Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 19 de diciembre de 2014cermi.es semanal Nº 149

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Entrevista

Jose María Ballesteros, presidente de COCEMFE Cataluña

“Si mi vida tiene que tener un sentido, que sea ayudando a la gente”

19/12/2014

Pamela Barahona - Beatriz Sancho

José María Ballesteros tiene un gran sentido del humor y lo demuestra cuando se le pregunta por el significado personal que para él tienen los premios que recientemente le han sido otorgados y se compara, jocoso, con “esos cocineros que les dan dos estrellas Michelín”. Se refiere al premio Cermi.es 2014 “A la trayectoria asociativa”, que le entregaron recientemente, y el que recibió dos semanas del Ayuntamiento de Santa Coloma por su “trayectoria en defensa de las personas con discapacidad”.

José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaPero el presidente de Cocemfe Cataluña, como es natural, reconoce que su objetivo jamás fue llevarse premios por su actividad a favor de las personas con discapacidad y que, de hecho, jamás ha movido un dedo en este sentido, ya que lo que persigue un activista es conseguir que dejen de vulnerarse los derechos de las personas con discapacidad. Sin embargo, le resulta, como no, “agradable” que el comité ejecutivo del CERMI, que trabaja por la discapacidad de toda España, le haya reconocido con el galardón y, además, según apunta, “con unanimidad por parte del jurado”.
 
Ballesteros nació en 1951 en Jaén, aunque emigró junto a su familia en 1957 a Santa Coloma de Gramanet en busca de un futuro mejor y un tratamiento para la poliomielitis congénita que padece. “Es una ciudad de unos 120.000 habitantes que limita con Barcelona, que era donde estaba la clase trabajadora durante el franquismo, una ciudad de esas llamadas ciudades dormitorio”. Para él ha sido una suerte vivir allí porque, de otro modo, “no hubiera vivido en una ciudad donde faltaba todo, donde la gente tenía que luchar por conseguir la bombilla y el asfalto de su calle” y “probablemente”, explica, “no hubiera llegado a esto”.
 
Militante de la discapacidad
 
José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaJose María Ballesteros inició su lucha a favor de las personas con discapacidad a los 20 años, participando en movimientos vecinales, sindicales y políticos. En 1979 entró a formar parte del movimiento asociativo del Ayuntamiento de su ciudad, y así se iniciaron también sus curiosas e innumerables batallas. “Siempre he sido un militante de base. Soy militante de la discapacidad. Cuando estoy defendiéndola, estoy defendiendo a los compañeros de la ONCE, a las personas con enfermedad mental, a los compañeros con discapacidad intelectual, a todas las discapacidades”, dice de sí mismo.
 
Comenta satisfecho que, gracias a los contactos políticos que iba logrando en el camino, consiguió ser la primera persona en hablar con el secretario de Estado de Hacienda y, con ello, que se aplicaran las primeras deducciones en la renta. “Mire, a nosotros que tenemos discapacidad, las tareas de la vida diaria nos salen mucho más caras. Cuando queremos adquirir un nuevo vehículo, por ejemplo, tendríamos que tener un mejor precio porque cuando nos queremos sentar en el asiento para conducirlo, antes nos habremos gastado un dinero para adaptarlo con mandos especiales. Otros pueden ir en metro o en autobús para desplazarse a su trabajo y nosotros para hacer lo mismo, tenemos que tener un coche y  gastar en gasolina”, le informaba al mandatario político para conseguir sus demandas.
 
En aquel entonces Jose María, junto con el movimiento asociativo de la discapacidad, estaba muy centrado en que se cumpliese la Ley de Integración Social de los Minusválidos (LISMI), pero él entendió ya entonces que había otras cosas que había que incorporar, como los temas de fiscalidad. En este sentido, entendía que al igual que se luchaba por que las empresas dieran a sus empleados becas de guarderías o pagasen una parte de ellas beneficiando a todos los trabajadores, “lo que al final acaba siendo, tal y como lo llamábamos los sindicalistas, el salario indirecto”, Ballesteros insistía en que para las personas con discapacidad había que conseguir lo mismo “porque para nosotros desenvolvernos en la vida diaria tiene un coste superior”. Y desde entonces, dice que se le encendió “la bombilla y abrimos la brecha junto con la alcaldesa de Santa Coloma, Manuela de Madre, para trabajar en esta línea, en temas de fiscalidad”.
 
José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaAndanzas de un activista
 
A partir de 1992 lideró “una serie de hechos espectaculares” en beneficio de la accesibilidad de todas las personas con discapacidad. En una ocasión, cuando solicitaban que se reestructuraran las aceras de la ciudad y no obtenían ninguna respuesta, se les ocurrió amenazar con poner rampas por su cuenta e incluso acabaron rompieron escalones de distintos puntos de la urbe. 
 
En otra de sus luchas, cuando el metro no era accesible en Barcelona, encadenaron las 90 estaciones de metro y bloquearon las taquillas para que la gente viajara gratis y así tener a la población de su lado. “Decíamos a la gente: el metro, todos los autobuses, el transporte público se financia con dinero de todos los ciudadanos, con nuestros impuestos. Nosotros que trabajamos también pagamos y, por lo tanto, como no podemos usarlos, hoy viaja usted gratis con lo que nosotros aportamos”, rememora el presidente de COCEMFE.
 
Cuando se comenzó a elaborar la Ley de Accesibilidad de Cataluña el parlamento catalán invitó a participar a sus compañeros y a Ballesteros se le ocurrió introducir un artículo que incluyera la accesibilidad en la renovación del parque móvil, es decir, que toda nueva adquisición de autobuses tendría que ser accesible. “Con este artículo se logró en 2006 que Barcelona fuese la primera ciudad en tener el 100% de estos vehículos adaptados”, certifica.
 
José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaOtra de las aventuras que encabezó Jose María comenzó a propósito de los recortes en Cataluña de las ayudas individuales que recibían las personas con discapacidad. “Eran las ayudas para comprar, por ejemplo, una silla ligera, audífonos para personas sorda, máquinas Perkins para que las personas ciegas escribieran en braille... Es decir, cualquier ayuda técnica de este tipo”, señala. Para respaldar su protesta y dar fuerza a esta acción, fletó dos autobuses de personas con discapacidad y llevó 1500 carnets de identidad de estas personas con discapacidad para empadronarse en el primer pueblo límitrofe con Cataluña. De este modo, Ballesteros y todos los activistas del movimiento social de la discapacidad consiguieron que el propio  presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pullol, llamara a Roser Romero y al día siguiente de su entrevista aparecieran 200 millones de las antiguas pesetas que habían recortado de los programas.  
 
Afirma el galardonado con el premio Cermi.es 2014 a su trayectoria que todo lo que hacía para conseguir sus propósitos tenía una estrategia bien meditada para conseguir la máxima repercusión. “Durante una temporada fuimos portada en los informativos de los sábados porque cuando acometíamos esas acciones tan impresionantes como romper los bordillos o encadenar el metro, elegíamos los sábados por la mañana. La elección de esa jornada no era azarosa, ya que el domingo la lectura de la prensa se multiplicaba por cuatro”.
 
José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaEspíritu solidario
 
José María Ballesteros ha librado muchas batallas y ha superado dos infartos y, precisamente, días antes de recoger el premio Cermi.es 2014 “A la trayectoria asociativa” nos cuenta, ya con sorna, pero apuntando el azar del desino, que sufrió un síncope por el que “estuvo muerto durante unos segundos en su casa”. De hecho, la gravedad del incidente hizo que estuviera a punto de no poder acudir a la entrega del premio y, según cuenta, quiso enviar a su mujer o a sus hijos a recibirlo en lugar de posponer el acto de entrega del galardón. Pero no fue necesario. El pasado 7 de noviembre le dieron el alta y, seis horas después, él mismo se encargó de recogerlo.
 
Algo remarcable de su persona y que comenta que lleva muy mal, como el hecho de que no se respeten los derechos de las personas con discapacidad, es que le tilden de "pobrecito” por el hecho de utilizar una silla de ruedas. En este sentido, rebate que el ha tenido "una vida la mar de normal" y que tiene dos hijos, cuatro parejas a lo largo de su vida, trabajo desde los 14 años y que ha viajado por el mundo. "A lo mejor resulta que si no hubiera tenido polio, hubiera sido uno más entre la masa" argumenta. "A lo mejor hasta tengo que agradecer mis propios méritos a el hecho de tener esta enfermedad desde los once meses”, dice. 
 
Recalca Ballesteros que para hacer algo por el avance de los derechos de las personas con discapacidad no hace falta estar en un partido político sino tener ganas de luchar por ello. Pero si de algo está seguro, es de que una persona que quiera trabajar por la discapacidad ha que asociarse a otras con el mismo objetivo, ya que “solo no se llega a ningún lado”. Por ejemplo, expone, "yo empecé primero con nuestras entidades locales. De ahí vimos la necesidad de agruparnos en federaciones provinciales autonómicas cuando se crearon las autonomías estatales. Y hoy el movimiento de la discapacidad en España sin el CERMI estaría en la mitad del camino. El valor de la unidad es increíble. El CERMI y el movimiento asociativo está donde está porque tenemos una asociación que se llama ONCE que es la que nos ha facilitado los recursos económicos y todo el soporte”.
 
José María Ballesteros, presidente de COCEMFE CataluñaA pesar de no haber buscado los galardones que recientemente le han otorgado, José María Ballesteros se siente satisfecho del hecho de que la asociación en la que trabajó durante doce años reconociera su labor por la discapacidad de toda España. Pero, como insistió en esta entrevista, no es una persona que haya movido un dedo por conseguir ninguno de estos premios sino por avanzar en los derechos de las personas con discapacidad.
 
Se siente afortunado y agradece, lo hemos dicho, a su lugar de residencia, Santa Coloma, el haberle proporcionado este compromiso por defender los derechos de las personas. Y es que este interés en defender los derechos del prójimo, por cierto, es tan importante para él que se ha convertido en el principal valor que intenta, día a día, inculcar sus dos hijos. En sus consciencias jóvenes planta con afán semillas de solidaridad para despertar en ellos la caridad bien entendida, la empatía hacia otras personas. Él comprende y siente las necesidades de la gente y encuentra el sentido a su vida ayudando a la gente. Con sus contiendas, sus empeños, sus compromisos, y tal y como él desea, ¿quién no va a recordar como una buena persona y con cariño a José María Ballesteros?
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España