Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 27 de septiembre de 2019cermi.es semanal Nº 360

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Opinión

Cuatro años y por fin la Agenda 2030 despegó

Por Enrique Galván, presidente de la Comisión de RSE del CERMI

25/09/2019

Enrique Galván, presidente de la Comisión de RSE del CERMILos primeros pasos de la Agenda 2030 y sus 17 objetivos de desarrollo sostenible se han vivido con cierta lentitud en nuestro país. En algunos casos, casi con desesperación. El Gobierno de España ha mantenido durante años como máxima preocupación el control del gasto. Cualquier mensaje respecto a abrazar vigorosamente en el logro de los retos marcados en la agenda 2030 se ha entendido como una contradicción con el gran objetivo de contención y presuponía un riesgo de crear expectativas de recuperación de la inversión social, muy dañada por los años de recorte. Como vemos, el inicio fue lento y de bajo perfil. 
 
Algunas organizaciones del tercer sector, así como empresas en sintonía, asumimos con rapidez e ilusión la propuesta de incorporar la Agenda de Naciones Unidas, viendo en su aplicación una oportunidad de potenciar sus objetivos de manera integrada con otros retos mundiales y locales. La llamada a la acción en todo el planeta, convocando a todos los actores, supuso un espaldarazo para esa necesitada globalización de las personas y sociedades frente a la ya omnipresente de los mercados. Pronto, muchas voces empezaron a reivindicar al gobierno central y a las comunidades autónomas mayor liderazgo. Se generaron, alineadas con esta propuesta, algunas iniciativas para promover alianzas de la sociedad civil y solicitar a los poderes públicos una necesidad de maximizar las oportunidades que reafirmaran esta estrategia mundial. 
 
Pero no fue hasta el año 2018 cuando el Gobierno asumió el reto para presentar un ambicioso plan de integración de la política de Estado vinculada a la Agenda 2030. Desde entonces se ha implementado una compleja y potente articulación del sistema de gobernanza que eleva al máximo nivel el despliegue de los ODSS. Hacerlo supone involucrar y hacer transversal a todos los poderes del Estado y administraciones públicas territoriales y locales, así como incentivar el diálogo social y en ámbito del tercer sector. También se han ido definiendo políticas palanca y medidas transformadoras que ayudan a coordinar diferentes estrategias para afrontar los grandes retos, como la revolución tecnológica, el cambio climático, la desigualdad, etc.
 
Hoy podemos aseverar que al enfoque propuesto se le ha dado continuidad. Ya existe un andamio institucional y social, pero ahora queda el reto de avanzar con mayor brío en la dirección propuesta. A este desafío hay que unirle el de tratar de remover con determinación los obstáculos que cuestionan la sostenibilidad y el progreso de la humanidad.
 
Los desafíos de cara al futuro son, sin duda, muchos. Pero desde mi punto de vista resulta crucial generar una voluntad política sostenida y concertada que supere las luchas partidistas y que promueva cooperación interterritorial, así como los proyectos compartidos. Una potente tarea educativa y de concienciación de toda la ciudadanía debe conseguir convertir a los ODSS en parte fundamental de la cultura ciudadana y resignificar el papel del tercer sector a la luz de la agenda. Además de buenos indicadores de avance, lograríamos mejorar en coherencia con los recursos e inversiones tan necesarios para dichos logros.
 
La Agenda nos ofrece una oportunidad magnífica para acelerar y potenciar los objetivos que nos mandata la Convención de Naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Así, las organizaciones de la discapacidad estamos llamadas a ser un motor fundamental en esta tarea. El Informe de Progreso de los ODSS, recién publicado, reconoce los esfuerzos y logros del CERMI y sus organizaciones. Y sin duda, el liderazgo que se nos reclama pasa por convertirnos en expertos, estableciendo una colaboración radical interna y con el resto de la sociedad. Nos corresponde asumir, de puertas adentro, la responsabilidad respecto a metas muy vinculadas a nuestra misión centrada en la promoción de la accesibilidad, el uso de la tecnología, la educación inclusiva y la lucha contra la pobreza, pero también sobre el cambio climático, hambre cero, calidad de las aguas, etc. Porque nuestra aportación no debe circunscribirse solo a la realidad española, sino también extenderse a la cooperación internacional. 
 
Para toda esta tarea, la Comisión de Responsabilidad Social está alimentando un debate inspirador al tiempo que facilita herramientas y metodologías que crean conciencia, cultura y acciones que nos pertrechan, adecuadamente, para avanzar en este apasionante camino de construir sociedades que no dejen a nadie atrás.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España