Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 23 de julio de 2021cermi.es semanal Nº 446

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

SOS Soledad

Conversatorio CERMI: Personas con discapacidad mayores. Ética y protocolos de actuación en pandemia

Vidas igual de valiosas

20/07/2021

Blanca Abella

El olvido no es una opción. Las discriminaciones sufridas en tiempos de pandemia por las personas mayores y las personas con discapacidad mayores no merecen la indiferencia, y la sociedad tiene una deuda ética y moral con todas ellas. El rearme ideológico que reclaman en este conversatorio pasa por enseñar a los jóvenes y al resto de la sociedad lo que es una persona mayor y una persona con discapacidad, y pasa también por una defensa y un cumplimiento definitivo de las normas, de las leyes que amparan la igualdad de todos en el acceso a la sanidad y a los cuidados, en definitiva, “hay que volver a poner sobre el telón de fondo el principio universal ético de que todos los seres humanos nos merecemos ser tratados por igual”.

Álvaro García Bilbao, presidente de la Comisión de Personas con Discapacidad Mayores del CERMI Estatal“Debe haber un rearme ideológico, pero sobre todo ético y moral para que esto no vuelva a ocurrir”. Así inicia este conversatorio Álvaro García Bilbao, presidente de la Comisión de Personas con Discapacidad Mayores del CERMI Estatal, para quien lo ocurrido durante la pandemia con las personas mayores y las personas con discapacidad mayores, especialmente, es muy grave, pues “se han puesto en tela de juicio cuestiones de derechos y de principios que ahora se están olvidando y la sociedad tiene una deuda ética y moral con las personas mayores, para que eso no se olvide, porque ha habido vidas en juego, no solo eso, mucha gente ha muerto”. 
 
Así lo entiende también Gonzalo Berzosa, miembro de la Comisión de Personas con Discapacidad Mayores del CERMI Estatal, quien apunta dos cuestiones a tener en cuenta; la primera, sobre el principio universal del cuidado y del valor de la salud, “hay que volver a poner sobre el telón de fondo el principio universal ético de que todos los seres humanos nos merecemos ser tratados por igual”; la segunda tiene que ver con la revolución demográfica que vivimos, que califica como “una conquista social”, puesto que “todos vamos a vivir muchos años y eso se llama envejecer”. Asegura que las personas con discapacidad, por supuesto, también entran en esta revolución, y concluye este punto afirmando que “envejecer es un proceso individual, pero envejecer bien es un proceso social”, y esta verdad, en tiempos de pandemia, “ha tenido sus grietas y estas grietas son peligrosas”.
 
En las denominadas situaciones de crisis, los derechos que protegen a las personas son abandonados a cambio de actuaciones discriminatorias contra grupos especialmente vulnerabilizados, como son las personas con discapacidad o las personas mayores. Así lo entiende Andrés Gascón Cuenca, doctor en Derecho y miembro del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia, que habla del término ‘crisis’ como “esa palabra que sirve para destruir absolutamente todo, como ocurrió en la crisis de 2008, que acabó siendo una crisis institucional, social, de valores, que sirvió para abandonar a mucha gente por el camino y como ocurre en esta nueva crisis, cuando se abandonan una serie de derechos que pensábamos que estaban garantizados y que formaban parte de la columna vertebral del estado democrático y social de derecho, que queda configurado en nuestra sociedad por la Constitución española”.
 

Derechos y atención sociosanitaria

 
Gonzalo Berzosa, miembro de la Comisión de Personas con Discapacidad Mayores del CERMI EstatalPara las personas con discapacidad la salud tiene mucho que ver con el cuidado, “una ética del cuidado que tendríamos que revisar y que se fundamenta en la autonomía personal y en la inclusión social”, asegura Gonzalo Berzosa. En esta cuestión, García Bilbao hace un repaso de los últimos e importantes avances en legislación para la discapacidad señalando que es ahí donde hay que apoyarse: “El modelo de los cuidados tiene que cambiar profundamente y ya está empezando, pero yo creo que la cuestión está en los derechos, o se imponen como una cuestión obligatoria, con su capacidad coercitiva, o realmente no vamos a cambiar”. 
 
En este punto, Andrés Gascón explica que “la garantía de los derechos civiles y políticos ya la hemos superado, ahora el reto es la garantía efectiva, extensiva y sustancial de los derechos sociales, culturales y económicos, que es donde se encuentra el área de los cuidados”, y señala el comportamiento neoliberal como responsable de las actuaciones que se escudan en las crisis “para vaciar de contenido el área de estos derechos e intentar externalizar servicios con compañías que no buscan la garantía de esos derechos, si no una ganancia”.   
 
Álvaro García Bilbao insiste en la importancia del rearme ideológico, empezando por una intensa labor pedagógica con los más jóvenes, “enseñando a los chavales la diferencia entre ética y moral, y lo que es una persona mayor y una persona con discapacidad”. Según Gonzalo Berzosa, “si uno aprende cambia, y si cambia aprende”, por eso, afirma que “tenemos que aprender que los protocolos en pandemia quizá no han funcionado bien porque antes de la pandemia no venían funcionando bien”. Añade este especialista psicólogo y gerontólogo que en el desarrollo humano no se improvisan las cosas, “las cosas se construyen y la vida es un proceso”. 
 
Si la salud es biopsicosocial, explica Berzosa, el envejecimiento también es biológico, psicológico y social: “En todo proceso de envejecimiento hay un cierto deterioro biológico, psicológico y social, de ahí la importancia de la coordinación sociosanitaria en personas que envejecen, y habría que instrumentar recursos y coordinar lo social y lo sociosanitario, que no ha funcionado en la pandemia y por eso ha ocurrido lo que ha ocurrido”. 
 
Andrés Gascón Cuenca, doctor en Derecho y miembro del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de ValenciaNunca ha habido un desarrollo real de la coordinación sociosanitaria, ni el plano jurídico ni en el teórico. Así lo entiende García Bilbao, que afirma: “El aspecto sociosanitario ha estado muy sujeto a intereses políticos que había que modular y moderar y todavía está por definir, debiéramos retomarlo y es un buen momento, pero sigo viendo que antes tendríamos que ajustar los derechos de las personas con discapacidad mayores y ponerlos en el candelero, poner estas personas en la agenda política, empezar a trabajar con los estereotipos, el edadismo…”
 
Desde el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia, Andrés Gascón explica que el prototipo de persona que se tiene en la cabeza cuando se crea la legislación no recoge la diversidad real, sin embargo, “en momentos de crisis tenemos que recordar los valores sociales y éticos que nos hemos dado como sociedad, que vienen recogidos en los textos constitucionales e internacionales de protección de derechos humanos, en lugar de abandonarlos a la primera de turno… como en momentos de crisis, cuando se introducen valores utilitaristas, como priorizar a los jóvenes sobre las personas mayores a la hora de ocupar una cama de una UCI; criterios utilitaristas que tratan al ser humano no como un fin en sí mismo sino como un medio para llegar a otra cosa, y se abandona cualquier concepción de la dignidad propia del ser humano, que viene protegida en esos textos”.
 
Según Gascón, “en estos momentos, la sociedad debería reclamar al poder político que en lugar de abandonar estos valores que como sociedad hemos priorizado, que haya un discurso que los promocione y que realmente se los crea, como es el derecho a la igualdad sustancial en el acceso a los derechos, es decir, todo el mundo tiene el mismo derecho al acceso a la sanidad, independientemente de cuáles sean sus circunstancias personales”. 
 

La vejez no es una enfermedad

 
La Comisión de Personas con Discapacidad Mayores del CERMI Estatal ha aprobado un comunicado recientemente sobre una posible decisión de la OMS de incluir la vejez como una enfermedad en la undécima revisión de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud (CIE) y cuya publicación tendrá lugar el próximo mes de enero. Este asunto ha sido compartido en el conversatorio por el moderador del mismo, José Manuel González Huesa, director de cermi.es y director general de ServimediaJosé Manuel González Huesa, director de cermi.es y director general de Servimedia, que ha pedido la opinión de los expertos. Para Álvaro García Bilbao, esta propuesta supone “un cambio brutal y significa que la vejez se va a valorar desde aseguradoras y gobiernos de una manera distinta y cambiará profundamente las prioridades y objetivos de presupuestos y otras cuestiones”. 
 
Gonzalo Berzosa apunta que llevamos años peleando por la idea de que el envejecimiento es una conquista social y por sostener tres verdades a su juicio principales: “La vejez no es una enfermedad; La jubilación no es igual a vejez, y la vejez no es un término unívoco, no todos envejecemos igual”. De ahí que señale también que “hasta hace poco tiempo, cuando hablábamos de las personas mayores, solo tenían presente y pasado, pero ahora ya tenemos futuro, lo mismo que las personas con discapacidad, y si tengo futuro, el proyecto de futuro es un reto, el reto es planificar oportunidades de futuro para que el envejecimiento sea de verdad saludable”. 
 
Por su parte, Gascón define la intención de la OMS como una “desfachatez” y explica que no lo entiende, “porque la esperanza de vida de las sociedades siempre se ha considerado un indicador de bienestar, de buena salud, de modelo a copiar por el resto de sociedades”. 
 
Finalmente, y ante la denuncia sobre las desigualdades que se producen entre las comunidades autónomas en la atención a las personas con discapacidad mayores, García Bilbao sugiere que “habría que dar un paso para adelante y exigir una ley sobre personas mayores o un plan que indique los aspectos que inciden en ellos, que sea una base común y las comunidades autónomas tengan un marco sobre el que discutir y avanzar y no haya esta falta de equilibrio”.
 
Logo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Por solidaridad. Otro fines de interés social
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España