CERMI en las redes sociales

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.

cermi.essemanalel periódico de la discapacidad

viernes, 21 de abril de 2017cermi.es semanal Nº 254

"3,8 millones de personas con discapacidad, más de 7.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Banner: convención internacional sobre derechos de las personas con discapacidad. Abre en ventana nueva.

Entrevista

Íñigo Alli, portavoz del Grupo Mixto en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad

“La discapacidad se desarrolla en la interacción con el resto de la sociedad, cuando eliminemos las barreras eliminaremos el grado de discapacidad”

21/04/2017

Blanca Abella

Asegura que no entiende muy bien cómo ha llegado un biólogo a ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados, pero sí sabe que sus conocimientos en biología le han aportado un lado humanista de las cosas. Su compromiso con la discapacidad le viene de familia y se ha convertido en uno de sus principales motivos a la hora de trabajar en cualquier frente que se proponga. La inclusión es su referencia absoluta en esta conversación y su lucha inmediata, el cambio en la ley electoral para lograr el voto de 100.000 personas con discapacidad que hoy no pueden ejercer ese derecho. El empleo de las personas con discapacidad y el acceso universal es, a continuación, su mayor preocupación.

Íñigo Alli, Diputado de UPN en el Congreso y Portavoz de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad¿Cree usted que es necesaria la cercanía familiar o personal para tener un compromiso real con la discapacidad?, ¿qué se podría hacer para que todo el mundo adquiera ese compromiso aunque no conviva con la discapacidad?
 
Por los valores o educación que hemos recibido, cuando vemos a una persona en silla de ruedas, lo primero que vemos es su silla de ruedas, su factor limitante, y eso es un problema muy serio, porque lo que tenemos que entender es que esa persona, que tiene sus días buenos y sus días malos, sus enamoramientos, sus ilusiones, sueños… y que tiene una discapacidad, también tiene muchas capacidades. Si llevásemos una vida cotidiana entendiendo que la diversidad nos enriquece y que  en la individualidad del ser es donde se desarrollan todas las potencialidades, dejaríamos de clasificar y de estigmatizar. A partir de ahí se crearía una sociedad diferente, tendríamos todos un mayor compromiso con el vecino y no seríamos tan individualista. En mi etapa pública es a lo que me quiero dedicar y es lo que estoy haciendo humildemente en el Congreso, dar pequeños pasos legislativos para empoderar a las personas con discapacidad.
 
¿Qué ha logrado en esta breve etapa en el ámbito de la discapacidad, en esa comisión que usted mismo ha impulsado para que tenga más peso?
 
Llevo en el Congreso menos de un año y hemos logrado dos cosas, la primera que la Comisión de Discapacidad tenga por fin, 14 años después, rango legislativo, y eso supone que las decisiones que emanen de esa comisión tengan carácter de ley y por tanto sea mucho más rápido en su aplicación en el día a día de las personas con discapacidad y sus familias. Me siento muy orgulloso de que el partido al que pertenezco, que es Unión del Pueblo Navarro, me haya dado esta oportunidad de liderar esta petición y que se hayan unido por unanimidad todas las fuerzas políticas. Desde la unidad de los escaños, en el Congreso, hemos logrado que todas las fuerzas políticas pongan el foco en la discapacidad. 
 
La Comisión de Discapacidad visita el Parlamento navarroOtro gran paso ha sido llevar a la Comisión de Discapacidad, el pasado mes de marzo, a Navarra, a conocer qué se ha hecho en los últimos años en materia social y ha sido una experiencia fantástica, porque el gran problema de los políticos es que hemos perdido el sentido común de la calle, hablamos muchísimo, pero no estamos en el contexto diario. Yo tengo la suerte de vivir diariamente en una familia con una niña con discapacidad, y nos viene muy bien a todos una cura de humildad. Y lograr que la Comisión de Discapacidad vea en Pamplona siete centros diferentes de personas con discapacidad intelectual, psíquica, mental, etc. ha sido muy enriquecedor, y sobre todo también vernos fuera de las cuatro paredes del Congreso y conocernos como personas, porque antes que políticos somos personas. 
 
Entre los temas que prioriza el CERMI en su lucha por los derechos de las personas con discapacidad, insiste en el derecho a voto para todos. Aunque todas las fuerzas políticas confirman su apoyo para el cambio de la Loreg (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), no termina de lograrse el impulso definitivo, ¿qué puede hacer la Comisión de Discapacidad en este sentido?
 
Nosotros ya lo hemos hecho. El 15 de febrero de este año registramos una iniciativa de mi partido en el Congreso de los Diputados para que las personas con discapacidad, tras un proceso de incapacitación judicial, puedan votar. Además soy portavoz también de la Comisión del Constitucional, por tanto ahora que se ha aprobado una subcomisión en la que se va a reformar la ley electoral, en su artículo tercero, que es donde prohíbe a esas personas votar, nosotros ya hemos hablado con todos los grupos y en el momento que llegue a su deliberación, tenemos el apoyo unánime. Ese proceso está a punto de lograrse. Quiero llevar a esa subcomisión al presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, al presidente de Plena Inclusión, etc. para que den esa voz y lo entiendan. 
 
El objetivo que debiéramos tener todos los políticos para las personas con discapacidad desde el ámbito público, se resume en tres cosas, primero, que tengan una vida inclusiva, ser uno más; segundo, que se desarrollen como personas, y tercero, que puedan tomar las decisiones en el desarrollo de su propia vida, es decir, que sean autónomas. Si logramos esas tres cosas y que todas las decisiones políticas estuviesen dirigidas a lograr esos tres objetivos, el mundo cambiaría radicalmente en España en relación a las personas con discapacidad. 
 
Para eso, la educación inclusiva, entre otras cosas, es fundamental.
 
Íñigo Alli, Diputado de UPN en el Congreso y Portavoz de la Comisión para las Políticas Integrales de la DiscapacidadDebiera ser uno de los pilares del gran reto de este país, que es apartar las ideologías y poner el foco en la educación. Es indispensable que uno de esos pilares sea la educación inclusiva. Por dos motivos, uno por la plena inclusión de las personas con discapacidad desde las etapas escolares, pero también por el conocimiento del resto de alumnos, que no solamente estimulan a esas personas con discapacidad, sino porque para ellos tiene un gran efecto esa convivencia, en el día a día, y ahí es donde lograremos esa sociedad basada en la diversidad sin diferencias. Entenderemos que primero está la persona, después sus rasgos, su condición, su discapacidad… 
 
Otra de las grandes batallas es la accesibilidad, entendiendo que existen hoy en día muchas barreras y muy distintas, no solo las mentales o físicas. 
Si no hay accesibilidad no hay inclusión y ese es el gran reto de la sociedad. Se ha legislado ya pero no se han dado grandes pasos, podemos legislar pero si luego no hay una continuidad no sirve absolutamente para nada.  Ese es otro de los grandes retos y que no se vea como un gasto sino como una herramienta, una inversión para lograr esa sociedad universal. Debemos dotar de recursos económicos y profesionales para que al final una persona, en su vida cotidiana, decida lo que decida, tenga esa posibilidad de ser uno más, porque la discapacidad se desarrolla en la interacción con el resto de la sociedad, por tanto creo que cuando eliminemos las barreras eliminaremos el grado de discapacidad. 
 
Ha hablado de servicios, recursos y una serie de apoyos que requieren de una importante red pública o un trabajo como el que desarrollan las entidades de la discapacidad, sin embargo, a veces esas ayudas o ese trabajo es inexistente o está en peligro, ¿cómo se puede fortalecer esa red y proporcionar los recursos necesarios?
 
Se logrará cuando exista realmente un compromiso, el mismo que tienen las entidades sociales en representación de las familias de personas con discapacidad, por parte de los entes públicos, de la empresa desde su responsabilidad social, y el resto de la sociedad. Hasta que no logremos la plena inclusión de las personas con discapacidad, no habremos logrado nada. Hay que dotar de recursos suficientes, desde la exigencia, y eliminar cualquier barrera. Y por supuesto el lobby de las entidades sociales debe seguir como punta de lanza de la mejora de las personas con discapacidad. 
 
Hablando del lobby, que no solo ha aportado recursos y servicios, sino que ha hecho una tarea fundamental en este proceso de inclusión de la discapacidad, con un trabajo profesional, ¿cómo valora la aportación de esta representación de la sociedad civil?
 
No tengo más que palabras de agradecimiento. Valoro sobre todo la gran transformación de las entidades sociales a su profesionalización. Ha habido un giro desde el voluntarismo, absolutamente necesario para mover el mundo, para una causa como es la vida autónoma de las personas con discapacidad, pero sobre todo en su profesionalización, en su preparación y en su aportación y construcción para una sociedad mejor. Creo que jamás habrá suficientes agradecimientos para lo que han logrado. Lo perfecto sería que las entidades como el CERMI desaparecieran, porque significaría que hemos logrado efectivamente su gran objetivo, pero creo que le quedan muchísimos años de vida. 
¿Cree que el sector empresarial valora cada vez más a los trabajadores con discapacidad y cuenta con ellos como una apuesta de negocio?
 
Íñigo Alli,Portavoz de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad, reunido con el CERMINCreo que todavía no, ha habido avances en materia educativa, en materia sanitaria, de servicios sociales, en materia de vivienda… pero todavía hay muchísimo recorrido en el acceso laboral. Y ya no hablo de centros ocupacionales o Centros Especiales de Empleo, hablo del acceso laboral normalizado y adaptado a la capacidad de las personas. 
 
El compromiso de las empresas, no solo para ganar dinero y generar, que está muy bien, sino también para contribuir a la sociedad dando empleo a las personas con discapacidad, no como un compromiso o puro marketing, sino porque creen en esa diversidad. 
 
Hablaba antes de los problemas de estigmatizar y clasificar; hay dos discapacidades sobre las que pesa ese estigma, especialmente en temas de empleo donde presentan los datos más bajos, como son la discapacidad intelectual y la enfermedad mental, ¿cómo se puede cambiar esta tendencia?
 
Es verdad que ha habido avances y existen grupos de empresas, entidades sociales, que dan empleo a estas personas, pero creo que eso no tiene nada que ver con lo que estamos hablando cuando hablamos de inclusión real, tiene que existir empleo adaptado a cada perfil y con los apoyos que se requieran. Ahí tenemos mucho que hacer y sobre todo tenemos que legislar, pero que se cumpla, no como con la Lismi, que introducía grandes reformas pero que no servía casi para nada porque casi nadie cumple ese porcentaje en sus plantillas. Por lo tanto, no solamente es legislar sino comprometer y sensibilizar, y labores como la del CERMI o las entidades sociales de la discapacidad, o los políticos que estamos aquí, tenemos que dar ejemplo y lograrlo poco a poco, paso a paso. 
 
¿Por qué cree que las leyes sociales tienen un incumplimiento tan reiterado?, ¿cómo puede corregirse esa propensión?
 
Hay que incluir disposiciones adicionales que impongan efectivamente unas sanciones a esos incumplimientos. Ese sería un buen plan, pero es verdad que uno de los grandes perjudicados de esta crisis financiera, económica y de valores, ha sido el ámbito social, claramente, y todavía nos estamos levantando, parece ser, de ese tsunami que hemos sufrido. Ahora tenemos que volver a levantarnos y volver a dotar de los recursos suficientes, siempre, insisto, desde la exigencia, es decir, los recursos públicos tienen que ir encaminados directamente a las personas, en servicios directos a las personas. El dinero público debe ir a la persona, en cuidadores o servicios profesionales, pero que sea ínfimo el coste en estructura, porque existen muchísimas duplicidades en relación al ámbito social que hacen necesaria también una reflexión en ese sentido.
 
¿Cuál es hoy la tarea inmediata como portavoz en la Comisión de Discapacidad del Congreso?
 
Ahora mismo lograr que en los próximos tres o cuatro meses se cambie el artículo tercero de la Loreg y por lo tanto que todas las personas con discapacidad, pasen o no por un proceso de incapacitación judicial, puedan votar, o sea que esas 100.000 personas que no pudieron votar el 23 de junio del año pasado puedan hacerlo a partir de ahora. Y el siguiente paso es cómo lograr una adaptación al acceso laboral normalizado de las personas con discapacidad, cómo lograrlo y poner objetivos o cuantificar los avances que se alcancen. Tal vez sea a través de un plan nacional de empleo adaptado a personas con discapacidad, por lo tanto desde la exigencia al Gobierno central de que se distribuya a lo largo y ancho de todas las comunidades autónomas, o con la modificación de algún artículo de algún decreto, habrá que analizarlo. Lo que tengo claro es que lo haré de la mano de las entidades de la discapacidad, preguntando realmente a quien sabe y quien lleva años en esto.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.