Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 12 de enero de 2018cermi.es semanal Nº 285

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

25 años del Museo Tiflológico de la ONCE

Obligatorio tocar

12/01/2018

Blanca Abella/Beatriz Sancho

El Museo Tiflológico de la ONCE, pionero en su especialidad y cercano en lo físico puesto que permite tocar o acariciar, ha celebrado su 25 aniversario hace apenas unos días. Es un museo para todos, aunque fuera diseñado especialmente para las personas ciegas o con discapacidad visual, que de hecho fueron quienes decidieron cómo sería este espacio. La ONCE se encargó de trasladar esta inquietud a sus afiliados, que expresaron la necesidad de acceder de otra manera a la cultura y el arte.

maqueta del Templo de la Sagrada Familia de Barcelona en el Museo Tiflológico“Los propios usuarios fueron quienes definieron cómo tenía que ser el espacio y de ahí surgió la idea de que fuera un museo para ver y tocar”, explica Mª José Sánchez, responsable del Museo Tiflológico. Y definieron un espacio en el que se pudiera disfrutar sin necesidad de ver, un museo más accesible, pero además pensaron en la posibilidad de que el resto del público pudiera también aprender algo más acerca de su mundo, sobre todo a la hora de tocar la obra expuesta: “Les enseñamos a que toquen con cuidado, como hacemos las personas ciegas, que lo hacemos con un deseo de reconocer y para ello no hay que apretar ni hacer una exploración aleatoria, debe ser una exploración organizada, secuenciada y con mucho mimo y cuidado”, explica la responsable del museo.
 
Así lo entiende también una de las artistas que exponen en el museo, Luz Galván, que habla de la importancia de este espacio y de su destacada labor a la hora de potenciar a los artistas con discapacidad visual. Ella también cree que las personas sin esta discapacidad pueden aprender mucho con este museo: “Poca gente sabe lo que significa la discapacidad visual, no te puedes imaginar lo que cree la gente y hay que desmitificar un poco eso y la única forma de hacerlo es que lo vean y se den cuenta de que las personas tienen muchas otras cosas además de la discapacidad visual”. 
 

Una historia cercana

 
El 14 de diciembre de 1992 la ONCE inauguró en Madrid el Museo Tiflológico con el deseo de ofrecer a las personas ciegas la posibilidad de acceder a un museo sin barreras. Se respondía de esta manera a un proyecto largamente acariciado que puede remontarse, al menos, a los años 70 del siglo XIX, cuando en el Colegio Nacional de Sordomudos y de Ciegos de Madrid se iniciaron una serie de colecciones didácticas que se englobaban bajo el nombre de Museo de objetos o Museo de cosas. “La ONCE tenía una recopilación de instrumentos tiflológicos que habían facilitado el acceso a la cultura de las personas ciegas, incluso antes de la invención del sistema Braille, que no se podían compartir o difundir por no tener el lugar adecuado”, explica Mª José Sánchez.  
 
En la actualidad, el Museo Tiflológico es un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas, en él se exhibe el patrimonio cultural de la ONCE y se desarrollan los programas de exposiciones temporales de obras de artistas ciegos y de extensión museística a través de la exposición itinerante de sus fondos. En ambos casos el objetivo es promocionar y satisfacer las necesidades culturales de las personas con discapacidad visual grave, así como servir de escaparate a los esfuerzos de integración y normalización perseguidos por la ONCE.
 
Los fondos que actualmente se exhiben en el Museo responden a tres claras líneas de adquisición e investigación: las salas dedicadas a las maquetas de monumentos arquitectónicos, la exposición de material tiflológico y las salas dedicadas a la exhibición de las obras plásticas de los artistas ciegos y con discapacidad visual grave.
 
Las obras expuestas cuentan con los títulos en Braille, y están provistas de códigos QR, con información accesible a personas con ceguera o discapacidad visual a través de teléfonos móviles. Además, cuentan con Beepcons, balizas inteligentes de guiado diseñadas para facilitar a las personas con discapacidad visual la identificación y localización de objetos cercanos, mediante una aplicación móvil.
 

La experiencia de tocar 

 
unas manos tocando la maqueta del Patio de los Leones de la Alhambra en el Museo TiflológicoUna de las herramientas más utilizadas para transmitir conceptos a las personas ciegas y con discapacidad visual grave son las maquetas. La gran ventaja de una buena maqueta es su carácter tridimensional, permite su observación desde distintos puntos de vista y a diferente nivel de detalle, a la vez que posibilita una panorámica de conjunto y esto es especialmente significativo cuando hablamos de monumentos arquitectónicos. Según la responsable del museo, “una de las primeras intenciones de este museo era que pudiéramos reconocer los monumentos más emblemáticos, de ahí que se creasen dos colecciones de maquetas, una de ellas con monumentos nacionales y otra de ámbito internacional”.
 
La colección de monumentos en maqueta cuenta con un sistema de audioguías que facilita información sobre las piezas articulada en dos niveles: uno básico, que se corresponde con el recorrido táctil de la maqueta y un segundo nivel que ofrece información sobre el estilo y la época del monumento.
 
Entre los monumentos nacionales se encuentran las Cuevas de Altamira, la Dama de Elche, el Acueducto de Segovia, el Patio de los Leones de la Alhambra, la Ciudad de Toledo, la Catedral de Santiago de Compostela, la Catedral de Burgos, el Monasterio de El Escorial, la Puerta de Alcalá de Madrid y el Templo de la Sagrada Familia de Barcelona.
 
Y entre los monumentos internacionales se pueden tocar el Partenón (Atenas, Grecia), el Coliseo (Roma, Italia), la Pirámide de Chichén Itzá (Méjico), la Basílica de Santa Sofía (Estambul,Turquía), el Mausoleo de Taj Mahal (Agra, India), la Estatua de La Libertad (Nueva York, EE UU), la Torre Eiffel (París, Francia) o la Torre de Pisa (Italia).
 
Luz Galván junto a su obra "La menina musical"“Es importante poder tocar todos esos edificios y conocerlos sin verlos”, asegura Luz Galván, que participa además en la exposición que conmemora el 25 aniversario del museo con su obra “La Menina musical”, un lienzo en el que la música con sus claves de Sol y Fa impregnan una escala infinita de sonidos donde el blanco y el negro son una misma realidad. Según su autora: “La Menina musical quiere simbolizar la importancia de la música en la luz y en la oscuridad, con la música arropas los problemas, los superas. Es una menina grande, en blanco y negro, muy divertida y que en su pelo y su vestido lleva partituras musicales”. 
 

Artistas y visitantes

 
En sus inicios el museo contaba con las salas de maquetas y la de la colección tiflológica pero en poco tiempo creció la necesidad de introducir una nueva línea que promocionara a los propios artistas con discapacidad visual: “Surgió la necesidad de presentar las obras de artistas ciegos en obra pictórica, escultórica o fotografía, de tal manera que actualmente, las obras de estos artistas son fondos del museo que tienen permanencia, aunque al mismo tiempo van rotando de año en año”, afirma la responsable del museo.
 
Finalmente, ya en 1996 se crea la sala de exposiciones temporales, y así lo explica de nuevo Mª José Sánchez: “Se selecciona un artista afiliado cada año, por una comisión evaluadora, según la calidad de la obra, ya sea obra nueva o antigua no expuesta”. Y desde 1996 hasta la fecha, cada artista que ha expuesto en el museo lo ha hecho una o dos veces, no más, porque tratan de promocionar al mayor número posible de artistas.Vista general del Museo Tiflológico
 
Y redondeando la búsqueda de accesibilidad y conocimiento, el aprendizaje de todos, el museo promociona también a escultores que, anualmente, presentan una colección monográfica que puede ser especialmente reconocida, táctilmente conocida, por los visitantes con discapacidad visual y sin ella.
 
Precisamente son los visitantes los que tienen el protagonismo en este espacio y según la responsable del museo es muy destacable la asistencia de público infantil y juvenil, así como de asociaciones culturales, ya sea de mayores, de personas con discapacidad, etc. “También recibimos muchos turistas, nacionales y del extranjero, que conocen nuestro museo a través de revistas del sector, que generan un resultado de visitantes de perfil más turístico”.
 
Y para ampliar la posibilidad de conocimiento, el museo cuenta con una exposición itinerante que durante la celebración del 25 aniversario ha recorrido 14 ciudades y ha sido visitada por 32.000 personas. En esta exposición itinerante, el visitante puede ver y tocar la maqueta de los Palacios Árabes de la Alhambra y la del Taj Mahal, para conocer qué siente una persona ciega cuando percibe el arte a través de sus dedos. Además, se pueden ver, y en ocasiones tocar, obras de arte realizadas por personas ciegas o con discapacidad visual grave, como la 'Serie Cielo y Tierra Eterno Poema nº 28', del pintor ciego Ataúlfo Casado; 'Luz del Clamor', fotografía de Carme Ollé; 'Tripeando', del también fotógrafo con discapacidad visual Juan Torre. 'Bodegón', pintura de Mª Covadonga Martín Alonso, o 'Dehesa Soriana', del pintor José Miguel González, también forman parte de esta muestra. 
 
El visitante tiene la oportunidad de admirar también 'La Castañera', pintura de Rafael Arias; 'Gran Vía', fotografía de Marcelo Bilevich; 'Concierto I', del también pintor Fernando Torres; 'Dalí y yo', una pintura de Eduardo Matute 'DUDU'; o 'Rossy de Palma', un retrato que muestra la forma en que la pintora Kelly Arrontes ve a la actriz. 
 
Esta muestra incluye también escultura, con 'Homenaje a la ONCE', del escultor sordociego José María Prieto Lago; 'Soñando', de Andrés Clariana; 'Hombre con perro' y 'Los novios', obras de Miguel Detrell; y 'Salomé', de Cesar Delgado, forman la parte escultórica de la exposición. Además, se exhibe material tiflológico que han utilizado o utilizan las personas ciegas, como una Pauta de escritura en caracteres visuales, un ábaco, una máquina calculadora o Libro de Escritura en Relieve de Llorens, fechado en 1872.
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España