Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 20 de noviembre de 2015cermi.es semanal Nº 190

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Sobre la denuncia del CERMI contra Metro de Madrid por incumplimiento de plazos legales sobre accesibilidad universal

Metro de Madrid, a muchos metros de la accesibilidad universal

20/11/2015

Beatriz Sancho - Fotos: Sofía González

Metro de Madrid sigue incumpliendo los plazos legales sobre accesibilidad universal en el suburbano de la capital a los que están obligados por ley y las personas con discapacidad se quejan. Algunos desisten de utilizarlo y se pasan a la EMT porque su compromiso con la accesibilidad "parece más firme". Pero el movimiento asociativo no ceja en su empeño de poner en evidencia, también bajo denuncia, los incumplimientos e infracciones perpetradas por los responsables de Metro de Madrid de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad. Y es que "los hechos que no se denuncian, no existen".

Detalle de una de las entradas de Metro de MadridNada baladí el título de este reportaje. Metro de Madrid "está a muchos metros de la accesibilidad universal" por mucho que se empeñen algunos.
 
A la Dirección general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad le llegó hace meses, igual que a la Defensora del Pueblo, la denuncia que ha puesto CERMI Estatal a Metro de Madrid "por la existencia de incumplimientos e infracciones de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad en materia de accesibilidad y no discriminación (accesibilidad al transporte) tanto en estaciones que debían de ser accesibles en 2011 como en 2014". 
 
LOS HECHOS DENUNCIABLES
 
A finales de 2011, tenían que haber sido accesibles todas las estaciones en las que confluyen más de dos líneas de metro o aquéllas que constituyen intercambios de modos de transporte, "lógicamente" porque permiten la utilización de la red de manera más extensa a todos los usuarios (un total de 12 de la red de Metro de Madrid). Y a finales de 2014 tendrían que haber sido accesibles  todas las estaciones en las que confluye más de una línea de metro (un total de otras 22 estaciones, diferentes a las ya mencionadas). Lo expone así la delegada del CERMI para la Convención de la ONU y los Derechos Humanos, Leonor Lidón, a través de quien la entidad estatal interpone la denuncia contra Metro de Madrid.
 
Las primeras tenían que ser accesibles por ser "cabecera, de paso o final, de más de dos líneas, o formar parte de un intercambiador", según el apartado 2 del artículo 7 'Transporte en ferrocarril metropolitano' del Real Decreto 1544/2007. Y son: Vodafone Sol, Cuatro Caminos, Plaza de Castilla, Ópera, Argüelles, Moncloa, Alonso Martínez, Diego de León, Avenida de América, Príncipe Pío y Plaza Elípticas. Además, según insiste en señalar CERMI en su denuncia, a estas 12 estaciones, habría que añadir otras 30 más de la Red de Metro Madrid que, sin coincidir exactamente con la definición del real decreto permiten el intercambio modal con otros modos de transporte.
Detalle de unas escaleras, vistas desde abajo, de una boca de metro de Manuel Becerra"A finales de 2011, tenían que haber sido accesibles todas las estaciones en las que confluyen más de dos líneas de metro o aquéllas que constituyen intercambios de modos de transporte"
La otra tanda de estaciones, que debían de ser accesibles según el apartado 3 del mismo artículo del ya citado real decreto, y que debían ser accesibles antes del 5 de diciembre de 2014 son: Pacífico, Gran Vía, Tribuna, Bilbao, Ventas, Manuel Becerra, Goya, Príncipe de Vergara, San Bernardo, Canal, Plaza de España, Callao, Mar de Cristal, Pueblo Nuevo, Núñez de Balboa, Oporto, Casa de Campo, Sainz de Baranda, Gregorio Marañón, Guzmán el Bueno, Colombia y Puerta del Sur.
 
Lidón relata que recibieron una carta el pasado mes de abril del anterior Consejero Delegado de Metro de Madrid justificando el incumplimiento "debido a la crisis económica". En ella, se comprometía a preparar de manera inmediata un plan de actuación que, de manera progresiva, iría acomodando la red a los requerimientos legales. "Ese plan iba a ser presentado a CERMI Comunidad de Madrid en las comisiones de transporte en las que participa y, a día de hoy, dicha presentación no se ha producido", desvela la delegada de CERMI Estatal. "En la actualidad, no se ha producido cambio alguno respecto de la situación anterior en ninguna de las estaciones".
"Recibimos una carta en abril del anterior Consejero Delegado de Metro de Madrid justificando el incumplimiento debido a la crisis económica en la que se comprometía a preparar de manera inmediata un plan de actuación"
El paso más inmediato que puede realizar el CERMI, según Lidón, "ha de ser la puesta en conocimiento de toda la sociedad madrileña del incumplimiento de la Ley por parte de Metro de Madrid, incluyendo a los diferentes agentes sociales y medios de comunicación". A partir de ahí, aboga la delegada de la entidad para la Convención de la ONU y los Derechos Humanos, "habrá que reivindicar la presentación de un plan que permita establecer el camino que ha de seguirse para, progresivamente, ajustar la red a los requisitos legales. Respecto a la acción judicial, ya se han presentado escritos de reclamación ante la Oficina de atención a la Discapacidad (OADIS) y ante la del Defensor del Pueblo. Pero, "CERMI Comunidad de Madrid no dudará en agotar todas las instancias y mecanismos legales a su alcance para alcanzar el cumplimiento de lo estipulado en Ley y defender los intereses de las personas con discapacidad", asegura.
 
La Comisión de Accesibilidad del CERMI Comunidad de Madrid, por boca de Mario Moñino Peso, uno de sus miembros, confirma que la OADIS  ya les manifestó, el pasado abril, que "no es competente para esta materia, ya que los hechos denunciados sólo ocurren en la Comunidad de Madrid, por lo que remitió el expediente a la esta comunidad" y, por su parte, la Oficina del Defensor del Pueblo "sí aceptó nuestra reclamación y ha iniciado diligencias para poder tener más información". Tanto de la defensora del Pueblo como de la Dirección General de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, lo que se espera, aclara Moñino,  "es que abran los expedientes correspondientes y den lugar a respuestas efectivas, que se traduzcan en el cumplimiento de la normativa y, por tanto, que den lugar a su accesibilidad, permitiendo de esta forma terminar con la discriminación actual".
Escaleras dentro de Metro de Madrid"La Oficina del Defensor del Pueblo sí aceptó nuestra reclamación y ha iniciado diligencias para poder tener más información"
DESCENSO A LOS INFIERNOS
 
Manuel Rancés Jofre, de 48 años de edad y con esclerosis múltiple y problemas de movilidad, se desplaza habitualmente con bastones o en silla de ruedas y vive en primera persona la inaccesibilidad del metro de la capital. Él reitera sus denuncias por la insuficiente inaccesibilidad del metro de Madrid y conoce personalmente a otras muchas personas con discapacidad que, como él, también denuncian. "Pero se cansan de hacerlo, de protestar, de ser un Pepito Grillo", confiesa. De hecho, destaca también que muchas de estas personas, renuncian a viajar en metro y se decantan por los autobuses de la EMT "donde apuestan realmente por la accesibilidad para todas las personas".
 
Más que un periplo desafortunado, la narración de Rancés respecto a las "exasperantes" barreras que encuentra cada vez que usa el suburbano madrileño con su silla de ruedas, parece un dantesco descenso al averno del que, como él mismo explica, al iniciarlo, nunca sabe "si habrá salida". Denuncia la inaccesibilidad con la que se topa en los trasbordos, la inexistencia de tornos accesibles en muchas estaciones que sí tienen ascensor, que estos, muchas veces, están estropeados y permanecen cerrados varios días e incluso semanas. 
 
"¿Qué ocurriría si cerrasen durante días una estación para todo el mundo? Habría protestas y pondrían un sistema alternativo. Parece que si nos ocurre a las personas con discapacidad, no tiene importancia. Si en mi casa se estropea el ascensor, se repara en dos o tres horas. ¿Por qué en el metro no?.  Si se avería uno cuando estoy dentro, ¿cuándo y cómo me sacarán?. Vivo una incertidumbre enorme a la hora de coger el metro", expresa Rancés. "Las personas con discapacidad solo queremos poder desplazarnos como un ciudadano más. Pero, ¿cómo vamos a utilizar el metro si no nos garantizan la entrada y salida, los recorridos, el acceso a los trenes, los transbordos o ni siquiera tenemos garantizada la salida si se avería el ascensor de la estación de destino? Es necesario generar confianza para que lo usemos", aprieta Rancés.  
Detalle de uno de los ascensores de Metro de Madrid"¿Cómo vamos a utilizar el metro si no nos garantizan la entrada y salida, los recorridos, el acceso a los trenes, los transbordos? Es necesario generar confianza para que lo usemos"
Pero sus críticas continúan. Menciona la mala señalización de los recorridos accesibles para encontrar salidas accesibles, la existencia de estaciones por las que circulan trenes accesibles cuando la estación no está preparada (cuya consecuencia es tener que salvar "un gran escalón" entre el coche y el andén) o, a la inversa, estaciones accesibles con convoyes inaccesibles. "Coger el Metro es toda una aventura. Y su uso genera una gran angustia a las personas con discapacidad", sentencia este usuario con movilidad reducida. 
 
Tomás Rancés aprecia, no obstante, "el gran esfuerzo que realizó Metro de Madrid durante algunos años para convertirse en un metro accesible", pero achaca los incumplimientos de la ley no solo a la crisis, como apuntan los responsables de Metro de Madrid, sino también a "la falta de voluntad". De hecho, en su opinión  Metro de Madrid ha convertido a los usuarios con discapacidad en "ciudadanos de segunda". Y si bien es consciente de que hacer accesible toda la red de metro en un plazo breve es "prácticamente imposible", si les pide que, al menos a corto plazo, aborden un plan para cumplir la ley "priorizando las estaciones con transbordo y de mayor tránsito". 
"Coger el Metro es toda una aventura. Y su uso genera una gran angustia a las personas con discapacidad"
DE LA NECESIDAD DE DENUNCIAR
 
Cermi Comunidad de Madrid recibe muchas denuncias, y de muy diferente índole, por parte de usuarios del metropolitano madrileño con discapacidad. La delegada del CERMI para la Convención de la ONU y los Derechos Humanos informa que, principalmente y tal como enumeraba Rancés, denuncian situaciones de inaccesibilidad de estaciones que son nudos importantes de comunicación e inadecuación de los elementos presentes como inexistencia de tornos accesibles, interfonos de comunicación mal situados, diferencias insalvables entre andén y coche, ascensores que no funcionan, etc. 
 
Por ello, son sobradas las razones por las que desde CERMI Comunidad de Madrid siguen estudiando posibles acciones judiciales porque, como aclara el miembro del Comité de Accesibilidad de la entidad madrileña, "no podemos permanecer impasibles ante estas vulneraciones de nuestros derechos". "Mientras tanto", añade, "cientos de personas, a diario, están siendo discriminadas. Y lo que es intolerable es el incumplimiento, que esto suceda con conocimiento de los responsables de Metro de Madrid, y que no se pida responsabilidad por ello". 
Detalle de una de las bocas de metro madrileñas. Sol"Lo que es intolerable es el incumplimiento, que esto suceda con conocimiento de los responsables de Metro Madrid y que no se pida responsabilidad por ello"
Dice Moñino también que, en este caso concreto del metro de Madrid, se está discriminando a las personas con discapacidad de la forma "más taimada posible, la silenciosa, negando la accesibilidad". "Y digo silenciosa porque la mayoría de las personas son sensibles ante la discriminación, pero no son conscientes de que la accesibilidad beneficia a todas las personas que a diario usan el metro". Para este experto es necesario poner el foco en que "Metro de Madrid está obligado" y que "el despropósito es que las normas de igualdad y no discriminación que definen la accesibilidad no solo se han desarrollado tarde, y posteriormente se han visto aplazadas, sino que además se incumplen".
 
Los usuarios de metro con discapacidad, en opinión también del miembro del Comité de Accesibilidad de CERMI Comunidad de Madrid, tienen que seguir denunciando para que "visibilicen esta realidad discriminatoria que les impide no solo dejar de utilizar el transporte, sino cualquier otra acción cotidiana como ir a trabajar, a la universidad, al médico, al cine, a dar un paseo, etc.". 
 
Asegura Moñino que esto es "una vulneración que abre la puerta a otras discriminaciones y, además, da lugar a un proceso donde la persona y sus derechos se van diluyendo". Por eso impele a las personas con discapacidad a "romper esta dinámica y denunciar porque muchos de los derechos que tenemos hoy como sociedades democráticas, vienen de la lucha de otras personas, personas que denunciaban y cuestionaban un status quo establecido. Cuestionemos, denunciemos, interioricemos una mirada empoderada y construyamos un mejor futuro de derechos porque aún queda mucho por hacer".
"El despropósito es que las normas de igualdad y no discriminación que definen la accesibilidad no solo se han desarrollado tarde, y posteriormente se han visto aplazadas, sino que además se incumplen"
Por su parte, Manuel Rancés también apuesta por la necesidad de denunciar la vulneración de los derechos de las personas con discapacidad porque  "si no existe denuncia, los hechos no existen, los incumplimientos no existen". "En el metro, me han llegado incluso a decir con tono sarcástico que quienes denuncian son solo uno o dos usuarios y que siempre los mismos. ¡Como si se tratara de una rareza personal, de algo que tiene que ver solo con la exigencia desmedida de unos pocos!. Por eso, no solo apoyo la denuncia del CERMI, sino que pido que se siga denunciando". Pero la realidad, para Rancés, es que "los incumplimientos, hoy por hoy, quedan impunes y no se corrigen, como en el caso de Metro de Madrid. Y es absolutamente intolerable".
Detalle de una de las bocas de metro de El Carmen"Los incumplimientos, hoy por hoy, quedan impunes y no se corrigen, como en el caso de Metro de Madrid. Y es absolutamente intolerable"
PALABRAS RESPONSABLES PARA LOS RESPONSABLES
 
Hay palabras responsables de personas con discapacidad responsables, con y sin responsabilidad en el movimiento asociativo, dirigidas a los responsables de Metro de Madrid y, valga la aliteración, "responsables" de que aún no sean accesibles las estaciones que debían de serlo a día de hoy, según el Real Decreto de 5 de diciembre de 2007. En este sentido, la delegada del CERMI para la Convención de la ONU y los Derechos Humanos desea hacerles saber que "la legislación reconoce derechos a todos los ciudadanos españoles sin exclusión". Y les recuerda también Lidón, a los responsables de Metro de Madrid, que las personas con discapacidad pagan sus impuestos como el resto de los ciudadanos y que, además de tener reconocidos sus derechos en el marco legal existente en nuestro país (“estado de derecho”, “imperio de la ley”), "el hecho de ser contribuyentes como el resto de los ciudadanos al mantenimiento de los servicios públicos, les confiere la misma igualdad de oportunidades en el uso de dichos servicios y, en concreto, los derivados del transporte público".
 
Lamenta, no obstante, que aún queda "mucho por hacer" y que, desde las administraciones correspondientes, "no se llega a valorar con verdadero interés las necesidades de las personas con alguna discapacidad, ya que se considera que son una minoría". "Idea arcaica", apostilla, "y absolutamente superada por la realidad dado que, toda persona evoluciona a lo largo del ciclo vital en cuanto a su capacidad funcional de adaptación al medio y, más temprano que tarde, todos precisaremos de una adecuación de las exigencias del entorno a nuestras capacidades". En esta misma línea, Lidón defiende que "todo ciudadano, todo ser humano es receptor positivo de las medidas de accesibilidad universal y del diseño para todos".
"Todo ciudadano, todo ser humano es receptor positivo de las medidas de accesibilidad universal y del diseño para todos"
Por su parte, como usuario del suburbano, y denunciante incansable de las barreras que encuentra en los vericuetos subterráneos madrileños, Manuel Rancés quiere que los responsables de Metro de Madrid se enteren, comprendan, asuman e integren que "el poder desplazarse de forma autónoma es un derecho básico para todas las personas, y que la auténtica igualdad consiste en hacerlo todos en unas condiciones similares". Asimismo, les reclama este derecho para todas las personas "independientemente de cómo nos movamos, oigamos, veamos o comprendamos el entorno porque un transporte más fácil de recorrer, ver, oír o comprender es un mejor transporte". Por ello, para Rancés, que se estas demandas se hagan efectivas "es una cuestión de pura justicia social".
"Un transporte más fácil de recorrer, ver, oír o comprender es un mejor transporte. Que estas demandas se hagan efectivas es cuestión de pura justicia social"
Moñino, por su parte, recalca el dato de que en que la denuncia del CERMI, la propia ley, "ni siquiera habla de hacer accesible toda la red de Metro de Madrid, sino de ámbitos que, dado su mayor impacto y capacidad de comunicación vía metro, deben ser accesibles". Mas no deja de referir sus propias demandas a los responsables de Metro de Madrid: "que cumplan la ley, que la accesibilidad ya no es un requisito de calidad, sino una condición necesaria de la igualdad y no discriminación, que interioricen esta dimensión".
Un convoy de metro llegando a una estación"Tienen que cumplir la ley, la accesibilidad ya no es un requisito de calidad, sino una condición necesaria de la igualdad y no discriminación, que interioricen esta dimensión"
Mario Moñino, desmarcándose, abrocha la cuestión de los incumplimientos e infracciones por parte de Metro de Madrid, de la accesibilidad en general, desde un punto de vista más moral, empático, investigador, filosófico quizás. Para ello, descubre, comparte e invita a los responsables de Metro de Madrid, a la sociedad en general, a realizarse la pregunta que constituyó el eje conductor de una tesis doctoral que hizo sobre 'la toma de conciencia sobre los derechos de las personas con discapacidad'. La cuestión es: "¿quién es ese otro diferente a mí, ya sea una persona con discapacidad o con cualquier otra circunstancia?" 
 
La jerarquía aplicada a la respuesta, sostiene Moñino, será la que marque la diferencia. "Si pienso que ese otro es igual a mí, entenderé que tiene los mismos derechos que yo, aunque para garantizarlos sean necesarias medidas específicas que reparen desigualdades estructurales". Sin embargo, reflexiona el experto, "si no lo veo como una persona igual que yo, mi respuesta será de exclusión". Y concluye que "cuando uno se plantea esta pregunta ante su forma de actuar, necesariamente cambia". ¿Cuándo se permitirán los responsables de Metro de Madrid planteársela de tal forma que nos vean como iguales y cambien su manera de actuar?
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España