Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 22 de diciembre de 2017cermi.es semanal Nº 284

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Entrevista con el presidente del Cocarmi, Antonio Guillén

"Sea quien sea quien gobierne en Cataluña, que nos mire a la cara y sepa qué necesitamos las personas con discapacidad"

22/12/2017

Beatriz Sancho

Las elecciones autonómicas de ayer dibujan un pintoresco panorama para partidarios y detractores del independentismo catalán, sin embargo, el presidente del Cocarmi, Antonio Guillén, demuestra que la labor de las entidades de la discapacidad ha de estar por encima de este vaivén histórico, tal y como vienen haciendo, y estar al quite para evitar que algunas se pierdan entre tanta inquietud política. Lo más importante para el mandatario es que el movimiento asociativo no decaiga, que se fortalezca en participación ciudadana para la consecución de todos nuestros derechos. Pero también tirar del carro, cuando la necesidad se hace continua presencia, y estimular de veras a las personas, él ya está buscando a quién pasar el testigo, para que dejen de apalancarse, arrellanarse, apoltronarse en el sillón de su cargo como si fuera una extensión de sí mismo, de sí misma.

http://www.cocarmi.cat/Antonio Guillén, presidente del CocarmiEl mes pasado el Cocarmi quiso denunciar públicamente la asfixia económica de las entidades sociales del ámbito de la discapacidad por la irresponsabilidad de las Administraciones Públicas implicadas en la convocatoria, resolución y pago de subvenciones. Expláyate, si quieres, a conciencia, desmembrando razones, por favor.
 
Las razones vienen siendo las habituales, año tras año, porque la revisión de los expedientes, aunque se hayan aprobado y se hayan pagado en una parte importante, siempre dejan un porcentaje a la espera de la revisión de los interventores y otras situaciones administrativas. Llevábamos desde el 2010 con problemas de este tipo y con cantidades retenidas.
 
Pero el problema se ha agravado desde que se pidió controlar los gastos de la Generalitat. A partir de ahí, muchas partidas con las que prácticamente se contaban, se paralizaron y produjo en las entidades el temor de que se acabara el año sin que se pudieran cobrar estas ayudas. 
 
Hay que garantizar la gestión y la sostenibilidad de las entidades, y que las revisiones de los expedientes nunca puedan estar dando vueltas durante cinco y seis años hasta que terminen por decidir qué es lo conveniente.
 
 ¿Qué respuesta han obtenido de la Generalitat de Cataluña y de la Administración General del Estado ante la exigencia de responsabilidad y compromiso, y de una resolución inmediata a las situaciones de injusticia que sufren las personas con discapacidad, sus familias y las entidades que las representan en los momentos de parálisis político-administrativa que habéis vivido, que estáis viviendo?
 
La verdad es que agotamos todos los mecanismos de consulta con lo que quedaba del Gobierno y los responsables administrativos de la Generalitat de Cataluña. También  nos dirigimos al Ministerio, a la ministra de Sanidad y demás, para que fueran conscientes de que la paralización del cobro, de que las subvenciones estaban pendientes y de que la situación podía forzar la desaparición de entidades importantes que, además, gestionan servicios directos a las personas. 
 
Toda esa gestión ha resultado positiva, ya que las entidades de la discapacidad no se van a quedar sin las subvenciones pendientes de cobro por discrepancia política. Es un éxito que hayamos podido recuperar lo que hemos estado a punto de perder. 
"Es un éxito que hayamos podido recuperar lo que hemos estado a punto de perder"
El Día Mundial de la Discapacidad varios y varias dirigentes de las entidades catalanas pusieron sobre la mesa asuntos como la excesiva dependencia de las subvenciones públicas que llevó a una grave crisis; la actual paralización de la actividad y los meses sin cobrar de la plantilla de Fesoca, o los recortes en la financiación a los Centros Especiales de Trabajo, entre otros. ¿Qué quejas, demandas, actitud, etc., tiene el Cocarmi, tú como su líder, respecto a estas situaciones críticas, dramáticas, incluso dantescas? ¿Habrá que pasar por la independencia económica de la administración para superar estas situaciones? 
 
Sí que se ha planteado que las entidades puedan buscar alternativas de financiación a través del sector privado, de poner en funcionamiento opciones que puedan servir y ser rentables a determinadas poblaciones. Habría que analizarlas y estudiarlas para ver cuáles poner en marcha. No se descarta, pero tendríamos que disponer de un equipo profesional, que nos asesore en este tema y nos haga de guía, y proporcione los contactos mínimos para que algún día podamos tener algún ingreso. 
 
Se está estudiando, pero estas medidas se irán poniendo en marcha solo cuando se vea que funcionen, y si se demuestra que ayudan, porque no va a poder sustituir, ni queremos que sustituya la responsabilidad pública, ya que entendemos que lo que estamos gestionando es un servicio de carácter público. Y hay que matizar que lo hacemos nosotros, pero lo tendrían que hacer, por competencia, los gobiernos. 
Antonio Guillén, presidente del Cocarmi"Las alternativas de financiación se irán poniendo en marcha solo cuando se vea que funcionen, porque no va a poder sustituir, ni queremos que sustituya la responsabilidad pública"
Nosotros estamos sustituyendo esa función, pero lo que no podemos es, además, sustituirla y no poder pagar los salarios a los profesionales o poner en riesgo o rebajar la atención a las personas. De modo que sí, se está intentando poner en marcha recursos de este tipo, pero el proceso de pasar de la subvención pública a la privada será lento y, además, tampoco sabemos hasta dónde podremos llegar. Son ideas que salen y a uno le da por pensar que si una entidad social, además de estar dirigida por personas voluntarias, tiene que dedicarse a buscar dinero para poder sufragar los servicios que presta...
Pero sí que es cierto que una excesiva dependencia, no solo financiera, en general, no es buena, ¿no es así?
Está claro. Es un mal. La dependencia, en todos los sentidos, no es buena.
 
Ayer fueron las elecciones en tu comunidad autónoma. ¿Cuál sería el escenario más beneficioso, el más halagüeño para las personas con discapacidad que viven en Cataluña, y para el Cocarmi como organización?
 
El problema está tan desmadrado que, prácticamente, es imposible imaginar cuál será el futuro político en Cataluña. Los diferentes líderes están más en ver quién se lleva el gato al agua, y en quién impone las cosas a quién. Cuando esa es la intención, dejan muy poco margen para que las personas se concentren en que la política, en primer lugar, es decir, en buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos.
"El problema está tan desmadrado que, prácticamente, es imposible imaginar cuál será el futuro político en Cataluña"
Al Cocarmi lo que le interesa es que se vuelva a plantear y revisar en qué situación se encuentra la discapacidad en Cataluña, qué hace falta para seguir evolucionando y mejorando para dar más servicios a aquellas personas que no han podido entrar en la dinámica de ser usuarios de la Ley de Dependencia, o modificarla en el ámbito de la comunidad autónoma para que puedan llegar a más personas, en lugar de ofrecer recursos para otros asuntos que, aparentemente, pueden tener mucho interés para los políticos, pero a las personas les deja igual. 
 
El problema es que la política no puede mantener otros cuatros años a los ciudadanos en la misma situación porque es empeorarla. Se necesitan medidas urgentes, no esperar años y años para poner en marcha las normas.
"Al Cocarmi lo que le interesa es que se vuelva a plantear y revisar en qué situación se encuentra la discapacidad en Cataluña" (...) "Se necesitan medidas urgentes, no esperar años y años para poner en marcha las normas"
¿Cuál sería la opción menos mala para la discapacidad: una mayoría del gobierno independentista o no?
 
Al final el problema no es que sean de un lado u otro, sino que sea quien sea el que gobierne en Cataluña, que nos mire a la cara y sepa qué necesitamos las personas con discapacidad para tener igualdad de oportunidades, que se respeten todos nuestros derechos humanos y nuestras vidas sean mejores. 
"Sea quien sea el que gobierne en Cataluña, nos mire a la cara y sepa qué necesitamos las personas con discapacidad para que nuestras vidas sean mejores"
Lo de la independencia es otro tema. No digo que no exista, porque sería una barbaridad, pero no creo que sea más determinante a la hora de abordar las políticas necesarias para nuestro sector poblacional. Tan sociales pueden ser unos como otros, y tan antisociales pueden ser también los unos como los otros. Esto a lo mejor a muchos no les gusta, pero como ya los hemos visto de todos los colores, no nos pueden estar convenciendo toda la vida de que unos son buenos y otros no, y cuando llegan al gobierno demuestran que las cosas tampoco mejorar lo suficiente. 
 
Hay buenos y malos en todos los bandos... 
 
...Y hay torpes y hábiles en todos los bandos. Lo importante es que el asociacionismo esté encima y les presione a todos ellos y a todos los gobiernos, incluidos los municipales y provinciales, porque es la única manera de tener en la lista de trabajo el tema de la discapacidad porque es necesario, no un capricho. 
 
El Cocarmi ha llevado a consellers y conselleras a visitar a personas con discapacidad en su casa para que conozcan de primera mano y sepan a qué nos referimos al hablar de la necesidad de apoyo para que las personas puedan hacer una vida normal. Es la mejor manera para que lo comprendan y para sensibilizarles. Ahora habrá que volver a empezar de cero en este trabajo, pero esta fórmula nos ha ido muy bien, y hemos comprobado que ha acelerado mucho la toma de conciencia de muchas personas que no tenían ni idea.
Antonio Guillén, presidente del Cocarmi"Hay buenos y malos, torpes y hábiles en todos los bandos. Lo importante es que el asociacionismo esté encima y les presione a todos ellos, y a todos los gobiernos"
En caso de que llegara a independizarse Cataluña. ¿De qué modo cree que afectaría a la población con discapacidad respecto a políticas sociales, derechos humanos, etc., con todo lo que conllevaría la salida de Cataluña de España, de la UE, etc., según se prevé?
 
Se ha demostrado que no se pueden hacer determinadas cosas sin contar con la opinión del conjunto, sin que haya de por medio un pacto del proceso, de cómo se va a llegar, y sin que todas las partes estén de acuerdo. Es decir, que si se hace un referéndum es porque todas las partes lo acuerdan. 
 
Hacerlo de una manera unilateral lleva a una situación que nadie sabe dónde nos puede llevar, y pone en riesgo el mantenimiento de las políticas sociales, porque no se tienen garantías de ingresos económicos, por mucho que saquen cifras de un lado y del otro, y esa situación las personas con discapacidad no la podemos aceptar. Hablo de escenarios en los que podríamos estar discutiendo seis meses, incluso uno, dos o más años discutiendo quién paga qué, y sin poder tener los servicios de los que necesitamos.
"Hacer determinadas cosas de una manera unilateral lleva a una situación que nadie sabe dónde nos puede llevar, y pone en riesgo el mantenimiento de las políticas sociales (...), y esa situación las personas con discapacidad no la podemos aceptar"
¿Cuáles son las principales propuestas de Cocarmi a las administraciones para que cambie el actual sistema de financiación y se garantice la sostenibilidad de las entidades sociales? 
 
Necesitamos, como mínimo, que estén dispuestos a debatir este tema, y que reconozcan que existe un problema, y que esto no se puede mantener. Estamos hablando de que deberían de cambiarse las subvenciones por la concertación en todos aquellos elementos que requieran la gestión de servicios cuyos destinatarios son personas concretas; hablamos de la necesidad de reformar y de que la financiación, venga de la parte que venga, tiene que tener una duración de más de un año, ya que es una manera de estabilizar, y de que los proyectos tengan continuidad. 
 
Se requiere también una ley de financiación de las entidades sociales, una ley propia de las entidades sociales para su financiación, de manera que las entidades que gestionan servicios no queden fuera de la protección de las instituciones porque, como hemos dicho, lo que hacen está acordado por la propia Administración y porque está considerado como una necesidad el hacerlo, no porque a la entidad se le haya ocurrido y sin respaldo de nadie. La mayor parte de todo lo que hacemos son con acuerdos administrativos que avalan la necesidad de mantener esos servicios.
 
También hay que subrayar la importancia de que el sector entero de la discapacidad, en Cataluña, en barrios y en ciudades grandes y pequeñas, tiene derecho a poder expresarse y a tener organizaciones que se dediquen estrictamente a la participación ciudadana en sus barrios y ciudades. En ciudades grandes o pequeñas el asociacionismo en fundamental para que se pueda analizar y plantear qué cosas se están haciendo, que políticas se están realizando y, por tanto, es un intercambio con la administración para lanzar nuevas propuestas que en este momento no estén en marcha.
"Hay que subrayar la importancia de que el sector entero de la discapacidad tiene derecho a poder expresarse y a tener organizaciones que se dediquen estrictamente a la participación ciudadana"
¿Cómo de grave entonces te parece la situación de emergencia social que vive el tercer sector en general, y las entidades de la discapacidad en particular, como consecuencia del nuevo modelo de gestión de los fondos de la casilla de interés social del IRPF? 
 
Han tenido 14 años para poder solucionar este tema, y en 14 años no se han puesto de acuerdo para conseguir una mayor equidad en la distribución. Aquí, según cómo le haya ido a cada uno en el baile, tendrá su opinión. Las entidades de Cataluña, básicamente, han recibido cantidades muy parecidas a las que venían recibiendo hasta ahora, luego ha afectado porque hay cuantías que no se reciben, pero no ha creado un grave problema.
 
Sin embargo, en el ámbito estatal sí que ha ocasionado un problema porque el cambio ha sido muy brusco. Deseo que salga adelante la ampliación del 0,7 al 1 por ciento y se pueda arreglar la situación actual, ya que la idea es mejorar el sistema intentando que nadie pierda, y que ese dinero siga sirviendo, en nuestro caso, para atender a las personas con discapacidad mediante centros ocupacionales, equipamientos residenciales, etc., que no pueden quedarse sin recursos para continuar con estos servicios.
Antonio Guillén, presidente del Cocarmi"Deseo que salga adelante la ampliación del 0,7 al 1 por ciento y se pueda arreglar la situación actual para las entidades de ámbito estatal"
Además de mantener o crear servicios, que es fundamental, también las entidades tienen que mantenerse para defender nuestros derechos, los de las personas con discapacidad.
 
Quizás en el discurso estoy mencionando mucho los servicios, pero lo primero, lo esencial es que las entidades que se dedican a la defensa de los derechos humanos estén en primera línea de la financiación de los gobiernos porque si no se estaría apagando la voz de las personas con discapacidad. 
 
Se trata de lograr un sistema en el que nuestro sector poblacional tenga una interlocución con los gobiernos, y que haya cada vez más personas que se incorporen a este movimiento para lograr que los gobiernos no hagan las cosas solo como creen que lo tienen que hacer, y sin conocer la opinión de los ciudadanos. Hay que mantener las estructuras de defensa de derechos, conjuntamente con las que se encargan de gestionar servicios.
"Se trata de lograr un sistema en el movimiento asociativo tenga una interlocución con los gobiernos para lograr que estos hagan las cosas no solo como creen que lo tienen que hacer, sino teniendo en cuenta la opinión de los ciudadanos"
Otro de los objetivos que tenemos que tener las organizaciones es la renovación de las personas que estamos en los órganos directivos, así como al frente de las actividades que realizan las entidades. Tenemos que lograr que cada vez haya más personas con discapacidad mentalizadas de que o nos movemos o nos estancaremos.
"Tenemos que lograr que cada vez haya más personas con discapacidad mentalizadas de que o nos movemos o nos estancaremos"
Sin dejarse llevar solo por la inercia. Y hablando de movimiento, en Cataluña, con todo lo acontecido como consecuencia del independentismo, todo esa cantidad de energía que se ha requerido en vuestra comunidad para defenderlo, para combatirlo, para atenderlo... a vosotros, como Cocarmi, os ha supuesto dejar de concentraros en ciertos temas vuestros, quizás encaminados previamente, por haberos visto obligados a prestar atención a la rabiosa actualidad: el tema del independentismo.
 
La verdad es que como no hemos participado en este mundo, sino que hemos dejado que ese mundo funcione autónomamente, tal y como se inició por parte de los impulsores y todos aquellos que comulguen con esa estrategia. Sin embargo, nos ha obligado a atender la forma en que estaba afectando a las entidades y a los servicios, a las personas con discapacidad.
 
Hemos intermediado todo lo que hemos podido para evitar la desaparición de entidades por se hubieran quedado sin financiación. Esa ha sido nuestra mayor preocupación y a lo que nos hemos dedicado en este período. Y se ha conseguido.
"El tema del independentismo nos ha obligado a atender la forma en que estaba afectando a las entidades y a los servicios, a las personas con discapacidad"
Antonio Guillén, presidente del CocarmiPor último, pero no menos importante... Agotado el límite legal para que todos los entornos, productos y servicios sean accesibles, el pasado 4 de diciembre, un tema flagrante, sangrante, doloroso, injusto para las personas con discapacidad. ¿Qué puedes decir al respecto?
 
Como no es la primera vez que se incumplen los plazos en este mismo tema, a uno le da pena, y le da por preguntarse si realmente hay alguien por detrás que esté observando y controlando que se desarrollen las leyes. 
 
Es realmente lamentable, y esto mismo pasa en todas las instituciones públicas: se aprueban cosas, que luego no se desarrollan, y nos dejan mirando al techo y preguntándonos a qué se debe esta situación. ¿Para qué toda esta gente aprueba estas leyes si luego no hay nadie que las cumpla? Quienes participan en la aprobación de las normas, nunca podrán sentir la satisfacción de que se cumpla el compromiso en el que han participado, porque las leyes son compromisos.
"Quienes participan en la aprobación de las normas, nunca podrán sentir la satisfacción de que se cumpla el compromiso en el que han participado, porque las leyes son compromisos"
¿Solución: sanciones?
 
¿Por qué no?. No se puede uno saltar a la torera los derechos de las personas y no asumir ninguna consecuencia, porque, al fin y al cabo, estamos afectando a la calidad de vida de esas personas, de las personas con discapacidad en nuestro caso. 
"No se puede uno saltar a la torera los derechos de las personas y no asumir ninguna consecuencia"
Si tiene que haber sanciones, que las haya. Pero que las personas que las pongan sean consecuentes, que no sean irrisorias para evitar que quienes incumplen las normas paguen la multa fácilmente, se den media vuelta, y se queden tan anchos. 
 
Esto hay que medirlo mucho cuando se propone. Tenemos sanciones para aquellas empresas con más de 50 trabajadores que no tengan un 2 por ciento de personas con discapacidad en sus plantillas, por ejemplo, pero no son suficientes. Y como tampoco hay inspección suficiente para detectar las empresas que no lo cumplen, pues lo suyo es: sanciones sí, pero consecuentes.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España