Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 13 de julio de 2018cermi.es semanal Nº 310

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Activistas

Mercedes López, ‘neurocoach’ personal y empresarial

Conocer el mundo y ayudar a la gente

13/07/2018

Blanca Abella

Todo su afán era ayudar a los demás, desde bien pequeña, por eso quería ser médico, o enfermera, algo que curara a la gente. Y por eso estudiaba con ganas, siempre le ha gustado estudiar, saber, conocer. Pero su discapacidad visual le llevó por otro camino, aunque logró trabajar en lo que quería, ayudando a los demás. Primero como fisioterapeuta, luego gestionando equipos y también desde el ‘coaching’. Y como le gusta tanto estudiar y saber, llegó también al mundo de la política de la mano de Ciudadanos, donde quiere que su trabajo sirva para ayudar a un mayor número de personas.

Mercedes López, ‘neurocoach’ personal y empresarial, con su marido Valentín Sola, ante un cartel de FAAM“Con 7 años me quedé mirando un eclipse de sol y me hizo una quemadura en el fondo del ojo”. Pero fue con 14 cuando descubrió que algo ocurría en sus ojos: “Empecé a ver mal la pizarra del colegio y el oftalmólogo me dio un diagnóstico muy malo, me iba a quedar ciega quizás en cuestión de días”. Sin embargo, la decisión de su padre de aplicar un tratamiento bastante agresivo resultó acertada: “Salió bien y no me quedé ciega, pero con el tiempo me va molestando más la luz, cada cierto tiempo voy perdiendo visión y reinventándome, buscando nuevas habilidades con capacidad de superación, con ganas de hacer las cosas de otra manera, de vivir de manera diferente”. 
 
En plena adolescencia Mercedes adquiere la discapacidad, y aunque asegura que tiene un resto visual bueno, “cada vez me molesta más la luz; antes nunca trabajaba con gafas de sol, ni veía la televisión con gafas de sol, pero ahora las necesito para todo y tampoco estudiaba con gafas de sol, ahora sí”. Y asegura que lo pasó muy mal porque entonces le advirtieron de que no podría hacer algunas cosas. Le recomendaron que se afiliara a la ONCE. 
 
 “Quería hacer medicina, llevaba toda la vida estudiando y preparándome para eso, pero se me cerraron todas las opciones de esa rama porque tampoco podía ser enfermera y lo pasé muy mal, fatal. No quería estudiar derecho ni matemáticas o algo parecido”. Y entonces fue en la ONCE donde le ayudaron a trazar ese futuro que tanto deseaba: “El orientador me comentó la posibilidad de estudiar Fisioterapia con la ONCE en Madrid. Decidí probar y me dieron mucha caña, son muy estrictos y muy duros, pero eso te ayudar a forjar más el carácter y dejar de lamentarte por tus problemas y yo era muy constante y disciplinada”. 
 
Cuanto terminó los estudios regreso a Almería para trabajar: “Quería ayudar a la gente y si no podía hacerlo diagnosticando una enfermedad como médico, a lo mejor lo conseguía tratando dolencias como fisioterapeuta”. Y así fue, de hecho se encontraba tan bien con ese trabajo que enseguida la llamaron de FAAM (Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad) para trabajar en un Centro de día como fisioterapeuta, “y como soy una persona muy comprometida, leal y constante, me nombraron directora del centro en poco tiempo”.  
 

El trabajo en equipo

 
Mercedes López, ‘neurocoach’ personal y empresarial, participando en un acto públicoLlegaron entonces tiempos de crisis y las familias eligieron un sustento económico que les ofrecía la ley de dependencia y autonomía personal y dejaron de asistir a los centros de día. “Yo no podía mirar para otro lado y como coordinadora del centro no pensaba cerrar la puerta. Se me ocurrió una pequeña idea, reorganicé al equipo y nos formamos, lo pasamos muy mal, pero hicimos nuestro propio proyecto de trabajo aunque nadie creía en nosotros, lo hicimos solos y al final gustó mucho y nos concedieron un premio”. 
 
En 2013, Mercedes recibió de manos de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el Premio a las Buenas Prácticas por la promoción de la autonomía personal otorgado por el método de gestión Las Salinas, un reconocimiento a la innovación, ya que el proyecto se basaba en un trabajo combinado, interdisciplinar, de los servicios sociales, los médicos especialistas y el centro de día. Suponía un importante ahorro en el coste y una atención gestión y atención ejemplares. De ahí que decidieran hacer a Mercedes directora del área, lo que supone la coordinación de más de 200 personas. 
 
“Me gustó muchísimo porque descubrí el trabajo con equipos, la importancia de la inclusión laboral y los retos que implica, sacando el máximo partido de cada persona y logrando un equipo cohesionado”, explica con entusiasmo Mercedes. Le gustaba tanto que quiso prepararse, estudiar y aprender para hacerlo mejor. Desde 2010, cuando empezó a gestionar equipos, comenzó también su formación en ‘coaching’ (Entrenamiento en desarrollo personal y profesional). “Necesitaba comprender a las personas y sus necesidades y conjugar ambas cosas”.
 
Según avanzaba en su profesión y en su trabajo, ante cada reto, ella iniciaba un nuevo aprendizaje: “Me he ido formando conforme he considerado que necesito aprender, y lo que me queda, porque me encanta estudiar”, asegura Mercedes y explica: “Estudié también neurociencia para conocer la explicación científica sobre el cuerpo y el cerebro a la hora de la toma de decisiones o de liderar procesos y también me preparé en gestión de empresas y en todo lo que he creído necesario”. En aquellos tiempos, recibió una oferta de trabajo de Houston para una multinacional del petróleo, “allí le dan mucha importancia al ‘couching’, pero no me fui porque me gusta estar con las personas, sobre todo con personas con discapacidad y allí era todo muy frío y la calidad humana se pierde; yo quería trabajar en un sitio donde pudiera ser realmente útil”. 
 

La política como servicio público

 
Mercedes López, ‘neurocoach’ personal y empresarial, con compañeros de CiudadanosEntonces, con ese recorrido a sus espaldas, con la gestión de los centros de día y su trabajo como ‘coaching personal’, Mercedes se sintió de nuevo inquieta y pensó que todavía podía hacer algo más. No le sobraba tiempo, la verdad, pero sí las ganas y fue entonces cuando la política llegó a su vida.  “Marta Bosquet, parlamentaria andaluza y responsable del área de dependencia y discapacidad de Ciudadanos, me tocó un día a la puerta; la política siempre me ha gustado mucho pero no había tomado conciencia de lo importante que es estar dentro, porque al final dentro de la política todos nos dedicamos a lo mismo, que es a cambiar el mundo”.
 
Ahora trabaja también con Ciudadanos en el grupo de expertos de la discapacidad, junto con Marta Bosquet, y enumera con ilusión todo lo que le atañe en esta nueva aventura: “ estoy trabajando por la accesibilidad universal, por el cumplimiento de la normativa, por la educación inclusiva… la política es lo que sustenta todo al final, y nosotros sabemos por dónde pasa, por ejemplo, una persona con una discapacidad sobrevenida; puedo aportar muchísimo en política y me siento muy útil porque es un trabajo para ayudar a los demás, a mucha gente, es el mayor servicio público que hay”. Además, recuerda la importancia del trabajo en equipo y la experiencia que ha adquirido en este aspecto: “Tengo la visión del trabajo equipo, de la unión, de muchas cabezas pensando en la misma dirección y sobre todo creo que hay que trabajar con las personas con discapacidad, sí o sí, siempre de la mano, nos necesitamos todos, esto es una cadena”. 
 

Un marido y un gato

 
Mercedes López, ‘neurocoach’ personal y empresarial, con su maridoMercedes continúa vinculada a Faam, como Directora de área de centros y servicios para la dependencia y discapacidad, y trabaja además de ‘coaching’ personal y empresarial, pero también colabora con universidades impartiendo clases y ofrece conferencias allí donde la llaman y alcanza su tiempo. “Y como no tengo hijos, tengo un marido y un gato, dispongo de más tiempo”, asegura divertida mientras relata su experiencia en política. 
 
Su marido, su compañero, Valentín Sola, tiene discapacidad y también trabaja en Faam, presidiendo la federación. Ambos hablan un mismo idioma y tienen un mismo objetivo, han hecho de su vida su trabajo y de su trabajo su vida. “Estamos preocupados luchando por las personas; nuestro trabajo requiere muchas reuniones, planes… y compartimos todo, nos interesan los mismos temas, nos acompañamos mucho en estrategias, viajes, puestas en común, ¡¡para todo!! Nuestro trabajo es nuestra vida, nuestros viajes de trabajo los aprovechamos incluso como viajes de pareja…”, comenta feliz.
 
En su historia, en su recuerdo, Mercedes conserva momentos muy especiales, sobre todo los vividos con las personas y por las personas, su experiencia como ‘neurocoach’ le ha permitido cumplir su sueño de curar a la gente, de ayudar a las personas: “Recuerdo una persona que no superó su discapacidad y se quedó en la fantasiosa mirada de que tenía todo el mundo en contra y que la gente se reía de él, no se le podía decir nada, ni llamar la atención, era una persona sobreprotegida por su familia, y eso no le beneficiaba nada, era muy exigente con los compañeros, con los amigos y se estaba quedando sola… lo que le faltaba era una toma de conciencia de su situación, vivía una irrealidad, no aceptaba su discapacidad y se encerraba cada vez más en su mundo, estaba peleado con todo el mundo y era completamente infeliz, no entendía por qué se estaba quedando solo. Con el tiempo y ayuda, tomó conciencia y empezó a aceptar todo lo que estaba pasando. Ese trabajo, la ayuda a la gente es lo que me hace sentir feliz, por eso no me fui a Houston, ¿qué iba a hacer yo en una oficina?”.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España