Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 16 de mayo de 2014cermi.es semanal Nº 123

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

'El asociacionismo responsable', Guía de Recomendaciones para Implantar Políticas de RSC en el movimiento asociativo de la discapacidad

Una oportunidad para mejorar

14/05/2014

Blanca Abella

La Responsabilidad Social Corporativa es una tendencia fundamental en la gestión de todo tipo de organizaciones y supone un compromiso con valores que benefician a cada uno de los implicados. El CERMI ha elaborado una guía para las entidades de la discapacidad, para que implanten la RSC en su estilo de gestión, de actividad, de vida, para que se impregnen de una cultura ética y responsable. “Ha quedado atrás el tiempo en el que las entidades sociales podíamos pensar que estábamos exentas de una gestión ética y socialmente responsable ya que pensábamos que nuestra identidad y misión ya lo justificaban”.

Portada de 'El asociacionismo responsable' Así se expresa Enrique Galván, presidente de la Comisión de RSE del CERMI, a la hora de explicar la razón de ser de la 'El asociacionismo responsable', la guía de recomendaciones para implantar políticas y estrategias de responsabilidad social corporativa (RSC) en las organizaciones y entidades de la discapacidad. 
 
“Esta guía es una buen excusa para que nos planteemos una reflexión sobre cuáles son los  caminos de transformación que nuestras organizaciones deben abordar”, asegura Galván. Y es que la RSC no es una moda, es un camino elegido ya por muchas organizaciones a la hora gestionar empresas y relaciones externas, así lo explica Isabel Vera, de la Comisión de RSE del CERMI: “Todo surge como un movimiento de empresas porque tienen mayor impacto en todos los sentidos, pero la responsabilidad es un aspecto que afecta a todas las organizaciones, de cualquier tipo, sin ánimo de lucro, con ánimo de lucro, administraciones públicas... No puedes quedarte atrás, además, es una tendencia que se creía que con la crisis iba a quedar un poco desfasada pero las entidades que han creído en la RSE siguen creyendo y creo que el discurso ha salido reforzado”.
 
En definitiva, el objetivo es claro, por un lado se trata de implantar políticas y estrategias de RSC en las entidades y, por otro, utilizar dichas iniciativas para introducir un proceso de cambio en las entidades, cambios que vienen dados por las situaciones de crisis y, en general, por el paso del tiempo. Según Javier Segura, vocal de la Comisión de RSC del CERMI: “Su enunciado lo dice claramente, lo que intentamos es hacer pedagogía dentro de nuestras propias entidades y es el momento de toda una reflexión interna en cada una de nuestras entidades, porque así analizaremos nuestras debilidades y nuestras fortalezas para lograr una entidad más fuerte. A partir de ese análisis en profundidad, encontraríamos dónde incidir con más precisión, si es en el ámbito del consumo, de la inclusión, o de cualquier ámbito”.
 

Responsabilidad del CERMI

 
Bajo el título 'El asociacionismo responsable' la guía contiene una serie de pautas y consejos para que las pequeñas y medianas entidades de la discapacidad (asociaciones, fundaciones, cooperativas, empresas de iniciativa social, etc.) se comprometan con los principios, valores y mandatos de la RSC, y sean así más útiles al entorno social en el que operan y a sus propias bases cívicas. “El CERMI elabora el documento y da una serie de recomendaciones, intenta ir haciendo que penetre el discurso”, explica Isabel Vera.
 
El CERMI persigue que la gestión de las entidades obedezca a un enfoque ético y responsable en todo tipo de procesos y actuaciones, y que de esta forma se desencadene un impacto favorable y sostenible en las personas con discapacidad y sus familias, y en las comunidades de pertenencia.
 
La guía del CERMI es documento de trabajo útil, es solo una referencia para las entidades, puesto que el CERMI no impone este camino, simplemente lo facilita. Según Javier Segura: “El CERMI tiene la obligación de impregnar a todo nuestro movimiento, las siete mil asociaciones, de este documento y que cada una de ellas luego lo haga suyo, como bandera de la propia entidad”.
 
Y añade Segura: “Es un trabajo que hay que hacer desde las propias federaciones y el CERMI tiene la obligación y la constancia de hacer que cada una de nuestras entidades se impliquen y luego cada federación, a su vez, cuando lo tienen como propio, tienen que dejarlo caer en cascada para un cumplimiento normalizado, sin imposición alguna, simplemente es hacer entender que esto va a mejorar, que esto realmente nos va a fortalecer”. 
 
“Es una guía muy corta para leer y potencialmente muy fuerte si aplicamos el sentido común línea por línea”, afirma Segura. 
 
La guía es breve, pero contiene las principales pautas o recomendaciones necesarias para implantar políticas de RSC, según Enrique Galván, es un trabajo elaborado por profesionales de primera línea: “La guía se ha realizado por personas que conocen profundamente nuestra realidad y además son expertos en responsabilidad social, personas de las que podemos aprender y que están abiertas a compartir”.
 

Somos lo que decimos

Contraportada de 'El asociacionismo responsable'
“No podemos pedir a los demás lo que nosotros internamente no hacemos, por eso ese análisis hay que sacarlo al exterior demostrando que lo que pedimos a los demás que hagan por nosotros, lo hacemos también”, explica Segura. En definitiva, decirles a los de fuera, pero también hacia dentro, que “somos lo que decimos”, afirma Javier Segura. Y Explica: “Vamos a demostrar que cada vez somos más lo que decimos, dentro de esa responsabilidad, dentro de un cumplimiento ético, dentro de una transparencia lógica, dentro de un gasto y financiación económica verdaderamente aconsejable y medido”.
 
Y para empezar a demostrarlo, los expertos recomiendan en primer lugar hacer un análisis: “Para implantar la guía lo que deberíamos hacer es un plan de calidad interno en el que debemos corregir nuestras debilidades, apuntalar nuestras fortalezas, encontrar nuestras amenazas para anularlas y a partir de ahí nacen nuevas oportunidades de mejorar las propias entidades”, añade Segura.
 
Según Isabel Vera, “nos toca hacer un poco de pedagogía entre las entidades porque muchas veces se piensa en la RSE solamente desde la comunicación o el marketing y las entidades más pequeñas no se identifican tanto con esos términos y les puede parecer que es algo que no tiene que ver con ellas, pero la RSE te sirve para reforzar tu estructura de gobierno, tu gestión, tu día a día y eso es lo que verdaderamente no se es muy consciente todavía”. Además, todas las entidades, hoy en día “necesitan reforzar sus alianzas”, sentencia.
 
Según el responsable de la Comisión de RSC del CERMI, “esta guía es una buen excusa para que nos planteemos una reflexión sobre cuáles son los  caminos de transformación que nuestras organizaciones deben abordar y definir bien los procesos de cambio interno. La gestión de personas, compra, impacto medioambiental, buen gobierno son prioritarios para nuestro avance. Por otro lado, analizar las relaciones con terceros desde la creación de valor compartido tanto con medianas y pequeñas empresas la administración pública e incluso con otras entidades del tercer sector”.
 

Recomendaciones

 
Para alcanzar los objetivos antes expuestos, se propone a las entidades del CERMI una serie de recomendaciones para incorporar en las áreas de Gobernanza y política de personas. En primer lugar, para la gobernanza se recomienda a las entidades elaborar un Código ético, un Código de buen gobierno y reglamento de funcionamiento y un Manual de procedimiento electoral. Y para la política de personas, se recomienda elaborar y adoptar planes de igualdad y de ergonomía y accesibilidad. 
 
Y en general, cada entidad debe asumir en su gestión una serie de valores y compromisos relacionados con la Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, el medio ambiente, las compras responsables, la accesibilidad universal, la comunicación y, en definitiva, optar por la sostenibilidad, transparencia y buena gestión económico-financiera.
 
Con esta guía, elaborada por la Comisión de RSE/Discapacidad del CERMI, se pretende ofrecer al tercer sector de la discapacidad una serie de pautas para que las organizaciones asuman efectivamente la transparencia y el buen gobierno en su gestión asociativa.
 
“Tenemos que reconvertirnos en entidades iguales pero diferentes. Ya no nos sirve el modelo que teníamos anteriormente y por lo tanto una de las pautas para demostrar precisamente que somos entidades ventajosas de cara a la sociedad es aplicar un modelo diferente para actuar dentro de nuestras entidades y así favorecer la inclusión de todas las personas”, explica Javier Segura.
 
“Vamos a demostrar que cada vez somos más lo que decimos, dentro de esa responsabilidad, dentro de un cumplimiento ético, dentro de una transparencia lógica, dentro de un gasto y financiación económica verdaderamente aconsejable y medido”, sentencia Segura.
 
La utilidad e incluso la necesidad de esta guía también está muy clara para Isabel Vera: “Es una oportunidad para mejorar en la organización, para incluir innovación, para los procesos, para la comunicación con los empleados, para la comunicación con los grupos de interés. La RSE afecta transversalmente a toda la organización, porque es una forma de ser, un estilo de gestión, un estilo de hacer actividad, ya seas empresa o asociación o lo que sea”.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España