Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 06 de septiembre de 2019cermi.es semanal Nº 357

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Sobre el Plan Estratégico 2019-2022 de la Confederación Salud Mental España

Un plan concebido para transformar Salud Mental España y su movimiento asociativo

06/09/2019

Beatriz Sancho

Comienza un nuevo curso y, como niño con zapatos nuevos, la Confederación Salud Mental España estrena un nuevo Plan Estratégico para los próximos cuatro años. Un plan que aspira a transformar la entidad y el movimiento asociativo al que representa apoyándose incondicionalmente en la Convención de la Discapacidad e intensificando con ardor la participación de las personas con discapacidad psicosocial como verdaderos protagonistas. Tras muchos meses de trabajo, y según dijo su presidente Nel A. González Zapico en la presentación: “Este plan será la brújula que marque cómo será la organización en el futuro, hacia dónde irá y cómo quiere llegar hasta allí”.

Foto de familia en la presentación del Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaSu objetivo esencial es “construir y compartir una visión estratégica común” dentro del movimiento asociativo de salud mental, que asuma el reto de “dar respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad psicosocial y sus familias, en un contexto exigente y en permanente cambio”. Pero también persigue, según el dirigente, “colocar la atención y la prevención de la salud mental en el lugar en el que se merece, y siempre entendida bajo el paraguas de los derechos humanos”.
 
Y es que Salud Mental España se está transformando, modernizando, está creciendo por dentro y por fuera. Sus nuevos brotes –ideas, acciones, personas, propósitos…- florecen con un verdor inusitado hasta ahora, y prueba de ello es la fluida, fresca, y dinámica, pero también profunda y concienzuda gestación del nuevo Plan Estratégico de la confederación. Se nota en el primor que han puesto para su presentación, apostando por la accesibilidad en su comunicación, por un lenguaje inclusivo, en los detalles compartidos de ese “embarazo” de meses para dotarse de unas líneas de trabajo comprometidas, sentidas y apoyadas en quorum por el entramado de asociaciones que la constituyen. 
 
Por supuesto, veamos, también en el contenido, en la fe con la que prometen proceder para cumplir su misión, en la positividad y en la luz con la que van impregnando a su lucha, la lucha de los derechos humanos de las personas con discapacidad psicosocial, siempre ensombrecida por la oscuridad de la ignorancia y los prejuicios, propios y ajenos, pero que van quedando expuestos, y sin lugares opacos tras los que esconderse.  
 
Ese rejuvenecimiento, esa renovación se otean en la forma en que han abordado este Plan Estratégico 2019-2022, en la que no solo era importante, según se narró en su presentación en sociedad, el objetivo primordial: “el producto final, el qué”, sino, y a la misma altura: “la experiencia, vivir y aprender durante su elaboración”. Según la consultora externa de Izada, Amanda Romero, contratada por la entidad para ayudar a su confección, fue muy importante durante todo el desarrollo del plan asegurar “valientemente” la participación y la creación de vínculos con el mayor número de personas, con todos los grupos de interés.
 
Nel A. Gonzalez Zapico, presidente de Salud Mental España, presentando el Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaComo los trimestres de un embarazo, también la gestación de este plan tuvo tres fases. La primera “la diagnóstica”, en la que se investigó tanto el interior como el exterior de la entidad, qué había que tener en cuenta para conformar la estrategia que dio paso a configurar la “identidad” en la que validaron la vigencia de la misión, la visión, los valores de la organización, y planificación (calendarización, hoja de ruta y cuadro de mando)”.
 
Esta primera fase se enriqueció indagando en el mayor número de capas y personas que participan en la confederación, invitando a las asociaciones en los territorios a organizar jornadas de debate en las que se recogieron los distintos sentires y realidades de lo que representa el movimiento asociativo de la salud mental con la participación. 
 
Tras realizar una exhaustiva revisión documental, el equipo analizó el entorno, qué cosas había que tener en cuenta para los próximos años y, además de cuatro focos internos, se entrevistaron con agentes externos claves del movimiento asociativo y del Tercer Sector para que “nutriesen el nuevo plan estratégico”. 
 
Con la información del diagnóstico, se dio paso a la segunda fase del proceso: “la identidad”, avanzada ampliamente y con anterioridad por Salud Mental España. Una vez consensuada esta, se embarcaron en la fase de “estrategia”, la última, mediante una jornada de orientación y discusión estratégica en la que participó todo el Comité Ejecutivo de la organización para analizar y decidir, con todo el material recogido, qué querían hacer en años venideros. 
 
A partir de ahí se esbozaron las líneas estratégicas, “los caminos, entre todos los posibles”, según la consultora, “que Salud Mental ha elegido para acercarse al cumplimiento de su misión durante los próximos cuatro años”. Y sobre los bocetos surgidos trabajó en profundidad “el equipo motor”, denominado así por Romero, formado por la directora ejecutiva de Salud Mental España, Celeste Mariner, el director técnico de Planificación y Calidad, Alfonso Serrano, y el propio presidente de la confederación, Nel A. González Zapico. 
 
Momento durante la presentación del Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaJuntos dinamizaron todo este proceso en la entidad “para poder aterrizar el plan estratégico” que, tras un posterior desarrollo “más fino del cuadro de mando y de calendarización”, ha quedado resumido en seis líneas, “el producto final”, y que marcan la mencionada hoja de ruta de Salud Mental España para los próximos cuatro años.
 

CAMINOS POSIBLES, CAMINOS ELEGIDOS  

 
La primera y primordial línea de trabajo del recién estrenado Plan Estratégico de Salud Mental España es la que han denominado: “Incidencia política, reivindicación y defensa de Derechos Humanos”. Y “no es casual que la ubiquemos en primer lugar”, como explicó el director técnico de Planificación y Calidad, porque: “La defensa de los derechos humanos tiene que estar en el centro de nuestra actuación como movimiento asociativo”. 
 
Esta línea, para la directora ejecutiva de Salud Mental España, reforzará todo el trabajo que está haciendo la confederación por “visibilizar las vulneraciones de derechos que sufren las personas con discapacidad psicosocial”. En 2016, el Defensor del Pueblo premió a la confederación por la defensa que hace de los derechos humanos y les invitó a intensificar esta labor y, dentro de esta primera línea de trabajo, según la Celeste Mariner, en ella quedarán voluntariamente empeñados. 
 
También es crucial para la entidad, por cómo están estructurados los territorios españoles, tener un “modelo de atención que no distinga tanto entre una persona que viva, por ejemplo, en Galicia con otra de otro lugar del país, y que además de ser respetuoso con los derechos humanos”, apostilló Mariner, “tenga en cuenta las diferentes realidades”. De ahí que la directora ejecutiva, para conseguirlo, ensalzara nuevamente la importancia de la incidencia política de la confederación y su aportación a la normativa jurídica, y desvelara el deseo imperioso de construir “desde la confederación un Observatorio de Derechos Humanos”. 
 
La segunda línea de trabajo del Plan Estratégico: “Marca, sensibilización e incidencia social” engloba “todo lo que tiene que ver con la marca interna, con cómo nos posicionamos, con cómo nos relacionamos y nos hacemos visibles en la sociedad, con cómo cuidamos esa imagen a nivel interno y con cómo la proyectamos al exterior”, según comunicó el director técnico de Planificación y Calidad, y de ahí que se hayan propuesto: incrementar el prestigio y la capacidad de influencia social del movimiento y de sus posicionamientos respecto a la atención a la salud mental. 
 
Conscientes de que “vivimos en relación y de que somos en la medida en que nos relacionamos”, el equipo humano de Salud Mental España se ha dado cuenta de que, lo contó también Serrano, “lo que queremos hacer no lo podemos hacer solos, sin el movimiento asociativo, y aun siendo un referente en salud mental, no queremos tener una visión única”. 
 
Por ello, y para llegar a otros sectores y compartir sinergias, Salud Mental España quiere desarrollar “un gran plan de alianzas con el Tercer Sector y con entidades públicas y privadas”, que no sea algo propio de la confederación, sino que “llegue y beneficie a todos los territorios”, y que redunde en su capacidad de incidencia social. 
 
Basilio García Copín, presidente de Salud Mental Ceuta, presentando el Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaPara lograr el fortalecimiento del trabajo de la entidad, durante los próximos cuatro años, la organización elaborará una nueva estrategia de comunicación común; impulsará el despegue de su marca e imagen con un plan de márquetin; hará un análisis de reputación de su movimiento asociativo porque, como dijo el director técnico: “No vale con que tengamos una imagen propia, sino observar cómo nos ven desde afuera”, y creará un sólido plan de lucha contra el estigma.
 
Precisamente hacia el “estigma” Basilio García Copín, presidente de Salud Mental Ceuta y representante del Comité de Pro Salud Mental en Primera Persona, en su discurso durante la presentación del Plan Estratégico, tuvo unas palabras de reflexión. Para él el estigma es: “La negación de la individualidad, un rechazo ambiental que nos impide –a las personas con discapacidad psicosocial- siquiera ponernos en la casilla de salida, que nos relega al fondo de nuestras habitaciones”. Y por ello advirtió de que: “Es acuciante la sensibilización de la sociedad, trasladar una imagen positiva de la salud mental”, de ahí que considerara trascendental poner en marcha ese plan de lucha contra el estigma programado en esta segunda línea estratégica.
 

VIDA ASOCIATIVA Y DESARROLLO DE LAS PERSONAS

 
Pero si sustanciales para Salud Mental España son la incidencia política, la defensa de los derechos o reforzar la marca Salud Mental España, también son importantísimas: “La gobernanza, la vida asociativa y el desarrollo de las personas”, título de la tercera línea de trabajo del plan estratégico 2019-2022, porque, según Mariner, la confederación, tal y como consta en sus estatutos y en el nuevo organigrama recién estrenado: “Quiere desarrollar un modelo nuevo de equilibrio y armonización de gobierno para el conjunto de su movimiento asociativo”. 
 
En él las personas con experiencia propia, los familiares y los profesionales podrán aportar su talento y su valor. Y para ello, entre sus proyectos, realizarán un “Plan de capacitación y formación” para que se “compartan los conocimientos, las habilidades y el sentir de la entidad asociativa que marcan las entidades de salud mental y que, aun siendo muy diferentes entre sí, tengan una gran identidad asociativa”.
 
Otro de los proyectos dentro de este tercer punto servirá para “atraer y retener el talento”, ya que, como afirmó la directiva, “cuando hablamos de talento, no hablamos solo de profesionales”. Se refería Mariner a que en la confederación suelen forman portavoces en primera persona que son designados por sus entidades, y que cuando se renuevan, es la organización la que pierde ese talento por lo que reclamó: “Tenemos que conseguir que, posteriormente, esas personas entren en grupos de trabajo para que sigan nutriendo a la entidad”.
 
En este mismo sentido, el representante del Comité de Pro Salud Mental en Primera Persona, García Copín, tras un agradecido repaso por los 35 años de historia de la confederación, puntualizó que si bien “no hay que olvidar los orígenes de la entidad” –creada por familiares de personas con discapacidad psicosocial-, “hay que incorporar en esta transformación de la confederación el valor añadido de la experiencia en primera persona” porque “nuestra participación en el movimiento asociativo está por venir”.
 
Momento durante la presentación del Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaPara el también presidente de Ceuta Salud Mental hay que insistir en la “participación de las personas con discapacidad psicosocial” entendida como “ejercicio de la inclusión. Pero no solo en la vida asociativa, sino en la sociedad y en los propios procesos de recuperación”. “Solo poniendo en valor la experiencia vivida y testimonial”, enfocó García Copín, “puede progresar la salud mental y el empoderamiento de este movimiento asociativo”.
 
En su opinión, de puertas para adentro, las personas con discapacidad psicosocial de las asociaciones y federaciones de la confederación, para “doblarle el pulso al conformismo”, tienen que “vencer la apatía inicial y fomentar la responsabilidad, la toma de decisiones, y el liderazgo”, y mencionó que, gracias a ello, había cobrado vida el Comité Pro Salud Mental En Primera Persona, y el posterior desarrollo de los comités regionales.
 
Por último, también en este tercer apartado, como objetivos, se persigue establecer y velar por el cumplimiento de los principios y compromisos éticos y de funcionamiento en el conjunto del movimiento asociativo, para continuar generando confianza en todos sus grupos de interés.
 

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA Y SOCIAL

 
“La sostenibilidad económica” de la confederación, denominación de la cuarta línea de trabajo del Plan Estratégico 2019-2022, tiene que significar, como dice Serrano, la sostenibilidad económica de cada una de las entidades que la conforman, y de ahí que sea “imprescindible que la red federativa y local también sean sostenibles económicamente en el tiempo”, dado que Salud Mental España “tiene sentido gracias a su existencia y a que son quienes dan servicio directo a los usuarios”.
 
De ahí que la organización se haya marcados dos “novedosos” retos en este cuarto epígrafe: el primero, la creación de un “plan de acción común, un modelo aplicable en todas las entidades del movimiento asociativo para el acceso a nuevas financiaciones” y el segundo, que se realizará con posterioridad, “la revisión y perfeccionamiento continuo de este modelo de financiación”.
 
Sin embargo, Salud Mental España no quiere quedarse en la parte financiera solo, ya que para sus miembros la sostenibilidad económica pasa, mediante estos dos propósitos, por el aprovechamiento y la rentabilización del conocimiento y del trabajo en cascada. “Cuando uno habla de sostenibilidad económica va un poco más allá de conseguir un contacto o un proyecto específico con una financiación”, defendió Serrano, “hablamos nuevamente de relaciones estratégicas, a medio plazo y duraderas, con entidades, administraciones, fundaciones, etc., que crean de verdad en el movimiento asociativo de la salud mental y quieran colaborar con él”. 
 
La quinta línea de trabajo del plan estratégico es la titulada: “Gestión y servicios”, también “crucial” porque, según tradujo Celeste Mariner: “La confederación debe adaptarse a las nuevas realidades y necesidades”. Aquí, lo que quiere Salud Mental España es “ofrecer soluciones inclusivas, innovadoras y reflexivas, ya que deben ajustarse a un contexto de transformación sin precedentes como, por ejemplo, el de las nuevas tecnologías”. 
 
Según la directora ejecutiva la confederación busca: “Liderar esa transmisión de conocimiento, detectar las mejores experiencias y buenas prácticas, así como la atención de las personas con problemas de salud mental y sus familias, y que se compartan con el resto de entidades”. 
 
Momento de la presentación del Plan Estratégico 2019-2022 de Salud Mental EspañaAdemás, insistió en que quieren hacer “cosas nuevas” para atender a esas realidades, pero también que sean realizadas con calidad, con “excelencia” porque “el movimiento de la salud mental de nuestro país es muy, muy exigente”, y garantizar que las propuestas que se realicen sean consensuadas por todo el movimiento asociativo para, puntualizó la experta, “garantizar las condiciones necesarias para la prestación de los servicios que habitualmente ofrece”.
 
Para acometer estos dos objetivos han planteado dos proyectos: el de la actualización de su cartera de servicios y, el desarrollo de un nuevo modelo de gestión del movimiento asociativo de la salud mental porque “tenemos esa identidad propia que nos caracteriza”.
 

INNOVACIÓN SOCIAL

 
La última línea del plan estratégico de la confederación se denomina “Innovación” y, como dijo el director técnico de Planificación y Calidad, se refiere a la “innovación social” entendida como “la adaptación a las necesidades cambiantes del entorno”. Con ella la entidad pretende, por un lado, desarrollar una cultura de innovación que permita la introducción permanente de “nuevas ideas que generen valor evidente y trasferible a las entidades para aumentar su sostenibilidad” y, por otro, dotarlas del conocimiento y de las herramientas necesarias para su adaptación y evolución a los cambios y retos sociales futuros.
 
En este apartado se han incluido otros dos proyectos: uno de trasformación digital, que “no es por devoción, sino por obligación”, bromeó al explicarlos Alfonso Serrano, y otro titulado “nueva gestión del conocimiento”, porque al formar la red asociativa de Salud Mental España no solo 45 mil socios, sino también dos mil quinientos profesionales, consideran que poseen “un tesoro dentro de movimiento asociativo de más de 35 años de la salud mental” y, por tanto, “la obligación y el compromiso de hacerlo aflorar, de compartirlo internamente, con otras entidades del Tercer Sector, y con el resto de la sociedad para que se nutran y retroalimenten a su vez a nuestro sector”.
 
A día de hoy, el “equipo motor” del Plan Estratégico 2019-2022 de la confederación tiene la “tranquilidad”, tal y como expresó Alfonso Serrano, de tener cuatro años por delante para compartir interna y externamente “este proceso de transformación de la confederación y del movimiento asociativo de la salud metal”. 
 
Y es que Salud Mental España parece perseverar con determinación en la realización de su misión, una misión con una visión que, debidamente, se va renovando y se va ensanchando con el pasar de los años, abriendo camino a los auténticos protagonistas de su movimiento asociativo –las personas con discapacidad psicosocial-, aunque amparados siempre por sus creadores, esos familiares incondicionales que van aparcando la sobreprotección y van constatando lo que siempre promulgaron, creyeron, vieron: que las personas con problemas de salud mental pueden tomar las riendas de su vida. 
 
Su majestad el Rey impone la condecoración de la Orden del Mérito Civil a Don Basilio García Copín (Foto: © Casa de S.M. el Rey)¿Qué mejor demostración para que la sociedad descarte, de una vez por todas, el estigma que la sociedad proyecta sobre las personas con discapacidad psicosocial que ponerlas en un primer plano, verlas expuestas, bajo los focos, haciendo gala de un inconformismo reverente ante su exclusión, demostrando su capacidad para reclamar por sí y para sí mismas el respeto de todos sus derechos humanos inherentes, y mostrando su normalidad y su diversidad armoniosamente conjugadas?
 
Es cierto, tal y como rememoró Basilio García Copín durante la presentación de la estrategia y el anuncio de la deseada transformación del movimiento asociativo de la salud mental en España, avalando el proceso real de evolución de la organización, que: “La perspectiva de los años va dando su fruto en la Salud Mental España”, y que de aquel comité primero, a día de hoy, la entidad estatal “cuenta ya con cuatro presidentes de órgano de gobierno con experiencia propia en la junta directiva de la organización”. 
 
Quizás por eso el representante del Comité de Pro Salud Mental en Primera Persona, con la autoridad que le otorga haber sido la primera persona con discapacidad psicosocial en convertirse en presidente de una entidad de Salud Mental España, y recientemente, aplaudamos, haber recibido de manos de Su Majestad el Rey la condecoración de la Orden del Mérito Civil “por su larga trayectoria como activista en la defensa de los derechos de las personas con problemas de salud mental”, insistió a conciencia en que: “Hay que canalizar toda la energía que provenga de la experiencia de la salud mental en primera persona para que la imagen final del Plan Estratégico sea el éxito”. 
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España