CERMI en las redes sociales

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.

cermi.essemanalel periódico de la discapacidad

Descargar Aplicación CERMI denuncias por discriminación

  • Descargar aplicacion Cermi para android
  • escargar aplicacion Cermi para ios

viernes, 21 de diciembre de 2012cermi.es semanal Nº 61

"3,8 millones de personas con discapacidad, más de 7.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Banner: Enlace a la página X SOLIDARIA. Abre en ventana nueva.Banner: convención internacional sobre derechos de las personas con discapacidad. Abre en ventana nueva.

Reportaje

Juventud con discapacidad: entre dos exclusiones

18/12/2012

Mario García

Este sector de la población se siente arrinconado en algunas facetas de la vida cotidiana

Alcanzar una vida plenamente independiente es la máxima aspiración de cualquier joven, pero en el caso de quienes tienen alguna discapacidad ese deseo se difumina en situaciones cotidianas donde no gozan de igualdad de oportunidades que el resto.

Un grupo de jóvenes, junto a un centro de díaTrabajo, ocio y tiempo libre, formación educativa, acceso a una vivienda, independencia económica, desarrollo afectivo-sexual y participación ciudadana, algunos de los problemas comunes en la juventud, se complican cuando se entiende la discapacidad como un agravante y no como una circunstancia de la vida.

Según la Encuesta sobre Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia (EDAD), en España vivían unas 163.650 personas con discapacidad de entre 15 y 30 años (102.000 hombres y 62.550 mujeres), cifra que sirve de referencia cuatro años después de este estudio.

La discapacidad mental abunda en este sector de población (cerca de un 53% en las mujeres y de un 35% en los hombres) y existen diferencias significativas en cuanto al nivel de estudios, ya que los jóvenes con discapacidad están más formados que el resto hasta la primera etapa de los estudios secundarios y la situación se revierte a partir del bachillerato.
 
Es decir, hay menos jóvenes con discapacidad que tienen el bachillerato, enseñanzas profesionales de grado medio o superior o estudios universitarios que los que no tienen discapacidad. Por ejemplo, un 6,1% de los menores de 30 años con discapacidad han concluido alguna carrera universitaria, porcentaje que se eleva al 16,2% entre quienes no conviven con una discapacidad. Además, casi un 70% de los jóvenes con discapacidad de entre 15 y 18 años se ha sentido alguna vez discriminados en el ámbito educativo.
 
Una joven en silla de ruedas intenta acceder al metro, con la ayuda de un asistenteEn el ámbito laboral, la diferencia entre los jóvenes con y sin discapacidad en tener un empleo es de 20 puntos porcentuales a favor de aquéllos y el 95% de quienes tienen una discapacidad trabajan sin adaptaciones en su puesto laboral. 
 
El 78% de la juventud con discapacidad reside en el domicilio paterno, con cifras que oscilan del 98% para quienes tienen de 15 a 18 años al 62,8% de los que han cumplido al menos los 27 años. Y un 35,4% afirma sentir discriminación por motivo de su discapacidad, sobre todo en las relaciones sociales y en el ámbito educativo.
 
El CERMI, a través de su Comisión de Juventud, promovió un Manifiesto por los Derechos de la Juventud con Discapacidad en 2005, en la que reclama el derecho a planes de estudios de calidad, el fomento del empleo; el acceso normalizado a la cultura, la creación, el ocio y el tiempo libre; la implementación de I+D+i y el fomento del asociaciacionismo, entre otras reivindicaciones.
 

Emancipación tardía

 
Benigna MerchánEstas demandas cobran más relevancia en la actual coyuntura de crisis económica, que pone en la diana a los jóvenes como uno de los colectivos más afectados. Además, hay que tener en cuenta la doble exclusión de los jóvenes con discapacidad, con grandes cifras de desempleo, pobreza y falta de expectativas. Y si consideramos a las jóvenes con discapacidad, habría que hablar de multiexclusión.
 
La presidenta de la Comisión de Juventud del CERMI, Benigna Merchán, afirma que “la emancipación de los jóvenes con discapacidad es mucho más tardía que la de los jóvenes sin discapacidad” y que el colectivo siente que “está cada vez más arrinconado” con las dificultades económicas globales de la actualidad.
 
En este sentido, Merchán, de 32 años y ciega, apunta que “la gran preocupación de los jóvenes es el empleo”, ya sea para estrenarse en el mercado laboral o para continuar en él, algo fundamental porque, como ella misma añade, “con el trabajo te desarrollas como persona”.
 
Respecto al sistema educativo, Merchán lamenta que dos universidades españolas aún no cuenten con un departamento de atención al alumno con discapacidad y otras “lo tengan como membrete, sin hacer el trabajo real”.
 
Además, comenta que, pese a la legislación vigente, “a la hora de la verdad hay barreras arquitectónicas en edificios y cuando existen quejas para que se eliminen, lo que se hace es un lavado de cara”.
 
Con todo, Merchán apunta que las personas con discapacidad, y singularmente los jóvenes, son “las primeras que nos estamos viendo afectadas por los recortes”. “Se sufre de discriminación por ser joven, con discapacidad y más si eres mujer. Un discapacitado se enfrenta primero a demostrar sus conocimientos y después tiene que demostrar dos veces más su valía para que le lleguen a contratar”, apostilla.
 
Merchán señala que el futuro ideal para un joven con discapacidad pasa “simplemente” por ser aquel en el que pueda tener los mismos derechos que el resto de personas de su edad. “Que podamos asumir papeles activos en la sociedad y ser ciudadanos de primera como todos los demás”, concluye.
 

“Me dijeron que no porque no veo”

 
Carlos GrauPor otro lado, Carlos Grau, de 30 años, ciego, licenciado en Periodismo y agente vendedor de productos de la ONCE en Valencia, asegura que la situación actual “no es buena” para los jóvenes con discapacidad y se centra fundamentalmente en las dificultades para encontrar un empleo.
 
Cuenta que estuvo mucho tiempo buscando un empleo como periodista, pero no tuvo suerte, a pesar de “hacía un programa de radio y presentaba otro” sin remuneración económica, de que trabajó en una emisora gracias a que él mismo explicó al propio empresario “cómo hacer radio” y de que incluso no pudo entrar en otro medio de comunicación. “Me dijeron que no porque no veo”, lamenta.
 
“El empresario tiene que ser siempre curioso y ver cómo se lo monta una persona con discapacidad. Luego verá si le contrata o no, pero si parte de que no, directamente no hay nada que hacer”, subraya.
 
Así las cosas, Grau ha tenido que reciclarse a ser ‘coach’ personal y ejecutivo para ayudar a resolver problemas relacionados con el desarrollo personal, las relaciones de pareja o la conciliación de la vida laboral y familiar, y defiende que los jóvenes con discapacidad practiquen algún deporte (él mismo juega al fútbol-5 para ciegos) porque ayuda a integrarse socialmente.
 

“Tengo curiosidad en saber qué dicen”

 
Silvia CantiPor último, Silvia Canti, de 24 años, con sordera, de Barcelona y recién diplomada en Fisioterapia, busca su primer empleo. Se siente identificada con una frase del famoso atleta paralímpico Oscar Pistorius: “No eres minusválido por las discapacidades que tienes; eres hábil por las habilidades que posees”.
 
Canti señala que “normalmente” se siente discriminada en “conversaciones grupales, donde a menudo se interfieren dos a la vez y no soy capaz de distinguir. Estos casos me pasa tanto en la calle como en el colegio u otros sitios”.
 
Dice que cada vez se van eliminando más barreras, pero “todavía queda mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, ir a un cine que esté cerca de casa y con subtítulos, al teatro, la mayoría de los anuncios de la televisión... No puedo disfrutar porque no puedo comprender lo que expresan y me da mucha angustia porque tengo curiosidad en saber qué dicen”.
 
Canti afirma que, al menos en España, “las personas que no padecen problemas de discriminación no conocen muy bien a las personas sordas y tienen miedo a que seamos una carga más. Creo que si nos conocieran mejor, ese miedo a confiar en nosotros desaparecería”.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad, Secretaría de estado de servicios sociales e igualdad, Dirección general de políticas de apoyos a la discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.