Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 19 de diciembre de 2014cermi.es semanal Nº 149

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Opinión

Superemos la discriminación

Por Gracia Fernández Moya, portavoz adjunta del Grupo Socialista en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso

18/12/2014

Gracia Fernández Moya, portavoz adjunta del Grupo Socialista en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del CongresoSoy médica y viví la gran experiencia de compartir con mi mejor amiga la vocación por la medicina desde muy pequeñas. Las dos accedimos a la facultad de medicina y cursamos juntas todos los cursos. Ella tenía y tiene una discapacidad auditiva, pero eso no le ha impedido ser una brillante estudiante a la que todos y todas envidiábamos por sus matrículas de honor. Con sus grandes capacidades y su esfuerzo, ha llegado a ser una gran especialista en Medicina Interna, investigadora y profesora en la Universidad. Solo necesitó las adaptaciones para tomar apuntes y en los exámenes y, posteriormente, ayuda de soporte técnico.
 
La Convención internacional de derechos de las personas con discapacidad, las normativas nacionales y los principios que inspiran el I y II Plan de acción de la Estrategia española de la discapacidad, se fundamentan en el reconocimiento de la necesidad de crear las condiciones adecuadas para eliminar las causas de discriminación que afectan o puedan afectar a las personas con discapacidad.
 
Una persona puede presentar ya la discapacidad cuando decide o planifica su futuro deseando acceder a las diversas profesiones sanitarias, o ésta puede manifestarse con posterioridad.
 
En sus decisiones sin duda influirán sus preferencias, su vocación. También debe de ser asesorada, como todas las personas, para saber que itinerarios formativos se adaptan mejor a sus cualidades, a su perfil. En este diseño, no debería de ser impedimento una discapacidad sin antes considerar todas las adaptaciones y ayudas que se deben de poner a su disposición. En estas adaptaciones o ayudas, no solo se deben de considerar los recursos materiales o técnicos, sino también los cambios organizativos necesarios para que pueda realizar su formación y posteriormente desarrollar su trabajo con la mayor seguridad y calidad posible. Lógicamente siempre dentro de lo razonable y proporcionado, pero la decisión debe de ser con el asesoramiento de personas expertas.
 
Conocemos que un 9,2% de los universitarios con discapacidad accede a estudios superiores de posgrado. Asciende el número de estudiantes con discapacidad en todas las etapas formativas de las universidades españolas, suponemos que también en las sanitarias, pero ¿sabemos que dificultades tienen en su formación y qué es de ellos cuando terminan sus estudios?
 
Por ejemplo, para ejercer como Médico de Familia, en la sanidad pública, no basta con la licenciatura, es imprescindible acceder a la especialidad por vía MIR. 
 
Si se trata de una persona con discapacidad, que presentando su certificado de grado de discapacidad se admite para cursar sus estudios, tras la creación de unas fundadas expectativas, no se le garantiza que pueda hacer cualquier especialidad a pesar de haber superado todas las asignaturas teóricas y prácticas en los seis años de formación.
 
Esto le ocurrió a una persona a la que he tenido la suerte de conocer durante mi trabajo como parlamentaria. No ha podido elegir ser Médico de Familia, su gran vocación.
 
¿Qué sentido tiene entonces que a una persona con discapacidad, que quiere ser médico de familia se le permita hacer la formación en Medicina durante seis años conociendo su grado de discapacidad y después no se le permita acceder a la formación MIR en la especialidad que desea? ¿Porqué no se le advierte antes? 
 
En el caso de que una persona no pueda desarrollar la formación que desea o que posteriormente no pueda desarrollar su trabajo, por impedimento real para adquirir todas las competencias necesarias para el desempeño con la seguridad requerida para ella u otras personas, estas dificultades se le deben de advertir antes del inicio, para que tenga la opción de cambio. 
 
Si la discapacidad es sobrevenida cuando un profesional ya está desempeñando su trabajo, de nuevo es exigible que se valoren sus competencias con amplitud de miras. Se deberán de tener en cuenta todas las adaptaciones posibles para no cerrar puertas, para no discriminar. Son muchos los ejemplos que en el día a día nos dan lecciones de esfuerzo y superación. Un ejemplo real, un especialista en traumatología con prótesis de miembros inferiores puede pasar consulta y ser un magnífico gestor sanitario. 
 
Somos conscientes de que a pesar de los avances, aún hay personas que están sufriendo discriminación, en el ámbito sanitario y otros. Tendremos que seguir reivindicando no solo avances legislativos, sino también que las leyes vigentes se cumplan. 
 
El futuro de los profesionales sanitarios y de otros ámbitos, no puede depender del azar o la buena suerte en la vida de cada persona. Debe de existir la garantía de acceso en igualdad de condiciones y que su futuro dependa sobre todo del esfuerzo que esta persona esté dispuesta a realizar. 
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España