Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 06 de noviembre de 2015cermi.es semanal Nº 188

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España

"Las personas con enfermedad mental tienen que saltar al ruedo y ser ellos los protagonistas"

06/11/2015

Beatriz Sancho - Fotos: Confederación Salud Mental España

La democracia habla y, aunque podría haber sido un hito histórico en el movimiento asociativo de la salud mental que el candidato con trastorno bipolar que se postulaba para presidir la Confederación Salud Mental España hubiera ganado, por poco margen, un 20 % de los votos, pero aportando experiencia, trayectoria, posición y prestigio, Nel González Zapico vence. Como nuevo presidente, promete continuidad, pero desprende luz propia por su particular toma de conciencia, su talante, su vocación de servicio, su forma de pensar progresista y su reconocida "beligerancia".

Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental EspañaDenota todo el discurso de González, tímido quizás por la premura de la entrevista, unas ganas urgentes de ser el puente, que lo será, para invertir los papeles protagonistas, finalmente, entre los familiares y las personas con enfermedad mental. Y es que González apoya y alienta la participación de estas últimas en todo el organigrama de la confederación, que hablen con voz propia, porque "hay que llegar a ello", anuncia, "incluso en la presidencia". 
 
El nuevo mandatario de Consaludmental refiere también las dos facciones diferenciadas que conviven en la confederación, ciertas rencillas entreveradas, que se desvelan con respeto, no por remarcar un escenario bélico sino para augurar buenos presagios en pro de un "avance útil y eficaz" de nuestro movimiento. Si ambos posicionamientos no pueden, de momento, "homogeneizarse", armonizarse, amalgamarse, que al menos sean capaces de reconocer y aprender mutuamente, como pide el presidente, de las virtudes propias y ajenas, los unos de los otros. ¡Salve, salud al nuevo presidente! 
 
Acaba de aterrizar en el cargo de presidente de la Confederación Salud Mental España, pero lleva vinculado muchos años a la entidad. ¿Qué nuevos retos personales se ha propuesto para esta nueva "legislatura"?
 
Lo que más me preocupa y me entusiasma es poder culminar lo que está iniciado ya. Estuve trabajando ocho años con el anterior presidente de la entidad, José María Sánchez Monje, alguien muy difícil de superar como persona y como gestor, y todo lo que iniciamos está todavía en el camino, hay que continuar con ello. Pero hay retos nuevos porque tenemos el deber de adaptarnos a las demandas actuales de la sociedad. En este sentido, tenemos que preguntarnos qué es lo que se demanda, cómo enfocar la nueva problemática y cómo solventar las contradicciones que se presentan cada día y las que venimos soportando desde hace tiempo. 
 
Ilusión por mi parte no va a faltar y la experiencia vale, pero todo es cambiante y no es lo mismo estar en una asociación, que en una federación o que presidirla. Lo que ofrezco es mi entera disposición.
 
¿Puede ser un poco más específico sobre estos nuevos retos?
 
Son seis los retos principales y están explicados en mi campaña electoral. Pero el más importante de todo ahora es escuchar a las familias que acuden a nosotros con el problema de que un familiar suyo ha debutado en la enfermedad mental. Tenemos que ser capaces de apoyar y ayudarles. Como consecuencia inmediata, queremos conseguir que las personas con problemas de salud mental sean reconocidas, respetadas y puedan vivir una vida normal como cualquier ciudadano. 
 
Para ello hay que escucharles a ellos, a los que tienen un trastorno mental grave (TMG) en primera persona y darles la alternativa creyendo en su propia autonomía y en el respecto de sus derechos fundamentales, tal y como exige la 'Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad'. Y hay hacer esto con naturalidad y sin ningún tipo de temor. Las personas con enfermedad mental tienen que saltar al ruedo y ser ellos los protagonistas por delante de los familiares, aunque aún parece un poco utópico por la falta de recursos. 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"Las personas con enfermedad mental tienen que saltar al ruedo y ser ellos los protagonistas"  
Si pasara como en algunos países europeos, donde una persona joven se emancipa a los 20 años y cuando le aparece la enfermedad mental ya estaba independizada, sería más fácil también aquí que la persona con TMG pudiera continuar con su vida. Para que ocurra esto en España, necesitamos recursos como una asistencia sanitaria adecuada, la rehabilitación de la persona y adecuación del empleo como poco. Eso es lo que queremos, primero escuchar a la persona con TMG y después a las familias. Esta organización originalmente priorizaba a las familias, pero hay que cambiar. 
"Lo que queremos es escuchar primero a la persona con TMG y después a las familias. Esta organización originalmente priorizaba a las familias, pero hay que cambiar"
Para que esto ocurra, ¿qué hay que cambiar entonces en la confederación?
 
Respecto a la organización hay dos puntos importantes en los que hay que avanzar. Uno es en el conocimiento real de nuestro movimiento asociativo para hacerlo útil y eficaz. En este sentido, hay que mejorar nuestras capacidades de gestión, de interlocución, de atención la gente y la comunicación entre nosotros porque, aunque tenemos una causa muy clara que nos une: la idiosincrasia, el momento en el que se encuentra cada persona, etc., otras pueden variar entre entidad y entidad, y hay que ver hasta qué punto somos capaces no de homogeneizar sino aprender de todos y reconocer todo lo que hacen los demás para avanzar. 
 
El otro tema que implica también a la confederación es el relacionado con la transparencia. Hoy en día una entidad tiene que estar perfectamente dotada, profesionalizada, tiene que ser contrastable por cualquier entidad en cualquier momento y hay que hacerlo con auditorías, un código ético para que todo el mundo se vincule y sepa dónde trabaja y qué perseguimos.
"Hay que mejorar la comunicación entre las entidades y ver hasta qué punto somos capaces no de homogeneizar sino aprender de todos y reconocer todo lo que hacen los demás para avanzar" 
Por supuesto, de cara a la estrategia de la confederación, buscamos el empoderamiento de la persona con problemas de salud mental, su autonomía y el respeto de sus derechos fundamentales. 
 
Los nuevos retos legales, sociales o de funcionamiento se deben abordar desde una visión muy leal y concreta. Nosotros sabemos que lo hacemos bien y queremos hacer las cosas nosotros mismos. Lo comento porque en la propia confederación hay otra serie de empresas, fundaciones, que tienen un interés de lucro, muy legítimo, pero que no compartimos porque nosotros queremos realizar proyectos también, pero sin ánimo de lucro. Esta es precisamente la problemática, la disyuntiva a la que me refería al inicio y que queremos solventar por las contradicciones que plantea en la confederación.
 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España
 
El consejo consultor de la confederación tiene mucha esperanza en que esto sea así y que este órgano sea muy útil para la entidad porque lo forman una serie de personas sabias, que colaboran altruistamente con nosotros. Está diseñado para que sea un foro de discusión permanente y está formado, a partes iguales, por personas con TMG, familiares, especialistas en gestión (empresarios que fueron consejeros), psiquiatras, trabajadores sociales, psicólogos... 

¿Cómo se podría implementar este consejo?
 
En mi opinión, faltaría incorporar, y estamos hablando de ello, a profesionales de la comunicación, periodistas, e incluso alguien del mundo de la judicatura. De momento somos doce personas, no se pueden ser más por una cuestión económica porque aunque no se les paga, si los miembros tiene que desplazarse desde otras comunidades autónomas a Madrid, tenemos que pagarte una noche de hotel, comida... las dietas, que se llaman. 
 
Esto limita y hace que ajustemos el número de miembros del comité consultor, pero tendríamos que ser quince. Para lograrlo, hay que buscar gente que financie, en eso estamos. Hay que valorar de verdad a la gente que aporta y que viene a construir.
 
Tiene que haber algún objetivo nuevo que quiera abordar en esta nueva legislatura.
 
Lo que más me preocupa, además de la participación y de la colaboración de la empresa privada para dicha financiación, es conseguir una nueva forma de enfocar, acoger, escuchar y de dar soluciones no solo a las personas con TMG y sus familiares sino a la sociedad. Es primordial concienciar a la sociedad con la filosofía de la confederación de que hay que devolver la dignidad a las personas que, en su día, fueron segregadas. Y esta vez, queremos hacerlo de forma diferente: contando en este debate ético con las propias personas que tienen enfermedad mental.
"Es primordial concienciar a la sociedad de que hay que devolver la dignidad a las personas que fueron segregadas. Y esta vez, queremos hacerlo de forma diferente: contando con las propias personas que tienen enfermedad mental"
Hay un "autoestigma", que nosotros mismos nos creamos cuando nos diagnostican de TMG, de una relevancia enorme y que merma nuestra capacidad para adaptarnos, para aceptar la enfermedad mental y que nos hace perder años de nuestra vida hasta que recuperamos las riendas. De ese "autoestigma" también hay que concienciar a la persona que acude a las asociaciones, a sus familias, en la escuela, a la sociedad. ¿No le parece?
 
Totalmente de acuerdo. Nadie está exento de que le pase a él o a un familiar porque los trastornos mentales son tan antiguos como la raza humana y nos acompañarán muchísimo tiempo más.
 
Es imprescindible. Hay que ser humildes y cautos al hablar de enfermedad mental porque las personas con TMG, cuando debutaron con su primera crisis, tuvieron una experiencia muy cruda y un aprendizaje muy duro precisamente por el estigma. Es por ello que el debate tiene que hacerse con participantes con enfermedad mental, ya que la sabiduría y el conocimiento suyo, que lo viven en primera persona, es incomparable. 
 
Existe una crítica social a que los equipos directivos se perpetúen en los cargos porque puede llevar a cierta endogamia, a perder la frescura... ¿Cuáles son los pros y los contras de asentarse más de dos legislaturas en las cúpulas de las entidades?
 
La renovación es siempre positiva. Otra cosa es que detrás de la palabra renovación se enmascare un deseo de cambiar las cosas. Esta casa, la plataforma de Salud Mental España, tiene un importantísimo valor estratégico porque la enfermedad mental está en aumento. Sin embargo, insisto, con la misma plataforma se pueden hacer cosas totalmente opuestas. Nosotros ahora mismo abogamos por la autonomía, la recuperación, el empoderamiento, los derechos humanos y civiles y, para ello, reivindicamos recursos de la administración y del entorno. Esto es una forma de cambiar todo.
"Ahora mismo abogamos por la autonomía, la recuperación, el empoderamiento, los derechos humanos y civiles y, para ello, reivindicamos recursos de la administración y del entorno. Esto es una forma de cambiar todo"
Otro, en cambio, atendiendo también a la persona con TMG, priman la seguridad, que no haya peligro para ellos y se postulan a favor de las incapacitaciones, de la tutela... ¡y no señor!. Tutela e incapacitación es el último recurso. Las personas con TMG, con recursos suficientes, con apoyos y con una cultura de salud mental social pueden y tienen que salir adelante. Cuando nos toque 'el bajón' está bien que tengamos a quién recurrir y contar con recursos públicos y privados para rehacer nuestra vida porque, efectivamente, hay personas con enfermedad mental muy 'cronificadas' y muy estropeadas, pero que son tan dignas como tú o como yo. Pero no se puede anular a las personas sino acompañar, entender, apoyar... y sin paternalismo, por favor.
 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental EspañaMe está diciendo que de dentro de la confederación hay criterios opuestos para actuar sobre la persona, que hay gente a favor de la incapacitación y vivir de una pensión, y otra facción, que es lo que tiene que ser y lo moderno, que quiere capacitar a las personas con TMG, rehabilitarlos, incluirlos social y laboralmente y que sean autónomos. 
 
Exactamente. Eso es lo que hay. Nosotros, la mayoría de las federaciones, trabajamos por esta segunda opción. Y detrás de muchos de los que utilizan esa etiqueta de renovadores, hay intereses privados. Pero lo importante es que quede claro que desde la confederación se atiende a las personas, de una forma o de otra. 
 
¿Cuántas personas con problemas de salud mental engrosan la nueva junta directiva de la federación? ¿Cuántas mujeres y cuántos hombres, hay paridad?
 
El mecanismo para que haya personas con enfermedad mental en la junta directiva es que sean elegidas como presidentes en su propia federación, ya que lo forman 19 personas, una por comunidad autónoma y por ciudad autónoma. Como en ninguna federación h salido un presidente con TMG, tampoco hay ningún miembro de la junta directiva con enfermedad mental. Sin embargo, uno de mis propósitos es potenciar la participación de las personas con problemas de salud mental. De hecho, tenemos ese comité asesor, citado anteriormente, contemplado en el organigrama que, además de útil, es muy importante porque nos aporta ideas magníficas y directrices, aunque a día de hoy no sea insuficiente. 
"Lo que pretendemos es encontrar muchas más fórmulas de participación para las personas con TMG y que estén en la junta directiva y en todos los actos que se hagan"
En este mismo sentido, José María Sánchez Monje ya invitó a una persona del comité de usuarios a asistir a la junta directiva porque así escucha, participa y compartimos. No tiene voto, pero sí voz. Lo que pretendemos es encontrar muchas más fórmulas de participación para las personas con TMG y que estén en la junta directiva y en todos los actos que se hagan. Es más, mi intención es que en algunas cosas importantes, no de gestión diarias, como encuentros en ministerios, partidos políticos, etc., que venga una persona del comité asesor conmigo. Porque si no es así, estamos haciendo lo mismo que se hacía en el despotismo ilustrado.
 
A las puertas de las elecciones generales del 20-D, el CERMI ha presentado a los partidos políticos que han manifestado que se presentan, una serie de propuestas relacionadas con los derechos, la inclusión y el bienestar de las personas con discapacidad y sus familias para que las incluyan en sus programas electorales. ¿Cómo de necesario es para la confederación trabajar con los partidos y mantener una relación política constante con ellos para lograr que se comprometan con los derechos de las personas con enfermedad mental y sus familias? 
 
Es totalmente necesario. La Confederación Salud Mental España está dentro del CERMI que es el órgano político más importante de la discapacidad de este país e incluso, en algunos casos, las entidades deberíamos cederle soberanía. Nosotros, como cada una de las asociaciones y federaciones del movimiento asociativo, tenemos nuestros contactos con los partidos políticos y, de hecho, me acaban de confirmar que uno de los partidos emergentes quiere organizar un encuentro para conocernos. 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"La confederación está dentro del CERMI y que es el órgano político más importante de la discapacidad de este país e incluso, en algunos casos, las entidades deberíamos cederle soberanía"
A los que nos conocen volvemos a visitarles con nuestras propuestas y que son siempre, más o menos, las mismas y les recordamos que "no hay salud sin salud mental" y que la salud mental es el tema más importante de la Sanidad en occidente porque consume la mayoría de los recursos. ¿Sabe la gente qué cantidad de recursos consume la depresión por baja laboral? Es una barbaridad y por eso les advertimos que la salud mental tiene que ser prioritario en la agenda política si queremos cuidar a la sociedad y dar un buen servicio público a las personas. Tiene que convertirse en fundamental. 
"La salud mental tiene que ser prioritario en la agenda política si queremos cuidar a la sociedad y dar un buen servicio público a las personas. Tiene que convertirse en fundamental"
Dentro de la panoplia de propuestas del CERMI aludidas, hay varias que tienen que ver específicamente con las personas con problemas de salud mental. Una es la reforma inmediata de la Ley Orgánica Régimen Electoral General, ya que de las 800.000 personas con discapacidad que no pueden votar, muchas de ellas es porque tienen problemas de salud mental. ¿Le parece esto "una negación de la democracia" tal y como lo calificó el presidente del CERMI?
 
Lo corroboro y lo afirmo con la misma vehemencia que Luis porque no hay derecho. Hay personas que pueden tener una dificultad en algún momento de su vida, pero no por ello se les puede cercenar su derecho al voto. Es un delito impedir que las personas con enfermedad mental voten. Y lo mismo respecto a otras discapacidades. 
"Es un delito impedir que las personas con enfermedad mental voten. Y lo mismo respecto a otras discapacidades"
Un comentario añadido a esta frase del propio Pérez Bueno: "todavía permanece en el imaginario de muchos políticos la idea de que las personas con discapacidad intelectual o con enfermedad mental son influenciables, ciudadanos de segunda".
 
Esa es la clave. La clave está en el estigma y en que no tomamos conciencia de que no todo el mundo somos iguales: unos dan más, otros se cansan antes, otros después, unos son más fuertes o más débiles, más jóvenes... pero todo es lo mismo, no podemos negar ningún adjetivo que pertenezca al ser humano. 
 
Además de una reforma de la Constitución para constitucionalizar como fundamentales los derechos sociales, el CERMI exige que, mediante Ley Orgánica, se adapte todo el ordenamiento jurídico español a la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad. Entre los aspectos aún sin actualizar destacan, entre los que nos atañen, el de la libertad personal y, en este sentido, pide que se elimine "la posibilidad de los internamientos no voluntarios por razón de trastorno mental". ¿Cuál es su opinión?
 
Salud Mental España pide exactamente lo mismo y sabemos que para que eso pueda ser real tiene que existir una cultura de prevención, una serie de recursos y atención, una concienciación de la sociedad para que sepa que el TMG es algo que nos acompaña, que se puede detectar incluso en la escuela, que hay que atenderlo debidamente y que tiene que haber tolerancia ante la diversidad. 
 
La enfermedad mental suele ser una discapacidad sobrevenida y, muchas veces, llega en la juventud. Nuestros proyectos vitales se quiebran, se paralizan, cuesta remontar y pagamos un precio desorbitado para recuperarnos con nuestros mejores años, nuestra autoestima, con pérdidas de relaciones, con sufrimiento por la exclusión, la incomprensión propia y ajena, la no aceptación de la enfermedad, el estigma, el autoestigma que mencionaba antes... hasta que recuperamos nuestra vida. Se logra. Y hay que comunicarlo porque lo logramos muchos. ¿Qué habría que hacer para que tanto el sistema de prestaciones sociales y el laboral atiendan adecuadamente a las personas con discapacidad sobrevenida? 
 
El cuadro que has dibujado explica exactamente el camino por el que pasa una persona con problemas de salud mental. La discapacidad por enfermedad mental llega en un momento en que la persona no ha conseguido sus objetivos y eso impide que desarrolle su vida con normalidad, al menos durante un extenso período de tiempo. Y ante este panorama no nos queda más remedio que volver a la reivindicación y a decir que deben existir esos mecanismos sociales, culturales y de recursos suficientes para que ninguna persona se encuentre desorientada y vea su vida cercenada. 
 
Pero para ello, justamente, tienen que existir mecanismos rehabilitadores que permitan a las personas ser capaces de volver a recolocar su vida, a rehabilitarse. Entre ellos son fundamentales el acceso a la vivienda y al empleo. Y es que una persona que no trabaja no es productiva y automáticamente se siente estigmatizada, mucho más cuando esta persona tiene un TMG. El trabajo, igual tengo un concepto muy antiguo, dignifica y te permite tomar decisiones de cualquier índole, especialmente económica, y también equivocarte. Hay que dejarse de tabúes e hipocresía y buscar la solución para que las personas con problemas de salud mental enarbolen su bandera y sean autónomos, ciudadanos con su vivienda y su trabajo. 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"Hay que dejarse de tabúes e hipocresía y buscar la solución para que las personas con TMG enarbolen su bandera y sean autónomos, ciudadanos con su vivienda y su trabajo"
Me niego, y lo digo bien algo, a que el empleo para las personas con enfermedad mental sea trabajo exclusivamente protegido. Quiero que las personas con enfermedad mental tengan un trabajo con apoyo, pero, sobre todo, normalizado. Tienen que ser apoyadas en la empresa ordinaria porque cuando estás en la empresa ordinaria, como yo estuve durante 42 años, te das cuenta que hay muchos trabajadores que tienen sus peculiaridades y que, en cambio, ahí están trabajando. 
"Me niego, y lo digo bien algo, a que el empleo para las personas con TMG sea trabajo exclusivamente protegido. Tienen que ser apoyadas en la empresa ordinaria"
En la Educación, por tanto, ¿se debería enseñar que la enfermedad mental puede irrumpir en la vida de los jóvenes y que, de pasarles, no es necesario traumatizarse tanto como nos ha ocurrido a muchos?
 
Estoy totalmente de acuerdo. Cuando un adolescente tiene un problema de salud mental, nos damos cuenta. Es por ello que es importante que esa intervención social se haga en la Educación porque si hay una detección temprana y se atiende cuanto antes, esa persona no se estropea nada. Hay que tener esperanza, alimentar la ilusión, que es el motor de la vida, y reivindicar los valores de la generosidad y solidaridad para entender lo que está pasando en mi entorno, y tratarlo con cabeza.
 
En la escuela no solo hay que educar a las personas, sino también prevenir y observar. Para ello, hay que llevar a gente capacitada a los consejos escolares. Este tema, junto al de la atención psiquiátrica infantil, son muy importantes para la prevención y la detección.
"Hay que llevar a gente capacitada a los consejos escolares. Este tema, junto al de la atención psiquiátrica infantil, son muy importantes para la prevención y la detección"
¿Qué opina respecto a la "severidad" del sistema al reconocer la incapacidad y de su "inflexibilidad" para recuperar el talento de la persona con TMG mediante su rehabililitación, la adecuación de puestos de trabajo y que puedan compatibilizar el empleo con pensiones y apoyos sociales?
 
Va en contra los derechos humanos. No hay que presuponer nada de una persona que haya sufrido un episodio en su vida, eso está clarísimo. Este nuevo modelo legal de empleo que propone el CERMI es un trabajo de largo alcance, de concienciación, de reconocimiento. Las personas tienen derecho a equivocarse, a enfermar, a sanar y a recuperar todo aquello que no tenía o ha perdido. Y para lograrlo, la labor a desarrollar es muy grande.
 
Mujeres con enfermedad mental. Nos preocupa, nos ocupa, especialmente desde la Fundación CERMI Mujeres. ¿Por qué todavía las mujeres con enfermedad mental, como en el resto de discapacidades, siguen siendo doblemente discriminadas en todos los ámbitos: la inclusión laboral, social, en el acceso a cargos importantes de las entidades de la Confederación? ¿Qué medidas se le ocurre que podrían poner en marcha para lograr la igualdad entre hombres y mujeres con TMG en el movimiento asociativo?
 
Las mujeres, en general, se llevan la peor parte. Las mujeres son iguales que los hombres, y son poderosas. La perspectiva de género está contemplada en la confederación, la tenemos muy en cuenta. Aquí trabajan mujeres con problemas de salud mental. Empecé de monitor en un taller de cuero y vi que la mujer con enfermedad mental tiene un doble estigma. La enfermedad mental no pide permiso para entrar en la vida de nadie, pero es cierto que la mujer con TMG se lleva la peor parte y también para acceder al trabajo, sin duda, lo tiene más difícil. 
 
También hay que reconocer que las personas que tenemos TMG, si no fuera por nuestras madres y mujeres, estaríamos mucho más abandonados. La mayoría de los cuidadores son mujeres y la mayoría de ellas no reciben nada a cambio porque "es su deber" y no es cierto. Tienen que cambiar las cosas. Lo que está clarísimo es que sí hay una triple discriminación sobre la mujer con enfermedad mental.
"Lo que está clarísimo es que sí hay una triple discriminación sobre la mujer con enfermedad mental"
En la confederación, la perspectiva de género está integrada en todo. Lo último que hicimos es renovar los estatutos para hacerlo con lenguaje inclusivo y no sexista. La perspectiva de género nos preocupa mucho, desde la ejecutiva al comité de usuarios y pasando por los propios trabajadores, porque plantea un doble estigma con respecto a los hombres con TMG. 
 
El 10 de octubre, 'Día mundial de la Salud Mental', su antecesor tildaba de "imprescindible", al igual que defiende el CERMI, el empoderamiento de las personas con enfermedad mental y, aunque lo has mencionado de pasada, quiero insistir porque me parece muy importante para nuestro sector poblacional. ¿Por qué es importante que las personas con TMG decidamos nuestras vidas? ¿Cómo se lo explicaría a la sociedad?
 
Hay dos niveles: el que atañe a la persona, y el que atañe a la entidad y la sociedad. El de la persona tiene que ver con que, una vez que se estabiliza, tiene derecho a decidir su vida, esto es un derecho humano. Y respecto a la confederación y la sociedad porque, sencillamente, hay personas con enfermedad mental que valen un potosí y la gente que vale, con talento hay que aprovecharla. 
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"Hay personas con enfermedad mental que valen un potosí y la gente que vale, con talento hay que aprovecharla"  
No podemos condenar al ostracismo a nadie, ni ponerle una etiqueta ¡la gente vale! Y el que no vale para una cosa, vale para otra. Yo serví para mi trabajo y no para cirujano. Y tú eres periodista y no jardinera. La sociedad no se puede permitir el lujo de mantener al margen a las personas con discapacidad, la que sea, porque tienen mucho que aportar. ¿Que las personas con discapacidad necesitan atención? Claro que sí, y para eso estamos todos juntos aquí para borrar el estigma y llegar a buen puerto.
"No podemos condenar al ostracismo a nadie, ni ponerle una etiqueta ¡la gente vale!"   
¿Tienen pensado realizar iniciativas para que las personas con enfermedad mental comencemos a hablar en primer persona, con voz propia, tal y como persigue el tejido asociativo para todas las personas con discapacidad? Hay que darse cuenta que, en nuestra enfermedad, hay que salir del armario primero y eso entraña una dificultad añadida.
 
Sí. Tengo clarísimo que la participación de las personas con TMG en todos los estamentos organizativos será real. Ya lo está siendo, pero hay que aumentarlo muchísimo más. De hecho, quiero ir al Parlamento acompañado de alguna persona con problemas de salud mental. Y en algunos casos, que llegarán, que vayan ellos solos. Yo represento a la confederación y a todos ellos, pero quiero que quede por escrito aquí mi compromiso de que ese cambio, con pasos lentos, pero seguros, es real.
"Quiero ir al Parlamento acompañado de alguna persona con TMG. Y en algunos casos, que llegarán, que vayan ellos solos"
Tengo un sobrino con TMG, pero podía ser mi hijo. Cada día debutan en la enfermedad mental más personas. Y no me da la gana, soy beligerante... y no somos menos ni tampoco más que los demás, tenemos una suerte diferente. Por ello insisto en que hay que ser generosos y solidarios. No se trata de caridad y tonterías de esas. Hay que preguntar a la persona que qué necesita, y decirle lo que pensamos y hasta dónde le podemos ayudar; preguntarle después si necesita más y, si no podemos darle lo que pide, buscar ayuda fuera, y por último, cuando esté recuperado, plantearle si está dispuesto o dispuesta ya para seguir con su vida por sí misma o por sí mismo. En ese momento, está bien que sepa que seguimos ahí si vuelve a necesitar ayuda, pero hay que dejarles que puedan desarrollar sus vidas por sí mismos. Si luego quiere trabajar aquí y dar su testimonio, pues se celebra. Ni siquiera en la junta directiva todos valemos para todo, cada uno de nosotros vale para una cosa distinta. 
"Cuando la persona con TMG esté recuperada hay que preguntarle si está dispuesta a seguir con su vida por sí misma. Hay que dejarles que puedan desarrollar sus vidas por sí mismas"
¿Para cuándo entonces un presidente o una presidenta de la confederación con TMG que dirija la entidad? 
 
Debemos de llegar a ello, claro, con naturalidad. Pero no depende de lo que yo opine sino de lo que digan las personas que tienen el TMG porque, quizás, hay personas que les gustaría y hay que buscar fórmulas para que sea posible. El nivel técnico de la entidad sí lo permite ya. Pero, hoy por hoy, no hay nadie. Se presentó un candidato con trastorno bipolar a estas últimas elecciones, apoyado por los "renovadores": Manuel Movilla
 
¿Podría explicar mejor eso de "renovadores"?
 
Lo que explicaba antes menos pormenorizadamente. Son unas entidades que se presentan bajo un paraguas de 'renovación' que propugnan unas formas diferentes para la confederación. Y propusieron un candidato con una enfermedad mental, Manuel Movilla. Pero para presidir una confederación no solo basta con que uno quiera, también hay que tener una experiencia. Este hombre no participa en nada y no se trata de llegar de cualquier manera y por mero simbolismo. Pero una persona que esté trabajando, que conozca la entidad, ¿por qué no? Si tiene una discapacidad, que la tenga. Pero los símbolos tienen una doble lectura. La primera es que suelen quedarse solo en símbolos, por regla general, y segundo que pueden ser fácilmente manipulables. No es el caso de este candidato. Hablo de los propios símbolos en general.
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"Para presidir una confederación no solo basta con que uno quiera, también hay que tener una experiencia"
No sé si Monilla estará metido de lleno en el movimiento asociativo, pero, desde luego, si así fuera, no dejaría de ser un hito histórico que llegara a presidir la confederación una persona con problemas de salud mental, así como un ejemplo que demostraría las capacidades de las personas con enfermedad mental y que verificaría que podemos hablar en primera persona, tomar decisiones e incluso presidir nuestro propio movimiento asociativo.
 
Sí, es representante del comité de usuarios de la federación andaluza, pero carece de experiencia organizativa.
 
Pero, ¿qué es manipulable en símbolo per se o, en este caso, Manuel Movilla que, por su trastorno bipolar, se convertiría en el símbolo mismo según la opinión de buena parte de la confederación?
 
No. No me refiero a que Manuel Movilla sea influenciable, ni mucho menos. Lo que yo reclamo es que se llegue a la presidencia a través de un proceso lógico. La gente empieza, sigue trabajando y llega. No se llega a la presidencia desde la mentalidad del símbolo. Hacen falta más cosas porque hay que llevar una junta directiva y afrontar muchas circunstancias. Pero no digo que esta persona no valga. ¡Por Dios! ¡Todo lo contrario!.
 
Esclarezcamos para que luego no se malinterprete. Es decir, usted opina que Movilla no es que no tenga la capacidad para ostentar el cargo sino que le falta experiencia, una trayectoria lógica y una formación adecuada para ocuparlo, y que su enfermedad mental no le impide en absoluto serlo.
 
Pero lo digo para cualquier persona, independientemente de que tenga enfermedad mental o no. En una ocasión me preguntaron que quién me había dado a mí la formación y respondí hoy mantengo lo mismo: en una entidad u organización de cualquier tipo han de darse pasos progresivos. Y no hay que hacerlo mediante símbolos, que, reitero, son fácilmente manipulables. No la persona. No el candidato con trastorno bipolar.
 
Más aclaraciones todavía, por favor, tras la circunstancias acontecidas en estas elecciones para la presidencia de la confederación. Se intuye que para usted se ha utilizado la enfermedad mental de Movilla, el otro candidato que concurrió con usted por la presidencia de la entidad, para que le votaran por tener trastorno bipolar, utilizando este dato como símbolo para ganar. Esto no significa, para usted, que no haya personas con enfermedad mental del movimiento asociativo que efectivamente bien podrían ocupar el cargo por sus capacidades, su experiencia y su trayectoria en el movimiento.
 
Exacto. Esa es la manipulación del símbolo a la que me refería: "yo te voto porque tienes enfermedad mental".  Es un arma de doble filo. Te voto simplemente porque tienes enfermedad mental. Personalmente, agradezco y aprecio la valentía del candidato, pero le pido, por favor, conocer todos aquellos pasos para adquirir el conocimiento, la capacidad... 
 
Para que esto no ocurra, ¿se podría ir formando ya a algunas personas con enfermedad mental del movimiento para que pueda presidir la confederación dentro de cuatro años?
 
Evidentemente. Esa es la clave. Que llegue alguien que diga que quiere, que puede, que tiene disponibilidad y enseñarle cómo funciona una junta directiva, lo que es un acta, quienes forman el personal, hasta dónde llega el nivel técnico, el político... Y, después, se trata de la habilidad de esas personas que se postulen y no pasa nada porque tenga un problema de salud mental. 
 
Pero, ¿primero esa persona tiene que ser presidente de una de las asociaciones?
 
Supongo, ese sería el orden natural. Primero empezar por una asociación, después la federación y después la confederación.
 
Intuyo que, en realidad, en los estatutos no está recogido que esto sea así. 
 
No, no. Eso no lo dice. Los socios somos todos iguales. Tú eres un socio y tú como socio tienes derecho a participar y a presentarte a todo, eso sí que lo dicen los estatutos: "cualquier persona puede presentarse a la presidencia". Pero lo normal, lo que valora la gente es que tenga experiencia.
Nel González Zapico, nuevo presidente de la Confederación Salud Mental España"Los estatutos de la confederación dicen: cualquier persona puede presentarse a la presidencia. Pero lo normal, lo que valora la gente es que tenga experiencia"
 
Más que valorarlo la gente, para usted es necesario...
 
Para mí, fundamental. Y esta reflexión podemos hacerla extensiva. La sociedad civil puede volver a ser simbólica o real. Si hacemos muchas cosas, pero no somos efectivos en la práctica porque somos víctimas de esa utopía es como cuando viene 'Paco con las rebajas' y perdemos posiciones, capacidad, prestigio... Cuando quisiéramos darnos cuenta de lo perdido, seríamos conscientes de que hemos hecho un flaco servicio a la sociedad civil.
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España