Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 19 de julio de 2019cermi.es semanal Nº 355

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Opinión

El deporte será de todos

Por Luis Leardy Antolín, secretario de la Comisión de Deportes del CERMI

19/07/2019

Imagen: Jorge Villa

Luis Leardy, secretario de la Comisión de Deportes del CERMIPocas cosas hay más inspiradoras que el éxito de un deportista paralímpico. Un deportista de alto nivel con discapacidad que alcanza sus más altas cotas, por ejemplo, en unos Juegos Paralímpicos, transmite unos mensajes y unos valores con una potencia muy difícil de igualar. 
 
Este poder emulador hace que cualquier persona se sienta motivada a hacer deporte. Cualquier persona, como por ejemplo, una persona con discapacidad. Pero esta persona, seguro, lo va a tener bastante más difícil. Que una persona con discapacidad elija una actividad deportiva y la pueda llevar a cabo en un entorno próximo está, a día de hoy en España, muy lejos de la realidad. 
 
Sabemos que hay diferencias entre lo que creemos que va a pasar en el futuro y lo que queremos que pase. Pero hemos de trabajar para que lo uno se parezca mucho a lo otro. Y debemos ser optimistas, porque hay mucho margen de mejora, sí, pero también ganas y determinación para conseguir avanzar. 
 
Los datos de partida no son halagüeños: sólo un 20 por ciento de las instalaciones deportivas de España plenamente accesibles o sólo un 0,3 por ciento de licencias federativas entre las personas con discapacidad, frente a un 7,7 por ciento en la población en general. En cambio, hay una enorme voluntad por parte de las personas con discapacidad de acceder a la práctica deportiva (la actividad de ocio más deseada entre este colectivo, según encuestas del INE), así como una gran disposición entre las administraciones, y también  entidades privadas, por enderezar el rumbo de esta situación. 
 
Todos tenemos claro que el futuro en el deporte pasa por la inclusión. También que el objetivo del deporte es la inclusión. El movimiento asociativo de las personas con discapacidad está empeñado en lograr la inclusión en el ámbito de la educación y el deporte es una clave de la educación. Lograr que los chavales con discapacidad tengan las mismas oportunidades para acceder al deporte junto a sus compañeros en la escuela es el objetivo. 
 
Lo mismo va a pasar en el mundo de la práctica deportiva federada. La inclusión será. Si un deportista (tenga o no discapacidad) quiere practicar su modalidad de una forma organizada, reglada, con posibilidad de participar en competiciones, lógicamente tendrá que inscribirse en la federación correspondiente de dicha modalidad. En el futuro que yo veo y quiero no hay guetos de deportistas con discapacidad. 
 
La inclusión en el deporte se tiene que producir en todos los niveles, en los clubes, en las escuelas deportivas, en las federaciones autonómicas y estatales, hasta llegar al alto rendimiento, donde lo olímpico y lo paralímpico tiene que ir, e irá, cada vez más de la mano. Desde hace unos meses una entidad de tantísimo prestigio como el USOC ha cambiado su nombre, y también sus siglas. Ahora se llama USOPC, Comité Olímpico y Paralímpico de los Estados Unidos. ¿No es ese el camino a seguir? (Aquí me gustaría destacar que el caso americano es muy significativo, pero otros países como Holanda o Noruega ya disponen desde hace años de esa estructura única olímpica-paralímpica).
 
En el futuro del deporte habrá, creo, igualdad de oportunidades, de tratamiento, de reconocimiento: a la hora de poder acceder a las mismas posibilidades de practicar la actividad que cada uno elija (accesibilidad, mayor oferta de actividades…); a la hora de poder competir en igualdad de condiciones; a la hora de considerar que los  deportistas olímpicos y paralímpicos tienen derecho a percibir las mismas cuantías en las becas de preparación o en los premios por sus resultados deportivos; en los criterios para acceder a los centros de alto rendimiento o a obtener ventajas legales en su consideración como deportistas de alto nivel; en el tratamiento que reciben por parte de los medios de comunicación, especialmente de la televisión pública...
 
¿Podemos ser optimistas con respecto a lo que nos viene por delante? Algunos indicadores nos dicen que sí. La nueva ley del deporte que más pronto que tarde verá (¡por fin!) la luz establece el deporte de personas con discapacidad como el segundo gran eje de actuación (después del deporte femenino) y recoge en gran medida las aportaciones sugeridas desde el movimiento paralímpico español. 
 
La apuesta decidida por el deporte inclusivo de personas con discapacidad por parte de la Administración, con políticas concretas que se están materializando desde el Consejo Superior de Deportes o con los cada vez más habituales planes específicos de las comunidades autónomas; la concienciación de la importancia del deporte dentro del sector de la discapacidad organizada; la cada vez mayor participación de la iniciativa privada en la promoción del deporte de personas con discapacidad y la capacidad para afrontar los cambios futuros por parte del mundo federativo y paralímpico son muestras de que vamos afrontando una nueva era en la que la práctica deportiva tiene que estar, y estará, al alcance de todas las personas. 
 
El futuro pasa irremediablemente por una mayor formación de los profesores de educación física y de los técnicos en general para que cuando llegue a sus manos un chico, una chica, un joven, una joven, un adulto o una adulta con discapacidad tengan el conocimiento suficiente para ofrecerle su deporte, de una forma inclusiva, en los centros educativos, en los clubes, en escuelas deportivas o en centros de entrenamiento. 
 
Y en el futuro también veo que el poder inspirador de las imágenes de los Juegos Paralímpicos llegará a los hogares de los españoles de forma masiva. Espero encarecidamente que esto sea una visión y no sólo un deseo. Que en ese futuro no exista un desfase abismal entre los euros que la televisión pública dedica a la cobertura de los Juegos Olímpicos con respecto a la de los Juegos Paralímpicos. Abismal, por no decir infinito. Que la televisión pública española se pueda acercar algún día a algo parecido a los contenidos, programación y promoción que realiza el canal británico Channel 4 sobre el deporte paralímpico. 
 
Yo creo que lo podemos conseguir, ¿no?
 
Luis Leardy Antolín, también es periodista y ex nadador paralímpico
Director de Comunicación del Comité Paralímpico Español
Coordinador del Libro blanco del deporte de personas con discapacidad en España
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España