad de las personas con discapacidad que viven en áreas rurales?
 
Bastante. Las quiebras importantes en derecho a la salud pueden provocar en las personas solas con discapacidad una mayor ansiedad, una mayor tristeza y una mayor quiebra de su integridad física y moral.
 
Asociaría la soledad con otra cuestión importante, puesto que la mirada de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad todavía no ha permeado en el mundo rural. En lo rural se sigue viendo a la persona con discapacidad como ese ser al que hay que proteger, al pobrecito, al que se sigue tratando con el diminutivo en su nombre, que nace de la conmiseración, de la protección y que provoca una situación muy lacerante.
 
Si te tratan de esa manera, no vas a tener la oportunidad de relacionarte con gente, por ejemplo de tu edad. Recuerdo gente joven con discapacidad intelectual que solo estaba con gente mayor, sin poder relacionarse con los de su edad porque se les ha negado en los círculos más cercanos su oportunidad de ser, de autodeterminarse, de elegir… Eso provoca, sin duda, una incidencia muy acentuada en cuestiones de aislamiento, en cuestiones de autoperfección hacia uno mismo. Todo ello conforma un binomio perturbador que alimenta, sin duda, la soledad.
Jesús Martín, durante una entrevista.
 
Durante la pandemia se ha amplificado el debate de repoblar la España vaciada. El teletrabajo, que se ha impulsado por el Estado de Alarma, ha motivado que numerosas personas se trasladen -o deseen hacerlo- desde las ciudadades a los entornos rurales. ¿Puede mejorar esta voluntad de repoblación de la España rural la situación de las personas con discapacidad que viven en ella?
 
Cerca de un millón de personas con discapacidad que residen en el medio rural puede tener oportunidades importantes en ese retorno a los pueblos. Para ello, debe ponerse lo rural en la agenda de las políticas públicas desde una visión inclusiva. Este desarrollo rural inclusivo que demanda el CERMI tiene que tener recursos públicos y la mirada que propone la Convención.
 
En esa vuelta a lo rural, que personalmente me parece más una declaración de intenciones y algo más retórico de lo que se quiere hacer, una buena oportunidad sería conectarlo con el tema de la sostenibilidad. 
 
En la España rural conocen muy bien su entorno: cómo es la situación de los árboles, de los bosques… Quienes viven en ella saben más que nadie lo que es la sostenibilidad. Para ellos es su ‘modus vivendi’, su entorno natural y tenemos que dejar de hablar de despoblación y, como comentas en la pregunta, hablar de repoblación y no de despoblación.
 
Además, en esta tragedia que es la emergencia climática, podemos tener oportunidades interesantes para activar nuevos yacimientos de empleo, en el medioambiente, que permitan a personas con y sin discapacidad permanecer en el entorno rural, además de atraer a él a nuevas personas para que vayan a esos espacios. 
 
¿Cuáles son las principales demandas desde el CERMI para mejorar la situación de las personas con discapacidad en las áreas rurales?
Jesús Martín (3)
 
Por una parte, tenemos que hacer un esfuerzo importante desde las asociaciones de la sociedad civil y del movimiento CERMI por mantener un contacto permanente con las entidades locales, con diputaciones y gobiernos autonómicos para incluir la Convención en las políticas locales y rurales.
 
Las personas con discapacidad y sus familias debemos ser consideradas como agentes claves del proceso de transformación del medio rural en un entorno inclusivo, que nos lleve a un modelo más sostenible y armónico, donde todas las personas podamos desplegar nuestro potencial humano.
 
Otro elemento nuclear es la tecnología, puesto que en el entorno rural sigue habiendo una brecha en los recursos, como fibra óptica e Internet, que dificulta o impide en casos la interacción y la conectividad.
 
¿Y cómo podemos mejorar la situación de soledad de las personas con discapacidad en las áreas rurales?
 
Tenemos, sobre todo, que poner la mirada en los derechos humanos. La soledad puede ser un elemento tremendamente lacerante de la dignidad humana que es el elemento nuclear del cual se despliegan todos los Derechos Humanos. 
 
En el entorno rural, ese excesivo paternalismo nos aleja de nuestra libre autodeterminación. Así, es muy complicado salir de ese círculo vicioso de soledad, con lo cual la soledad alimenta esa visión paternalista, porque va a permitir que esa persona no tenga voz propia, no pueda o quiera expresarse. Este tipo de aislamiento te hace creer que no vales.
 
¿Ha mejorado esta situación?
 
Diría que no. Soy pesimista. Es verdad que la soledad lleva poco tiempo en la agenda de la España vaciada. Ha empezado recientemente a abordarse. El CERMI ha hecho una apuesta importante contra ella, pero no soy optimista. 
 
La soledad tiene que conectarse con los Derechos Humanos, con liberarnos de barreras, de muros, de opresiones, de esos cuidados mal entendidos. En el entorno rural, las personas con discapacidad seguimos silenciadas y prácticamente inertes. 
 
Afortunadamente, he sido un niño rural y he tenido una familia que desde el principio me dijo para adelante, he tenido una escuela y unos amigos maravillosos, y un pueblo que es inmejorable. 
 
Para mí, si hoy estoy trabajando en el CERMI ha sido por mi familia y gracias a mi pueblo, a mí familia y mis vecinos que siempre me vieron como Jesús y nunca me vieron como una persona con discapacidad. No sé, si hubiera nacido en una ciudad como Madrid en los años 70, si sería la persona que soy ahora. 
 
¿Y en relación con la mujer?
 
Este es un aspecto importante. El 71% de las mujeres con discapacidad residentes en el medio rural consideran que tienen peor calidad de vida que los hombres con discapacidad, según estudios de la Fundación Cermi Mujeres
 
Además, un 67% afirma que encuentra mayores dificultades que la población masculina a la hora de establecer redes sociales, amistades o independizarse. No hay que dejar de mencionar el machismo y las violencias machistas que las personas con discapacidad, especialmente las mujeres, viven. 
 
¿Y, por último, los más urbanitas, qué visión debemos tener al mirar al pueblo?
 
No tenemos que ver al pueblo como algo exótico, sino como algo nuclear y esencial de España. Creo que lo rural es lo común, lo que nos une a todas y todos, independiemente de los valores constitucionales. Lo rural es el mejor elemento de cohesión social y de cultura del país.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España