CERMI en las redes sociales

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.

cermi.essemanalel periódico de la discapacidad

viernes, 15 de diciembre de 2017cermi.es semanal Nº 283

"3,8 millones de personas con discapacidad, más de 7.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Jesús Hernández, Director de Accesibilidad universal de Fundación ONCE

“La legislación relativa a la accesibilidad es una legislación de segunda porque no se cumple con el mismo rigor que el resto”

15/12/2017

Blanca Abella - Imágenes: Jorge Villa

A pesar de ser uno de los expertos más notables en accesibilidad universal en nuestro país, Jesús Hernández habla continuamente de aprender e investigar, aunque también de enseñar y reclamar. Asegura que los ciudadanos con discapacidad deben ser responsables y denunciar las graves discriminaciones a las que a menudo se enfrentan por la persistencia de las barreras y al mismo tiempo respalda la acción reivindicativa, y colaborativa, del CERMI, junto con la de la Fundación ONCE, que lidera el trabajo divulgativo y de investigación. Ambas entidades son únicas y han logrado un gran avance en nuestro país, pero hay que seguir luchando para que “las administraciones públicas se lo tomen en serio” y los futuros profesionales interioricen el diseño universal.

Jesús Hernández, Director de Accesibilidad universal de Fundación ONCEPasada ya la fecha señalada del 4 de diciembre, ese límite legal que marca la ley para que todos los productos, bienes, entornos y servicios sean accesibles en nuestro país, ¿qué balance hace del incumplimiento generalizado?, ¿qué tenemos que hacer ahora?
 
Sobre todo aprender, ahora lo que nos toca es aprender de lo que hemos hecho mal, de la falta de implicación por parte de las administraciones públicas, aunque esa implicación la hemos tenido en el ámbito legislativo donde sí lo hemos conseguido, pero se confirma una vez más que en nuestro país nos cuesta cumplir la ley y se confirma una vez más que la legislación relativa a las personas con discapacidad y a la accesibilidad en particular es una legislación de segunda, porque no se cumple con el mismo rigor que el resto de legislaciones.
 
Y cuando se produce un incumplimiento tan generalizado de una ley tan fundamental, ¿qué esperanza les queda a las personas afectadas?, ¿qué acciones quedan por acometer?
 
Queda la labor del CERMI, que siga trabajando como lo está haciendo hasta ahora, defendiendo los derechos de las personas con discapacidad. Y queda realmente que las administraciones públicas se lo tomen en serio.
 
¿Es necesario adoptar finalmente una postura combativa y reclamar a golpe de denuncia el cumplimiento de manera individual?
 
Creo que cada uno como ciudadano debemos luchar y defender, exigir nuestros derechos como personas con discapacidad, cada uno de nosotros debemos de poner de manifiesto en qué momento nos sentimos discriminados por un grave incumplimiento de la ley, ahí sí que debemos ser ciudadanos responsables. 
 
Y desde las entidades o el tejido asociativo, ¿cuál es la acción adecuada a la realidad actual?
 
Jesús Hernández, Director de Accesibilidad universal de Fundación ONCEEn Fundación ONCE, lo que estamos haciendo y llevamos haciendo desde que nacimos hace 30 años es, en primer lugar ‘ayudar a hacer’, a través de diferentes convenios de colaboración con otras entidades, pero ahora, la fase en la que estamos es en la de ‘enseñar a hacer’, y estamos dando mucha formación, generando conocimiento y aprendiendo nuevas formas de hacer a través de proyectos de investigación. Creo que eso es muy útil para todos. En esa generación de conocimiento se incluyen los informes de análisis de situación, como son el observatorio de accesibilidad, que llevamos haciendo desde 2011; cursos de formación; generación de material para profesores que incorporen el diseño para todos en las carreras, en el currículum formativo… eso es sembrar a muy largo plazo, o no tan largo plazo porque los profesionales, cuando acaben su carrera, en cuatro o seis años, ya sabrán de accesibilidad. Pero todavía nos queda un largo camino para que sea una realidad que todos los profesionales, todos los universitarios, salgan sabiendo de accesibilidad y diseño para todas las personas. Creo que esa labor es fundamental. La labor de exigencia de derechos como representante de la discapacidad la hace el CERMI y la hace muy bien. Nosotros hacemos una labor de apoyo en conocimiento, en enseñar y en descubrir nuevas formas de hacer.
 
¿En qué aspecto se vulnera más la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social para que todos los productos, bienes, entornos y servicios sean accesibles, con arreglo a las condiciones básicas de no discriminación y accesibilidad universal?
 
En tecnología hemos avanzado. En edificación nos cuesta todavía seguir avanzando y, lamentablemente, todavía nos encontramos con algún edificio, incluso de nueva construcción, que vulnera la ley. Acabamos de presentar el informe de transporte accesible a través del Eurotaxi y nos encontramos con que el 63% de las ciudades incumple la ley y que tenemos 5 ciudades que no tienen ninguno, y hablamos de ciudades de más de 50.000 habitantes o capitales de provincia, que hay muchas más ciudades, pero no hemos llegado a todas, nos ha sido imposible técnicamente, pero hemos analizado un buen número de ciudades.
 
¿Resulta tan difícil cumplir con una simple cuota legal, que no es tan exigente, para ciudades tan grandes?
 
No es nada difícil cuando un 40% de las ciudades lo han conseguido. Y ha habido ciudades que han puesto en marcha mecanismos de impulso y de apoyo al taxista para que genere negocio, para que sea rentable, porque tenemos que tener en cuenta que son empresarios y hay que apoyarles también. En algunos casos incluso se han regalado licencias, se han dado de forma gratuita, adscritas al servicio de taxi; se han incentivado a través de subvención; se permiten siete plazas… es decir, ha habido medidas creativas que lo han favorecido. 
 
Jesús Hernández, Director de Accesibilidad universal de Fundación ONCE¿Esas medidas provienen de un mayor compromiso político?
 
Siempre es un compromiso político, una convicción firme.
 
En ese sentido, siempre se dice que se ha logrado avanzar mucho en los derechos de las personas con discapacidad en los últimos años, aunque quede mucho por hacer, pero ¿a qué se deben los avances, a las presiones del sector asociativo, a las leyes, a la firme creencia en el derecho al acceso universal?
 
Creo que ha sido un trabajo conjunto. Casi todos hemos trabajado con un único objetivo y con diferentes estrategias, pero nuestro objetivo era la accesibilidad en entorno, productos y servicios. Cada uno hemos desarrollado un papel en nuestro país y entre todos hemos ayudado a que esto cada vez sea más realidad, que nos queda mucho, por supuesto, pero cada vez es más realidad. Y debemos compararnos con el resto del mundo, estamos mejor que muchos países del mundo, que muchísimos.
 
¿Puede ser también porque el tejido asociativo en torno a la discapacidad de este país tiene una presencia y una fuerza como pocos?
 
En este país ocurren dos cosas que no ocurren en otros, hay un CERMI y una ONCE, con su fundación. Y son los dos elementos diferenciales con el resto del mundo. 
 
La barrera física ha sido siempre la más evidente, pero hay muchas más, ¿ha sido la accesibilidad cognitiva la última en llegar o todavía existen barreras invisibles o desconocidas?
 
Sí, claro que sí. Existen barreras invisibles y barreras que poco a poco van  a ir aflorando y se van a ir poniendo de manifiesto. Y barreras que se irán creando con el avance de la sociedad si no incluimos el diseño para todos de una forma real y efectiva, y lo estamos viendo en la tecnología, con las aplicaciones (apps) hemos visto como nos hemos quedado al margen de su uso. Pero las barreras cognitivas están ahí, el avance para mejorar la accesibilidad para las personas con enfermedad mental está ahí, y nos queda mucho trabajo en ese campo. Y pongo un ejemplo: nosotros estamos apoyando a una investigadora que está en una universidad de Londres, que investiga cómo la iluminación afecta a las personas con autismo, como una barrera más. Esto arrojará luz a la hora de decidir cómo se ilumina un edifico en función de la luz, colores, paredes… Hay investigaciones bastantes buenas que se han hecho en el ámbito educativo, pero no sobre qué color afecta a una persona con enfermedad mental o con discapacidad intelectual, o qué tipo de iluminación. 
 
Jesús Hernández, Director de Accesibilidad universal de Fundación ONCELo que es cierto es que las barreras pueden aparecer incluso estando vigilantes las entidades de la discapacidad y participando de forma activa en la producción de nuevos bienes, productos o servicios accesibles. ¿No es así?
 
Piensa en un control de acceso por iris, y piensa en una persona que no tiene iris. Piensa en un control de acceso a través de huella digital, hay personas con malformaciones congénitas o amputaciones que no tienen huella… por poner un par de ejemplos. Y un ejemplo de barrera nueva es el bilingüismo, de hecho hemos hecho un informe recientemente. Es una barrera en el aprendizaje para menores con discapacidad intelectual y con discapacidad auditiva y supone una gran cantidad de problemas. 
 
¿Cuáles son las barreras más comunes, las que persisten pese al paso de los tiempos y el avance generalizado?
 
Hablar de una concreta es muy difícil, tenemos un montón, pero me gustaría destacar por ejemplo las adaptaciones en los puestos de trabajo, las barreras mentales de los directores de recursos humanos cuando entrevistan a una persona con discapacidad, cuando ven la discapacidad y no la capacidad. 
 
¿Cuáles son las líneas de trabajo en diseño universal que más dedicación requieren ahora?
 
Sensibilización y formación es ahora mismo nuestro gran reto, llegar a todos los profesionales.
 
Falta más compromiso precisamente en ese ámbito universitario, de investigación y estudio de la accesibilidad universal.
 
Estamos trabajando cada vez más y tenemos desde hace varios años un convenio de colaboración con la conferencia de rectores y creo que poco a poco lo vamos a conseguir, cada vez son más profesores los que están preocupados por este tema y nos han dado incluso un proyecto europeo para introducir el diseño para todos en carreras como Arquitectura o Ingeniería civil y lo abordamos con cuatro universidades europeas.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.