CERMI en las redes sociales

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.

cermi.essemanalel periódico de la discapacidad

viernes, 21 de abril de 2017cermi.es semanal Nº 254

"3,8 millones de personas con discapacidad, más de 7.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Banner: convención internacional sobre derechos de las personas con discapacidad. Abre en ventana nueva.

20º Aniversario CERMI

Opinión

Yo fui CERMI

21/04/2017

Por Carlos Rubén Fernández, tercer secretario general del CERMI

Carlos Rubén FernándezHace más de una década que abandoné mis funciones como Secretario General del CERMI si bien, nunca he dejado de seguir su evolución regocijándome por los logros alcanzados en estos últimos años.
 
Durante todo este tiempo que llevo viviendo fuera de España he podido visitar y conocer, gracias a mi trabajo, la realidad de las Personas con Discapacidad en una gran parte del continente americano, más concretamente en Norte y Centroamérica y la zona Caribe. Desde mi empresa hemos desarrollado proyectos en 10 países, manteniendo relaciones constantes con las principales Organizaciones que representan a las Personas con Discapacidad y con sus Consejos Nacionales en aquellos países en los que existen.
 
Esta apasionante aventura personal me ha permitido valorar más si cabe la impresionante aportación que el CERMI ha hecho en favor de las Personas con Discapacidad en España. En las próximas líneas encontrarán tan solo un modesto punto de vista de una Persona con Discapacidad que tuvo el honor de ocupar un puesto en la estructura del CERMI. El presente escrito no tiene por objeto describir de forma detallada una época concreta en la vida del CERMI, sólo pretende evocar algunos recuerdos de quien en su día tuvo la fortuna de ser uno de sus integrantes.
 
Al aceptar, con gusto, el reto propuesto por los editores de esta publicación, he querido reflejar de forma espontánea y nada elaborada aquellas sensaciones y emociones que primero vienen a mi memoria.
 
Las primeras imágenes vienen a mí mezclando lugares, momentos, voces y personas. Empezaremos por las personas pues son las propietarias de las voces y las que hicieron posible esos momentos tan especiales. La extensión de este artículo hace imposible enumerarlos a todos si bien me permitirán que cite a alguno de ellos resaltando de entre sus múltiples cualidades, aquella que más contribuyó, en mi opinión, al desarrollo del CERMI.
 
Cómo no recordar a nuestro primer presidente, Alberto Arbide, con su capacidad de escucha y de diálogo imprescindible para aglutinar a todas las organizaciones en torno al naciente CERMI; su sucesor en el puesto, Mario García, y su gran habilidad negociadora que permitió  plasmar en leyes algunas de las principales demandas de las Personas con Discapacidad; y el actual presidente, Luis Cayo Pérez Bueno, en mi opinión y en la de otros muchos, el mayor conocedor de la realidad jurídica y técnica de la discapacidad en España quien con su trabajo ha permitido alcanzar al CERMI cotas de reconocimiento inimaginables en sus orígenes.
 
No sería justo dejar de citar a quien fuera el mayor impulsor de esta maravillosa idea, pieza fundamental en su creación, mi antecesor en el puesto como Secretario General del CERMI Rafael de Lorenzo, quien aportando su visión estratégica y con el apoyo incondicional de la ONCE impulsaron su creación.
 
Por último me gustaría citar a Isabel Bayona quien con su negativa a querer morir nunca, ya que debía de atender a su hijo con discapacidad, nos enseñó a creer en lo imposible.
 
Turno es ahora de evocar algunos lugares y momentos especiales para mi, los mismos no siguen una cronología real ya que los escribo en el orden que aparecen en mi memoria:  El Año Europeo de las Personas con Discapacidad, la frenética actividad de ese 2003. Teníamos entre nuestros objetivos aumentar la visibilidad del colectivo y conseguir así apoyos para los importantes avances que reclamábamos y creo, sinceramente, que lo conseguimos. Por encima de todas recuerdo la ceremonia de inauguración con la presencia de sus majestades los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, que tanto apoyaron nuestra causa, y el aplauso de las más de 3000 personas iniciado por los compañeros sordos al percibir que mi breve discurso también, como no podía ser de otra forma, lo hice en lengua de signos.
 
Recuerdo también los días previos a las elecciones generales del 2004 en los que tuvimos la oportunidad de recibir en el auditorio de la ONCE a los principales líderes políticos candidatos a presidente del gobierno, como José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Sus discursos presentando sus programas sociales así como las recomendaciones, algo absurdas, de sus jefes de campaña para visibilizar las discapacidades más aparentes en TV. 
 
Por encima de esos buenos momentos se encuentran los avances alcanzados que también fueron muchos, destacaré aquí tan sólo un par de ellos. El primero la aprobación del Estatuto Patrimonial especialmente protegido para Personas con Discapacidad por lo que supuso de avance en la protección de los derechos de las Personas con Discapacidad Intelectual, y por lo enormemente complicado que resultó su aprobación pues precisaba reformar leyes históricas incluyendo el derecho de sucesiones en lo que a la legítima respecta. El segundo avance digno de mención fue la aprobación de la Ley de Igualdad de Oportunidades No Discriminación y Accesibilidad Universal (LIONDAU), base sólida sobre la que construir los cimientos de las nuevas políticas de derechos sociales en España.
 
Cuando comparo alguna de estás realidades  con la situación de nuestros compañeros de discapacidad en algunos países del continente americano tengo una doble sensación: la primera de inmensa gratitud y orgullo por haber podido participar muy modestamente en el avance de los derechos humanos en mi país; por otro lado, la profunda necesidad de seguir trabajando allá donde creo que ahora más se necesita en nuestra hermana Latinoamérica con el fin de garantizar que esos avances, que gracias al CERMI hemos podido disfrutar los ciudadanos con discapacidad en España, puedan hacerse extensivo a todos aquellos compañeros que teniendo nuestros mismos derechos a día de hoy todavía no pueden disfrutar plenamente de ellos.
 
Quiero finalizar este artículo agradeciendo a los editores que me hayan dado la oportunidad de rememorar tan bellos recuerdos y, por supuesto, desear el mayor de los éxitos a nuestro Comité Español de Representantes de las Personas con Discapacidad en España. Allá donde me encuentre tendrán en mi un ferviente admirador y un leal colaborador porque yo también fui CERMI.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.