Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 28 de marzo de 2014cermi.es semanal Nº 117

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Juan Luis Quincoces, director del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac)

“El esfuerzo de estar vigilando la tecnología para que sea accesible es muy grande”

26/03/2014

Blanca Abella - Imágenes: Jorge Villa

Uno de los principales cometidos del Centac es dedicar mucho tiempo y genialidad a atajar los fallos en el sistema y lograr que los avances tecnológicos ayuden a todos a mejorar, no solo a algunos.

Las alianzas en este trabajo son fundamentales, tanto con la administración para favorecer normativas y cumplimientos, como con las entidades de la discapacidad, para conocer sus necesidades, y finalmente con las empresas y fabricantes, para lograr convencerles de que la accesibilidad es una oportunidad de negocio. No les pedimos ayuda, les ofrecemos oportunidades, asegura Quincoces.
 
 
Juan Luis Quincoces, director del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac)Con cambios tan rápidos e inesperados como los que se producen en los últimos tiempos en las nuevas tecnologías, debe ser difícil adaptarse o lograr la plena accesibilidad de las mismas.
 
 
Las dificultades de incidir en el origen se basan en parte en que no sabemos en realidad dónde debemos incidir. Me explico. Hay dos tipos de elementos que evolucionan. La tecnología puede seguir un desarrollo más o menos esperado, por ejemplo que los móviles hagan más cosas, y eso entra en la imaginación de cualquiera o de muchas personas. Eso son evoluciones, es decir, las tecnologías dentro del ámbito de la evolución son previsibles. Ahora, en el ámbito de la evolución es difícil que puedas incidir porque la actuación no está en el origen puesto que ya está evolucionando. Y el otro espacio o elemento no es evolución sino revolución. Cuando las tecnologías revolucionan y son cambios que no se esperaban, tampoco puedes incidir en su origen. Por eso el esfuerzo de estar vigilando la tecnología para que sea accesible es muy grande.
 
"De pronto la tecnología está haciendo una irrupción tremenda en todo nuestro recorrido de forma transversal, en la cocina, en los coches, aviones, en la administración... Y todo el tema de la accesibilidad se agrava"
 
Ocurre además otra cosa y es que la tecnología antes se refería a ciertos ámbitos y en muchos otros no estaba, como en los libros. De pronto la tecnología está haciendo una irrupción tremenda en todo nuestro recorrido de forma transversal, en la cocina, en los coches, aviones, en la administración... en todos lados. Y ahora todo el tema de la accesibilidad se agrava y preocupa más, de hecho ocupa más, porque debemos dedicarle más tiempo y más genialidad para atajar fallos en el sistema y que estén haciendo cosas que en lugar de ayudarnos a todos y hacerlo todo más inclusivo y una sociedad más justa, que no ocurra lo contrario, que los avances tecnológicos solo permitan mejorar a algunos y algunas. Al final esto tiene su incidencia en las relaciones sociales, en el desarrollo personal, el laboral, en la capacidad de liderazgo de empresas, asociaciones, instituciones... Es muy importante estar muy pendiente de los espacios innovadores para intentar atajar los fallos antes que ninguno.
 
¿Cuáles pueden ser esos espacios innovadores?
 
Hay que estar muy vigilantes en el ámbito de las tecnologías en dos espacios. Uno es donde haya muchas personas. Donde hay muchas personas pasan muchas cosas, por ejemplo en un aeropuerto, casi todo el mundo pasa por ahí. En esos sitios la tecnología tiene la capacidad de ayudar y colaborar para que todos pasen de una misma manera.
 
Y otro espacio al que hay que atender mucho son los escenarios donde se gasta mucho dinero en tecnología. Hay que estar en todos los ámbitos donde hay incidencia tecnológica, grandes inversiones de tecnología. 
 
Todo esto va en un frasco donde alrededor hay legislación, normativas, RSC, negocio, presión, y hay también una parte importante de cultura, y en la medida en que todos sepamos más de esto, mejor será. 
 
"A las empresas no les pedimos ayudas, les estamos ofreciendo oportunidades"
 
Lo que rebajaría un poco esa labor de vigilancia y solucionaría bastantes problemas de accesibilidad sería la concienciación y el conocimiento por parte de todos de la importancia de ese acceso universal. Y lograrlo además desde el origen.
Juan Luis Quincoces, director del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac)
En eso, tenemos la suerte de haber avanzado mucho, empujados por las propias asociaciones, como el CERMI y la Fundación ONCE, pero también desde el ámbito legislativo y lo que nos ha llegado desde dentro y fuera de España. No está desarrollado ni mucho menos cumplido todo lo que tenemos escrito, pero antes no lo teníamos, y eso son avances indiscutibles aunque quede mucho trabajo por hacer. 
 
Ocurre como en otros ámbitos, como el de la seguridad, aunque tengamos asumido la importancia de la seguridad en los juguetes, no quita para que haya una ley que lo vigile, y que si se incumple lo sancione. 
 
Pero tenemos un aliado y es que, por motivos sociales, de cambios de estructura social de perfil, las sociedades que van envejeciendo, como ésta y otras, empiezan a tener una concurrencia distinta la discapacidad, la dependencia, la cronicidad... y todo esto hace que nuestra sociedad tenga la necesidad de ser atendida de una manera distinta, y eso implica servicios y productos nuevos. Tendríamos que intentar que todas las empresas estuvieran interesadas en hacer dinero instalando y vendiendo múltiples soluciones accesibles, y sería un motor mucho más potente que el de la pura obligación, que debe existir también. 
 
Sería bueno incidir y dar pistas para que las empresas quieran invertir ahí y no quieran apartarse o pensar que es solamente subvención o ayudas. A las empresas no les pedimos ayudas, les estamos ofreciendo oportunidades. Un ámbito en el que hay que trabajar mucho ahora es en el de la empresa, en informar a las empresas. 
 
Entonces ¿no se llega a las empresas y la industria solo a través de la normativa?, ¿se les puede convencer de la oportunidad de mercado y otros valores añadidos de la accesibilidad tecnológica?
 
La ley es obligada, efectivamente, hay que seguir promoviendo que se ampare este acceso y no haya discriminación, pero además hay que ganarse a la empresa con argumentos favorables. Esto es un espacio de oportunidad de trabajo para ellos y si ese argumento prende, será todavía un motor mucho más potente que el de la obligación legal.
 
Hace unos días, el Parlamento Europeo daba su primer visto bueno a la futura Directiva de Accesibilidad. ¿Qué importancia tienen estas directivas a la hora de crear conciencia, entre otras cosas?
 
Todo lo que vaya manando de Europa para que se cuente con espacios accesibles es fundamental. Por ejemplo, en España hay una ley que obliga a que las redes sociales sean accesibles, pero no puede aplicarse en redes sociales que no son españolas. Si en Internet nos encontramos con páginas absolutamente irreverentes, se cerrarían, sin embargo no se hace lo mismo cuando está afectando a la accesibilidad de las personas. Hay una permisividad falsa que habría que intentar saltarse, y plantearse que la accesibilidad es importante de la misma manera que lo es la seguridad, la calidad, el medio ambiente... son ámbitos que nadie discute. 
Juan Luis Quincoces, director del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac)
Las directivas europeas en este sentido favorecen que pueda haber actuaciones más fuertes frente a grandes lobbies, multinacionales o entidades, porque es más difícil si lo haces solo desde un país, frente a un gigante como google, por ejemplo. 

"La accesibilidad no está asumida en la conciencia de todos los desarrolladores ni en la de los investigadores"
 
¿Es posible que no se haya hecho nunca una buena valoración de lo que puede suponer para muchos sectores la brecha digital, cómo llega a discriminar, por ejemplo, a algunas personas con discapacidad?
 
La tecnología no evoluciona evaluando el resultado en las personas, se desarrolla según el propio conocimiento y el propio avance en sí mismo. El afán de conocimiento humano, la curiosidad, la creatividad, en algunos casos se da porque se busca una solución concreta para algo, y en otros se investiga sin buscar una aplicación inmediata. Entonces, el resultado de estas investigaciones muchas veces no sabemos cómo pueden afectarnos. En estos desarrollos aparecen cosas singulares pero que tampoco sabemos si van a prender, no se puede calcular su efecto, solo tenemos capacidad de intentar que lo que va a prender contemple la accesibilidad, que no se planteen desarrollos que no sean accesibles. Pero eso no está asumido en la conciencia de todos los desarrolladores ni en la de los investigadores.
 
Quizás trabajan con un perfil de usuario en el que no está incluida la discapacidad como algo normal.
 
Para muchos la discapacidad no está incluida en la normalidad porque no se ven a sí mismos. Yo me veo muy poco capaz en muchísimas cosas, y a otras personas también. Desde que nacemos todos tenemos discapacidad, es la humanidad, todos tenemos discapacidades. Tenemos que explicar a todo el mundo que todos estamos en la misma bolsa, lo que pasa es que unas personas dentro de esa bolsa necesitan gafas, otras van en silla de ruedas... pero todos somos parte de un mismo acuario, y en esa convivencia las habilidades no dependen de esas discapacidades únicamente, dependen de muchas cosas. Si eso lo entendieran así la mayoría de las personas en su día a día, estaría contemplado así. Pero hay que aprenderlo y promoverlo, hay que evangelizar en todo esto, los que tenemos la suerte de verlo normal. En la medida en que culturalmente tengamos todo esto asumido, lo iremos implicando en nuestros desarrollos y en nuestras investigaciones, fabricaciones, comercio, en el trato... si en el futuro esto está asumido por la mayoría de las personas, lo que hagamos vendrá definido de forma importante de manera accesible, porque lo iremos impregnando desde que nacen las cosas.Juan Luis Quincoces, director del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac)

 

"El congreso anual de Centac reúne en un espacio todo lo que nos preocupa, lo que nos ocupa, lo que observamos y queremos contar, pero además lo amplificamos con la visita de personalidades y con un escenario singular"
 
El Centac celebra un congreso anual que va adquiriendo peso y es cada vez más conocido, ¿es ese su objetivo?
 
El objetivo es impulsar las tecnologías accesibles y la accesibilidad a la tecnología, por eso estamos muy ligados al ámbito empresarial e industrial, que son los que al final desarrollan esas cosas, y querríamos estar más. Y por otro lado queremos promover que con las tecnologías y el conocimiento existente se pueden hacer muchísimas cosas a favor de todas las personas. En este congreso anual intentamos incorporar visibilidad, que se entere la gente y se hable de accesibilidad y tecnología. Intentamos promover el congreso de una manera interesante, que suene el congreso, que nos apoyen instituciones, el movimiento asociativo, las empresas... hacemos el mayor ruido posible y por ello también elegimos espacios singulares, modernos, con tecnologías, espectaculares. Ofrecemos oportunidades de mercado, de actuación y desarrollo a todas las personas. Y todo esto lo intentamos hacer con el menor coste posible. Las instituciones son generosas y nos ayudan. 
 
En definitiva, el congreso, una vez al año, reúne en un espacio todo lo que nos preocupa, lo que nos ocupa, lo que observamos y queremos contar, pero además lo amplificamos con la visita de personalidades, con un escenario singular... hacemos altavoz de todo ello para que cada año llegue a más gente y se vayan incorporando. 
 
Este año se celebra el quinto congreso, ¿hay ya alguna novedad que podamos desvelar?
 
Sí, hay novedades, el sitio y las fechas. Este año se celebra el 15 y 16 de octubre en la ciudad de Málaga. Es un ayuntamiento que ha trabajado mucho el ámbito de las tecnologías y la accesibilidad. Es un espacio para nosotros natural en ese sentido. Va a ser un año bueno. Todos los congresos han sido muy exitosos y han ayudado a hacer ruido, a generar ideas y conocer soluciones nuevas, y este año va a ser igual o mejor.
 
"Cuando las cosas van bien, no te planteas cambiar. Las crisis provocan nuevas ideas y estrategias"
 
Las soluciones nuevas de las que habla, ¿requieren más imaginación en tiempos de crisis?
 
La crisis genera también oportunidades. Es cierto que estas épocas de crisis hay muchas personas que lo pasan mal y actuaciones dolorosas, al margen del paro y demás. Pero también es cierto que cuando las cosas van bien, no te planteas cambiar. Es muy difícil que a una sociedad le cambies el paso y hagas grandes cosas de otro tipo. Lo vimos con la burbuja inmobiliaria, todos veíamos lo que pasaba pero como iban bien las cosas ¿quién lo paraba y para qué? Entonces las crisis tienen la peculiaridad de que de pronto puedes pararte a pensar,  ¿qué hacemos para cambiar esto? Y empiezas a poner en discusión cosas que eran sólidas antes, se te ocurren planteamientos novedosos, desesperados, es decir, el braistorming (lluvia de ideas) de la sociedad es tremendo y eso es muy rico. Provoca nuevas ideas y nuevas estrategias. En la parte positivo, todo esto nos da enseñanzas nuevas, estrategias y estructuras nuevas. Si lo hacemos de forma inteligente, podemos salir reforzados. 
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España