Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 26 de abril de 2019cermi.es semanal Nº 343

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Titanes: una espiral virtuosa de cambio

26/04/2019

Beatriz Sancho

El proyecto ‘Titanes’ es una de las mayores y ambiciosas propuestas artísticas, cuyo máximo protagonista es la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad. En él artistas urbanos internacionales de la talla de Okuda San Miguel, comisario, amigo y aliado de esta aventura de la asociación Laborvalía, están pintando mano a mano, como coautores, con 450 personas con discapacidad. Sus lienzos son veinte mastodónticos silos de la provincia de Ciudad Real, que pugnan por convertirse en un reclamo para los amantes del arte y, probablemente, como se sueña, en un irrepetible y colorido museo al natural.

Silo pintado por personas con discapacidad junto a Okuda y su equipoEn varios lugares de la mancha de cuyos nombres sí queremos acordarnos, no ha mucho tiempo que había veinte silos desangelados, desnudos de color, y en los que se reparaba por su tamaño, pero no por su belleza. Sin embargo, desde el 1 de abril estos silos están siendo despertados, regenerados, sustancializados, revividos a pinceladas de luz, y van encarnando, todos ellos, tradición y arte, pero también trascendencia, porque pasarán a la historia como “uno de los mayores eventos artísticos del mundo, que se desarrolla”, lo dicen desde la Diputación de Ciudad Real, “para visibilizar el talento de las personas con discapacidad y la inclusión social”.
 
La parte “indispensable” de esta asombrosa iniciativa es la asociación para la inclusión social de personas con discapacidad Laborvalía y, muy especialmente, los 450 usuarios de los centros ocupacionales de sus diferentes miembros. Esta entidad, de hecho, es la coorganizadora junto a Ink and Movement (iam), el proyecto artístico de Okuda San Miguel, que promueve artistas urbanos contemporáneos desde hace una década para compartir su arte y llevarlo directamente al público.
 
Y eso es, precisamente, lo que están consiguiendo Laborvalía e IAM aunados, pero, esta vez, involucrando el ingenio de las personas con discapacidad. Para el gerente de Laborvalía, Alfonso Gutiérrez, los principales objetivos, sobradamente demostrados durante estos días, son visualizar y fomentar “la creatividad y el gran potencial de las personas con discapacidad”, así como “su capacidad para transformar el entorno diario gracias a su esfuerzo, ilusión, compromiso y trabajo en equipo”.
 
Silo pintado por personas con discapacidad junto a Hell'O y su equipoLa primera fase de ‘Titanes’ ya está prácticamente concluida. Las actuaciones se han realizado en cinco silos de las siguientes localidades ciudarrealeñas: Calzada de Calatrava, Corral de Calatrava, Manzanares, Malagón y La Solana, en los que han intervenido, respectivamente, Okuda San Miguel, Demsky J. + Smithe, Equipo Plástico (formado por Eltono, Nano4814, Nuria Mora y Sixe Paredes), Daniel Muñoz + Spok Brillor, Hell’O, Bicicleta Sem Freio. El sexto silo, el de Herencia, que abordará Fintan Magee, quedará culminado el 25 de mayo. 
 
El resto del “magno” proyecto, informan desde IAM, seguirá desarrollándose hasta octubre, ya que hay que seguir “dando alegría” y “renovando” la imagen de otros 14 silos, que se convertirán en otras tantas “titánicas obras de arte de diferentes estilos”, y en los que actuarán otra tanda de artistas urbanos como: Nychos, Ricardo Cavolo y Spok Brillor, entre otros. El equipo de Okuda San Miguel no alberga dudas de que estas acciones sobre los silos castellano manchegos: “Se convertirán en uno de los eventos de arte público más importante de los últimos años”.
 

RENTABILIDAD SOCIAL 

 
Para que esta ambiciosa propuesta saliera adelante ha hecho falta financiación, y ese respaldo económico, 400.000 euros, lo ha ofrecido la Diputación de Ciudad Real animada por el éxito rotundo que obtuvo el año pasado un muro pintado también por Okuda en el Auditorio de Pedro Almodóvar de Puertollano y, previamente, por el silo de Almagro. Este último transformado por otro artista internacional, Antonio Laguna, se convirtió en “icono” durante las celebraciones en 2017 del 40 aniversario del Festival Internacional de Teatro Clásico de la localidad.
 
Silo pintado por personas con discapacidad junto a Equipo Plástico y su equipo

Detalle del silo pintado por personas con discapacidad junto a Bicicleta Sem Freio y su equipoSegún declaraciones del presidente de la institución provincial, José Manuel Caballero: “Titanes vale mucho más de lo que cuesta porque su rentabilidad, desde el punto de vista social, es incuestionable en tanto que favorece la inclusión de las personas con discapacidad”. A esto hay que sumar que Caballero también da por hecho que: “Titanes se erigirá en un referente de arte al aire libre tanto a nivel nacional e internacional”, y que: “Servirá para rentabilizar aspectos tradicionales del sector agrario, además de apoyo a la apuesta de la institución provincial por el medio rural”.
 
En este sentido, el gerente de Laborvalía, destacó que la financiación de ‘Titanes’ por parte de la diputación provincial de Ciudad Real es “una apuesta” por el talento de las personas con discapacidad que: “Contribuirá a lograr que la sociedad cambie la imagen que tienen de ellas a través del arte, y de asociarles a la gran reputación que acreditan los destacados artistas junto a quienes han pintado los silos de la provincia”.
 
Sin embargo, como matiza el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, que ha visitado varios de los silos intervenidos: “La iniciativa ‘Titanes’ trasciende y va más allá de sus muchos méritos ostensibles” porque “no es solo un revulsivo artístico, cultural y social en un medio como el rural, tan abandonado y dejado a su suerte; no es solo la muestra del mundo interconectado e hipervinculado de nuestros días, en lo que todo puede pasar en cualquier lugar, y lo más vanguardista puede estar pasando en la puerta de casa”, sino que, “en ese sentido, asistimos a una democratización de los acontecimientos, si se saben establecer y alimentar las sinapsis apropiadas. Todo eso es evidente, y habla muy bien de los ideadores y promotores de Titanes”. 
 

DE LOS BENEFICIOS DEL ARTE

 
La asociación Laborvalía desarrolla y pone en práctica programas de inclusión que demuestran cómo a través de las artes se puede mejorar la vida de personas con discapacidad, amén de fomentar su inclusión social y laboral. Y de ello da fe Okuda San Miguel que, como Caballero, también sitúa el germen de ‘Titanes’ en el muro frente al Auditorio de Pedro Almodóvar de Puertollano. “Laborvalía nos planteó este proyecto, y el hecho de que la pared fuera horizontal y de 200 metros de longitud, nos permitió poder contar con cien chicos y chicas con discapacidad de la entidad”. 
 
Confirma Okuda a ‘cermi.es semanal’ el enriquecimiento que obtuvo de esa experiencia, y de su disfrute personal trabajando mano a mano cinco días con todas “aquellas personas”. Sin embargo, hay una historia personal que se llevó también de este lance del año anterior con un joven con autismo, Rubén, que le hace pensar que no solo el arte cura, sino que “elimina barreras de todo tipo”. 
 
Durante el proceso de transformación del muro en Puertollano, Okuda conoció a Rubén: “Si bien era uno de los que más se concentraba pintando, en un almuerzo que reunió a todos los participantes observamos que no hablaba, ni comía, ni se movía, ni quería salir en una foto conjunta porque le daba vergüenza”.
 
Silo pintado por personas con discapacidad junto a J Demsky + Smithe y su equipoEl caso es que Rubén sí que se fijó en un tatuaje de Dalí que llevaba uno de los asistentes de Okuda, y que le inspiró la realización de un dibujo que, a los dos días, regalaría al artista. Okuda dice que al contemplar su obra reconoció de inmediato su gran talento y que, parece ser que animado: por la experiencia del muro en Puertollano; por el acercamiento que logró con el artista –con el que se ha visto varias veces y se han puesto en contacto por las redes sociales-, y por su creciente admiración hacia él, Rubén se ha pasado desde entonces creando con mayor entusiasmo y dedicación. 
 
Pero no solo la experiencia de pintar el muro ha beneficiado a Rubén en este sentido. Hace unos días, durante el desarrollo de la primera fase de ‘Titanes’, el reputado artista fue a desayunar a casa del joven, y pudo comprobar cómo además de seguir creando con mucha mayor prolificidad que antes y con una mayor calidad artística, también había mejorado “increíblemente su forma de comunicarse y había sufrido un cambio encomiable y profundo”. Okuda resuelve que Rubén: “Ha encontrado en el arte su modo principal de comunicación”, y ahora tiene “una motivación muy grande para seguir creando”. 
 

DEL TÁRTARO A LA LUZ BUCÓLICA

 
Persona con discapacidad pintando en el silo de Equipo Plástico y su equipo

Persona con discapacidad pintando en el silo de Okuda y su equipoEl gerente de Laborvalía aprecia un paralelismo entre los artistas urbanos que pintaban en los metros y en las paredes antaño “perseguidos incluso por la policía porque no estaba permitido”, y las personas con discapacidad que, según Gutiérrez, “hasta no hace mucho, ocupaban espacios más cerrados, y ni nos habíamos molestado en comprobar si tenían o no talento”. 
 
En su opinión, es significativo que, gracias al pasar de los años, ambos grupos sociales, anteriormente prejuiciados por ser “diferentes”, unan sus talentos ahora para transformar silos en desuso que encajan perfectamente con el concepto de la España rural y vacía, y “juntos estén logrando generar turismo, y unir arte, modernidad y tradición”.
 
Un sentido similar interpreta Pérez Bueno, quien piensa que: “Elementos cívicos menores e incluso marginales (así son vistos, equivocadamente, por lo establecido), desencadenan y ponen en circulación procesos de cambio inesperados e inéditos, y muy productivos”. Porque así queda demostrado en ‘Titanes’ que para el presidente del CERMI: “Es una muestra feliz de que en un mundo globalizado, no hay agentes pequeños o insignificantes”, sino que: “Todos estamos llamados y convocados a la gran ceremonia del mundo”, y “solo hay que responder a ese llamado”.
 
La generación de empleo en el medio rural y para personas con discapacidad es uno de esos productivos cambios. “Iniciativas como estas, además, crean puestos de trabajo”, verifica Alfonso Gutiérrez. “De hecho, Laborvalía tiene en plantilla a cinco jóvenes con discapacidad y a un grafitero (y esperamos seguir creciendo), que están interviniendo una vez al mes en proyectos similares”, quizás no tan titánicos en volumen como este, “pero sí en lugares públicos y muy visibles donde trabajo que realizan resulta impactante”. 
 
Estas personas con discapacidad han pintado en los últimos meses el mercado de Almadén y el de Puertollanos, el mural de la Mujer en Alcolea de Calatrava, el centro Coraje en Madagón y, por supuesto, el muro Filosofal en Ciudad Real, que rodea la ‘Asociación regional de autismo y otros trastornos del desarrollo’ (Autrade), pintado solo por personas con discapacidad. 
 
Detalle del silo pintado por personas con discapacidad junto a Daniel Muñoz + Spoke y su equipoGutiérrez no reprime las ganas de contar que en este muro Filosofal se recogen 16 frases nacidas del “corazón” de sendas personas con discapacidad, y que “demuestran su forma de ser, su bondad y su nobleza”. Pone de ejemplos la cita de una chica que siempre que ve a alguien mal le dice: “Tienes mala cara, ¿te preparo un caldito?”, y otra que reza: “El mundo es más bonito si lo veo con mis compañeros”. “Te dan una lección de vida”, explica el gerente de la entidad, “porque te demuestran cómo se puede ser feliz con poco”.
 
Además de empleo para grupos de intervención de arte urbano, iniciativas del calado de ‘Titanes’: “Multiplican las posibilidades de que la sociedad valore la capacidad artística de las personas con discapacidad”. “Ya tenemos experiencias pintando en muchos ayuntamientos”, presume con razón el directivo de Laborvalía, “y todas con diseños de personas con discapacidad”.
 
Explica también el representante de esta entidad la razón y el acierto de elegir a Okuda para el magno proyecto porque su pintura: “Con esos colores tan vivos, transmite lo mismo que nuestros trabajadores y nuestras trabajadoras en su día a día: felicidad, positividad y color”. Todos ellos, para Gutiérrez, son un ejemplo de cómo ser felices con una filosofía muy sencilla: disfrutando las pequeñas cosas día a día: “Justo lo que intentamos transmitir con los murales: que el color y la positividad de las personas con discapacidad impregnen la provincia de Ciudad Real”.
 

MODUS OPERANDI

 
Alguien podría pensar que las personas con discapacidad que participan en estas todas estas propuestas socioculturales solo pintan y no trazan el dibujo, pero en muchas de ellas son la plantilla de cinco personas de Laborvalía, y otros cinco usuarios de la asociación, quienes los esbozan directamente en las paredes. Cuando pintan en los pueblos, se suman a la creación de este grupo todas las personas con discapacidad que están en los centros ocupacionales de la localidad y, al final, hacen una especie de fiesta o festival para transmitir ese ambiente lúdico festivo de su idiosincrasia a los lugareños, para que, lo reclama Gutiérrez: “la sociedad tome conciencia del valor y el talento que hay en este trabajo y las personas que lo realizan”.
 
Persona con discapacidad pintando en el silo de Okuda y su equipoEn esta primera etapa del proyecto ‘Titanes’, casi culminado, lo que se ha fraguado para Gutiérrez es: “Una simbiosis perfecta entre artistas y personas con discapacidad”. Sin embargo, lo que desean los organizadores es que este tipo de iniciativas queden recordadas como: “Intervenciones de personas pintando con personas, quedando diluido tanto la palabra artistas como las de con discapacidad”. 
 
Porque, aunque es cierto que quien sube a pintar a 40 metros de altura son los artistas, Gutiérrez asegura que: “Ellos mismos reconocen que no son ellos quienes están haciendo algo grande por las personas con discapacidad, sino al contrario”. De hecho, recuerda el gerente de Laborvalía que los artistas brasileños de Bicicleta sin freno, por lo visto, dijeron a unos periodistas que nunca habían conocido personas con discapacidad en su país, que están escondidas, pero que estos días, trabajando bajo las inclemencias del tiempo, habían comprobado no solo el talento artístico de todas ellas, sino su enorme capacidad de trabajo.
 
“¡Como un artista famoso como yo”, decía uno de los componentes de Bicicleta sin freno, “que me creo casi una estrella de rock, voy a dejar de trabajar por las inclemencias del tiempo si veo como estas personas tienen talento, y encima trabajan incluso más que nosotros, sin quejarse y con tanta alegría pese a la lluvia y al frío!”. Todo esto, en palabras del gerente de Laborvalía, “ha permitido que, poco a poco, florecieran unas relaciones humanas entre todas las personas que pintaban los silos. De ahí que, para nosotros, el resultado se resuma en: personas pintando con personas, porque de veras que no se distinguían entre sí”. 
 
El caso es que las personas con discapacidad de Laborvalía que han participado y hecho posible ‘Titanes’ están encantadas. Muchas de ellas, garantiza Gutiérrez, no dejan de ir a los silos, “aunque estén terminados”. Es el caso de uno de ellos, contratado por la entidad y con discapacidad psicosocial, que en lugar de preferir irse de vacaciones en Semana Santa, pedía por favor seguir trabajando. 
 
También está el de Consuelito, de La Solana, que quiere un silo más al lado del suyo para poder seguir pintando y quiere pedírselo al alcalde. “Es tal la emoción que sienten al pintar y al saber que lo que están haciendo quedará en sus pueblos para siempre, que nos contagian, especialmente a los artistas, que dicen venir a los pueblos por compartir la experiencia con estas personas”.
 
Grupo de personas con discapacidad delante de un muro en el que se ha escrito el título de la iniciativa 'Titales'Lo que está claro es que artistas con y sin discapacidad se quedan con ganas de más. Seguro que habrá más paredes, de silos o de otro tipo de inmuebles, para que puedan seguir pintando todas estas personas con discapacidad talentosas, que van especializándose y, como ya hace Rubén, irán aportando sus propios diseños y sueños para demostrar su valía y las ventajas del arte inclusivo para las localidades, como el convertirse en un reclamo turístico. 
 
Todavía queda la segunda fase de ‘Titanes’, que culminará como hemos dicho en octubre y que marcará la historia social y cultural de la provincia de Ciudad Real. Pero también podemos recordar aquí la existencia de unos 600 silos abandonados y repartidos por toda la geografía española, según apuntan desde IAM. Quizás sea cuestión de trasladarlo a las comunidades autónomas y proponer que ‘Titanes’, con ese o cualquier otro nombre, prosiga su labor inclusiva en tantos y tantos sentidos, en tantos y tantos lugares de La Mancha y más allá.
 
Y en la veladura del lienzo magno nos quedamos, como ha querido “quedarse” personalmente Pérez Bueno, testigo del movimiento asociativo de la discapacidad en tierras ciudarrealeñas, con ese algo “menos perceptible, pero no por ello con menor realidad y presencia: que lo social, un sector de lo social como el de las personas con discapacidad, a través de una organización como Laborvalía, ha sabido desencadenar una espiral virtuosa de cambio, de transformación, de avance, que no han desplegado otras instancias públicas y privadas en mejores posiciones de poder, recursos e influencia”. 
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España