Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 08 de enero de 2021cermi.es semanal Nº 419

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Opinión

Productos y bienes de consumo, comprensibles: la necesidad del braille en el etiquetado

Por Imelda Fernández, vicepresidenta de la ONCE

04/01/2021

Imelda Fernández, vicepresidenta de la ONCEEn 1825 Luis Braille descubrió su sistema de puntos en relieve que aportaba a las personas ciegas una herramienta válida y eficaz para leer, escribir y facilitar el acceso a la educación, la cultura y la información.
 
Hace ya catorce años que la normativa europea y, por lo tanto, también la española, hicieron obligatoria la inclusión del etiquetado en braille en todos los medicamentos de uso humano. Más recientemente, se han aprobado nuevas normas que obligan a la inclusión del braille también en las botoneras de los ascensores y en los medicamentos de uso animal, de gran importancia para nuestros usuarios que requieren de la ayuda de un perro-guía. Incluso en 2011, el Parlamento Europeo hizo una declaración oficial en favor del etiquetado voluntario en braille de los envases de todo tipo de productos, algo que algunas empresas con un marcado sentido social ya venían haciendo en nuestro país desde, al menos, el año 2004.
 
Ninguna de estas normas e iniciativas es caprichosa o trivial. No son concesiones de cara a la galería para “quedar bien” con las personas con discapacidad. Están basadas en una necesidad real que, si bien en el caso de los medicamentos parece más clara, es igual de acuciante con todo tipo de bienes, servicios y productos a los que las personas ciegas tienen o puedan tener acceso.
 
Confundir un medicamento con otro puede ser tan grave como confundir una botella de aceite con una de lejía, o como consumir un producto con algún componente al que somos alérgicos o intolerantes. Hay otras confusiones menos peligrosas y hay otras que se quedan en lo meramente anecdótico, pero, si bien todos nos podemos equivocar al coger un envase en lugar de otro, ninguna de estas confusiones debería producirse por la falta de información en braille en los productos que las personas con ceguera o una deficiencia visual grave consumen o utilizan habitualmente.
 
Si bien a nivel industrial es, como se ha dicho, relativamente reciente, el etiquetado en braille es una práctica que las personas ciegas vienen realizando desde la invención del sistema braille hace casi doscientos años. Y esto es así porque, como se ha apuntado también, es una necesidad, no un capricho ni una ayuda más o menos necesaria. Desde distinguir un frasco de mermelada de otro idéntico, una camisa azul de otra negra o un disco de música o de vídeo de otro es tan importante para la autonomía de la persona ciega, viva o no sola, como lo es velar por su seguridad y su salud a la hora de tomar un medicamento o un producto alimentario.
 
Tan importante como que exista este etiquetado en todos los productos en los que ello sea posible, lo es el hecho de que el braille utilizado sea el correcto y sea legible. Los caracteres braille, al contrario que los caracteres impresos, se rigen por unas dimensiones que han de ser, necesariamente, estrictas. Un carácter braille demasiado grande como para poder abarcarlo con la yema del dedo o demasiado pequeño como para no percibirlo, un carácter con los puntos muy elevados o muy planos o un texto con caracteres confusos o en otro idioma distinto del nuestro, hacen baldío todo este esfuerzo. Para evitar estos y otros errores comunes aún en el etiquetado en braille disponible, la ONCE ofrece la ayuda desinteresada de la Comisión Braille Española, el único ente en España que, desde su creación en 1984, vela por el correcto uso del braille y por la ampliación de los campos del conocimiento a los que puede aplicarse en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado. La CBE pone a disposición de todas aquellas personas, empresas y entidades interesadas en incluir textos en braille correctos y legibles en sus productos, un servicio gratuito de asesoramiento, al que pueden acceder por medio del buzón de correo electrónico etiquetabraille@once.es.
 
Etiquetar en braille tantos productos como sea posible, independientemente de su peligrosidad o de su carácter más o menos necesario, no debe verse ni como un añadido ni como una carga, sino como el paso lógico a dar por una sociedad inclusiva, por un mercado que, de otro modo, ignoraría los derechos como ciudadanos de las personas con ceguera u otra discapacidad visual, de las que, solo en Europa, se eleva a 30 millones.
 
En definitiva, el braille nos conecta y nos incluye, es mágico que un pequeño grupo de puntos nos permita estudiar, acceder al trabajo o a la cultura. Ayúdanos a que se conozca más y esté más presente en el día a día de la Sociedad.
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España