Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 30 de julio de 2021cermi.es semanal Nº 447

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

25º aniversario del CERMI

Rafael de Lorenzo, fundador y primer secretario general del CERMI

“No basta con que una norma se apruebe, hay que pasar de los derechos a los hechos”

30/07/2021

Blanca Abella - Fotos Jorge Villa

El movimiento de la discapacidad va a exigir por todas las vías que tenga a su alcance que se cumplan las leyes, y lo hará arropado por el Tercer Sector, en una acción conjunta que fortalece las demandas de la sociedad civil con alianzas siempre necesarias. El CERMI es una plataforma ejemplar para todo el Tercer Sector y ha logrado grandes cotas, según relata uno de sus fundadores, Rafael de Lorenzo, en un repaso a sus 25 años, pero debe seguir trabajando para lograr pasar de los derechos a los hechos, porque “los resultados hay que medirlos con otro termómetro, que es el grado real de aplicación de la norma y de disfrute de sus beneficiarios, y ahí estamos lejos”.

Logotipo del CERMI en su 25 aniversario¿Hubo algún detonante o causa principal que impulsara la creación del CERMI hace 25 años?
 
En los 80 ya había algo que se llamaba CERMI, que eran unas reuniones informales, convocadas por el secretario general del Real Patronato de la Discapacidad y que se hacían en la sede de Feaps (ahora Plena Inclusión). Entonces, la relación entre organizaciones de la discapacidad era muy puntual y esporádica. Pero en 1993, tras las elecciones internas de la ONCE, la organización se estructura en tres grandes áreas: la Fundación ONCE, ILUNION (entonces Ceosa) y la ONCE. Asumí la vicepresidencia del Consejo General de ONCE y la vicepresidencia ejecutiva de Fundación ONCE y, por lo tanto, todas las relaciones con el movimiento asociativo. En ese momento la casa me plantea la conveniencia de dar un paso decidido en el fortalecimiento de esas relaciones, ya que entonces el movimiento de la discapacidad estaba desarticulado y atomizado, sin acciones conjuntas o coordinadas. Nos planteamos como estrategia institucional y verdadera voluntad y espíritu de cohesión ir gestando algo más sólido de cara al futuro. 
 
Como la ONCE había creado la Fundación en 1988 y se había ido generando ahí un clima de relación, planteé dar un paso más para crear un clima de confianza, cercanía y complicidad con esas organizaciones. Aprovechando el nombre de CERMI, reactivé y fui invitando a las grandes organizaciones y les pareció muy bien, y empezamos con reuniones informales que cada vez fuimos estructurando más, hasta que ya en 1993 se creó el CERMI como realidad institucional, política, como movimiento social organizado, aunque como asociación jurídica formal fue en 1997. El 25 aniversario es muy importante, pero la historia surgió cuatro años antes, hubo una relación previa, un rodaje, se generó un clima de confianza que permitió luego firmar los papeles, es decir, se pasó de pareja de hecho a matrimonio.
 
Esa faceta propositiva que define al CERMI, ¿venía de la ONCE, o fue algo original de la entidad?
 
Rafael de Lorenzo, fundador y primer secretario general del CERMIEn ese año, 1993, la ONCE asumió un papel tractor, no de liderazgo, porque no queríamos ser abanderados y el liderazgo fue siempre compartido, pero sí provocando las reuniones, forzando que hubiera posicionamiento, documentos y fuimos trasladando a ese CERMI la cultura ONCE, que se fue fundiendo con otros elementos culturales de otras organizaciones, pero nuestra cultura había sido siempre el trabajo en equipo, la idea de la cohesión, de la unidad de acción y la idea de la no resignación y, por tanto, de ser propositivos, de jugar al ataque. 
 
La posición de la ONCE consiste en ser activo, no pasivo, querer ganar nuestro propio sustento y ser dueños de nuestro futuro, frente a posiciones pasivas de subsidios y pensiones. Proyectamos esa prioridad y los demás lo aceptaron. Pero todo se hacía por consenso, sin imponer nada, esperando tiempos largos para gestar cosas, pero siempre preservando el consenso y clima de confianza. 
 
Además de lograr mejorar considerablemente la normativa sobre discapacidad y un evidente avance en derechos, ¿ha logrado el CERMI crear conciencia?
 
En aquel momento las organizaciones se dan cuenta de que solo unidas, con una voz y una estrategia común se podía avanzar, y el CERMI es lo que es por la aportación de todos, la suma de los esfuerzos de cada uno. El giro al papel proactivo, de incidencia política, con propuestas fundamentadas; fue la nueva cultura de CERMI, que se fue fortaleciendo con sus sucesivos responsables. Desde ahí se ha transmitido a la sociedad un valor de la discapacidad como un grupo potente, cohesionado, con mucha capacidad de incidencia política, el que más de nuestro país, y que además ha servido de referente de cierto modelo en Europa, creo que el consejo nacional de discapacidad más potente es el español y eso se ha ido proyectando a la opinión pública, a la sociedad, y se ha llegado donde estamos ahora.
 
Ahora, en este momento al que hemos llegado, ¿hay algo que le sorprenda del CERMI actual respecto de los planes primeros que tenían hace 25 años?
 
Rafael de Lorenzo, fundador y primer secretario general del CERMIEstaba convencido de que, si se generaba un clima de confianza de verdad, de colaboración y alianza, de trabajar en esa dirección, prevaleciendo siempre el interés global de todos, si eso se conseguía, el CERMI conseguiría cotas muy altas a lo largo del tiempo. Más que sorprender, me alegran mucho los éxitos que ha ido consiguiendo el CERMI en cada etapa, siendo consciente de las asignaturas pendientes, pero todo eso lo veía posible si se resolvía una cuestión básica, que era una verdadera cultura de unidad de acción. 
 
Esa unidad de acción se ha logrado, de hecho, es un éxito. ¿Cómo define ahora al CERMI y cuál es hoy su lucha? 
 
En la Plataforma del Tercer Sector (PTS), de la que soy secretario general, y a la que pertenece el CERMI, las demás organizaciones, que son mucho más grandes, con más recursos y más potentes que el CERMI, reconocen que no hay ninguna plataforma que tenga esa capacidad de proposición, de incidencia, de llegar tanto a los gobiernos como al Parlamento, de convencer y generar esta dinámica de cantidad incesante de iniciativas, de normas, de reformas presupuestarias, de instrumentos operativos… Es la organización de mayor capacidad de influencia positiva, pero a la vez discreta, sin alardes, que tenemos, y así se le reconoce en el Tercer Sector.
 
En el futuro, si se mantienen estos mimbres, a cada problema que llegue, se le irá afrontando, plantando cara, y dándole la mejor solución que en cada coyuntura se pueda conseguir, porque no siempre puedes alcanzar todo lo que te propones. 
 
Las alianzas siempre han sido importantes en el Tercer Sector, ¿debe el CERMI continuar esa línea de colaboración?
 
Sí, el CERMI tiene que prestar mucha atención a la trastienda, asegurarse de que internamente el patio trasero de la casa está tranquilo, que el clima de unidad se mantiene y se consolida, aunque a veces se vea zarandeada por situaciones coyunturales, políticas, pero, asegurado eso, el CERMI tiene que seguir en la línea que está, abierta a alianzas, como con la PTS, como es ahora la plataforma de mayores y pensionistas y muchos otros sitios en los que están y en los que estarán. 
 
Siempre hay muchos temas pendientes, muchos por los que luchar, pero ¿cuáles considera que son los más urgentes o los más necesarios?
 
Rafael de Lorenzo, fundador y primer secretario general del CERMIHay dos cuestiones muy importantes, una que no es en sí del CERMI, pero le afecta de la misma manera que a cualquier otra organización, que es afrontar los retos de modernización; el movimiento asociativo tiene que modernizarse, utilizar herramientas de buena gestión, ser mucho más transparente, estar más cerca de sus bases para incrementar su legitimidad social… Pero esto es predicable de toda organización social. 
 
En lo específico, creo que es clave la formulación que hacemos el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, y yo, desde el punto de vista técnico-jurídico, de que hay que pasar de los derechos a los hechos. El CERMI pelea mucho y bien por nuevas normas, por adaptar las que ya existían, como en el proceso de adaptación de la Convención, como este último gran éxito de la reforma de la legislación civil y procesal, que parecía inalcanzable y ha costado años; también se ha conseguido el voto; ahora tenemos la reforma del artículo 49 de la Constitución, en un clima político horroroso, que si sale será realmente milagroso… 
 
Hay que seguir conquistando normas, mejorando normas, pero no basta con que una norma se apruebe, salga en el boletín, no, hay que pasar a los hechos, los resultados hay que medirlos con otro termómetro, que es el grado real de aplicación de la norma y de disfrute de sus beneficiarios, y ahí estamos lejos.
 
¿Dónde cree que hay que incidir para mejorar esa aplicación normativa?
 
Hay que mejorar mucho todos los aspectos procesales y procedimentales, de simplificación, de acceso a la justicia en los temas de discapacidad, de todos los apoyos, hay que mentalizar mucho a las familias, que a veces no quieren pelear las cuestiones que les niegan, por comodidad o por evitar pleitos; pero lo tienen que hacer las asociaciones, tienen que superar esta mala herencia que tenemos todavía de ese miedo reverencial, ese respeto a las administraciones públicas, a lo político, esa cultura clientelar, hay que romperla, porque eso es incompatible con los derechos, y si alguien infringe un derecho, hay que hablar e intentar convencerle, ya sea un ayuntamiento, una empresa, una administración… Pero si no atiende, hay que acudir a todas las vías que hay en el ordenamiento, y hay que impugnar, denunciar, apoyarse en los medios de comunicación, ir creando una cultura en la que se respeten y apliquen los derechos reconocidos; hay que cumplir la Ley, si no, para qué están, y si usted no lo hace, que sepa que va a tener enfrente a un movimiento social de la discapacidad, arropado por el TS que va a exigir por todas las vías a su alcance, que eso se cumpla, que las cosas se materialicen, se palpen… 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España