Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 24 de julio de 2020cermi.es semanal Nº 401

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Derechos Humanos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad. Informe España 2019. "El derecho a la salud de las mujeres y niñas con discapacidad”

Cuando la salud se resiente – Mujer con discapacidad y protección de la salud

24/07/2020

Blanca Abella

El Patronato de la Fundación CERMI Mujeres aprobaba recientemente el 'Informe España 2019. Derechos Humanos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad', cuyo subtítulo refiere la principal cuestión abordada en este trabajo: El derecho a la salud de las mujeres y niñas con discapacidad. Este informe revela una realidad incuestionable, según la cual el acceso a la salud de las mujeres y niñas con discapacidad está repleto de obstáculos, entre otras cuestiones por el enfoque masculino de la medicina que a menudo reduce la atención a las mujeres a la salud sexual y reproductiva.

Portada del informe 'Derechos Humanos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad. Informe España 2018'El III Informe de Derechos Humanos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad de la Fundación CERMI Mujeres centra su objetivo en el derecho a la salud, tomando para ello como referencia el artículo 25 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y el artículo 12 de la convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer.
 
Esther Castellanos, consultora de la Fundación CERMI Mujeres,y autora del informe hace referencia a la definición que la OMS da sobre la salud y en la que se afirma que se trata de “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo a la ausencia de enfermedades”, y entiende que esta premisa "pone de manifiesto que no basta solamente con el desarrollo científico y la puesta en marcha de intervenciones basadas en la evidencia para dar respuesta a las necesidades en materia de salud de la población, sino que es necesario atender a los determinantes sociales y a las desigualdades".
 
Y así, esta experta explica que este trabajo de la FCM es de utilidad para diferentes organismos relacionados con la salud, pero también con Igualdad de género y otros ámbitos, pues resultan transversales en las cuestiones relacionadas con mujer y discapacidad.
 
Uno de los primeros obstáculos que ha tenido que superar este trabajo ha sido, como suele ocurrir, la falta de datos, estudios o información sobre mujer con discapacidad y salud. Según Esther Castellanos: "Ha sido difícil hallar artículos relacionados con la salud de las mujeres con discapacidad, casi una labor de escudriñamiento bibliográfico fuera de nuestro país, de hecho y con el fin de hacer transferencia del conocimiento se ha aportado en el informe una relación de bibliografía que puede ser útil para la investigación en nuestro entorno". 
 

Más allá de la salud reproductiva

 
instrumental médicoUna de las principlaes ideas que arroja este trabajo tiene que ver con la construcción desde un punto de vista masculino de las bases de la ciencia en general, y de la medicina en particular, tal y como explica Jesús Martín, delegado del CERMI para los Derechos Humanos y la Convención Internacional de la Discapacidad: "La ciencia, la medicina, se ha construido desde un punto de vista masculino y es necesario poner la mirada en las mujeres como usuarias de los servicios de salud, poner la mirada en aquellos retos que tiene que emprender el sistema sanitario para atender a las mujeres y a las niñas en condiciones de igualdad y no discriminación y detectar las quiebras del sistema".
 
De ahí también la importancia de este informe, tal y como asegura Esther Castellanos: "Es clave acercarse al conocimiento de la salud de las mujeres con discapacidad más allá de la salud sexual y reproductiva para diferenciarse de la de los hombres; ciertamente, las mujeres tienen problemas de salud específicos que requieren una atención propia de su sexo asociadas a la reproducción, pero es preciso un abordaje más amplio que tome en consideración otros ámbitos de la salud".
 
Y así queda recogido también en esta obra: "El patrón androcéntrico de la ciencia médica, principalmente hospitalario, no se ha preparado para atender patologías crónicas, sino que ha acumulado experiencia en el tratamiento de enfermedades agudas de predominio en el sexo masculino. En este sentido, se necesita seguir generando más conocimiento sobre aquellas dolencias y malestares que presentan específicamente las mujeres, haciendo hincapié en aquellas patologías caracterizadas por su cronicidad que acaban generando secuelas discapacitantes". 
 
Es por eso que se insiste, desde este trabajo de la FCM, en la necesidad de impulsar estudios en materia de salud que incluyan la doble dimensión del género y la discapacidad desde un necesario enfoque interseccional y de promover la formación de profesionales del ámbito de la salud, sobre todo, y entre otras cuestiones, para la detección efectiva de la violencia contra las mujeres con discapacidad. Detalla, además, la importancia de ampliar la cobertura de los servicios de atención a la salud mental para mujeres con discapacidad, así como para cuidadoras, tomando en especial consideración a las mujeres víctimas de violencia.
 
Según la consultora de la FCM: "Es necesario abrir la mirada en el enfoque clínico, con la creación de servicios de atención psicológica con metodologías de trabajo participativos y de apoyo mutuo, que tomen en cuenta el impacto que el género y la discapacidad, en tanto que son construcciones sociales, tienen en la salud mental de las mujeres, así como otros  factores económicos, sociales y culturales”.
 

Demandas desde el sector

 
Sala de ginecologíaSiendo la premisa general la de impulsar una nueva ciencia de la salud con enfoque de género, el informe contiene además otras demandas que resultan evidentes cuando se atienden cuestiones fundamentales para el sector de la discapacidad, y de la mujer en concreto, como puede ser el acceso universal. Así, Esther Castellanos explica: "Es importante que se diseñen programas de promoción de la salud y prevención de las enfermedades en las mujeres con discapacidad desde una perspectiva feminista que permitan a las mujeres conocer sus derechos en este ámbito, así como los recursos disponibles; por ejemplo, con la puesta en marcha de planes de eliminación de barreras arquitectónicas, de la comunicación y de la información de todos los servicios de salud en cumplimiento de la normativa vigente; o por ejemplo que estos programas deben desarrollarse en un contexto en el que la garantía de igual acceso de las mujeres con discapacidad a la reproducción asistida sea una realidad". 
 
En concreto con la salud sexual y reproductiva y en relación con la accesibilidad, continúa Castellanos, "debe garantizarse plenamente y muy especialmente en aquellos servicios cuyas pacientes sean mujeres, dotándolos de instrumental adecuado, por ejemplo, mamógrafos que no impidan de modo alguno la exploración cuando la mujer es usuaria de alguna ayuda técnica, mesas ginecológicas hidráulicas que faciliten las revisiones a mujeres con movilidad reducida, etc."
 
El responsablede Derechos Humanos del CERMI asegura también que "nuestro sistema sanitario sigue siendo muy hostil, en todos los sentidos, por un lado en el sentido actitudinal, por ejemplo ante una mujer con problemas de salud mental; o en cuestiones de accesibilidad, en las camillas, en exploraciones o en las pruebas diagnósticas, porque todo el aparataje y diseño se ha hecho según un modelo estándar y estas barreras físicas y cognitivas van a hacer que las mujeres con discapacidad siempre tengan que ir acompañadas de alguien al centro de salud o al hospital, con lo cual se pone en riesgo su privacidad". Y añade que en este aspecto, los problemas son comunes a todas las personas con discapacidad, ya sean mujeres u hombres.  
 
Entre las demandas, se insiste finalmente en la necesidad de impulsar estudios en materia de salud que incluyan la doble dimensión del género y la discapacidad desde un necesario enfoque interseccional, tal y como explica Esther Castellanos: "Se ha de considerar dónde se producen los sesgos de género en la atención médica y en la investigación sanitaria y hay que tener presente que históricamente las mujeres han estado excluidas o han aparecido subrepresentadas en los ensayos clínicos realizados, y como resultado de esto, los datos e investigaciones desarrolladas a partir de una población predominantemente masculina, han sido extrapolados de forma acrítica para el uso clínico entre mujeres". 
 

Violencia

 
Infografía sobre los efectos de la violencia de género en la salud de las mujeresComo advertencia final, indica la consultora el hecho de que "la salud ginecológica es uno de los ámbitos en que, por diversas razones, se detectan barreras que dificultan el cumplimiento de los derechos de mujeres con discapacidad y la falta de acceso a la información sobre salud sexual y reproductiva de las mujeres con discapacidad, especialmente las mujeres con discapacidad intelectual y las mujeres sordas y sordociegas, puede aumentar el riesgo de que sean objeto de violencia sexual".
 
Según Jesús Martín, a las personas con discapacidad se les niega la sexualidad porque se les ve como niños perpetuos, y añade: "Pero también a la hora de ejercer nuestro derecho como madres pues se sigue permitiendo la esterilización y los abortos coercitivos y muchas otras cuestiones que no deberían estar pasando en una sociedad como la nuestra y en el año 2020 y las que más pierden aquí, por ese machismo de la sociedad y ese capacitismo, son las mujeres y las niñas con discapacidad". 
 
Y entonces advierte de una especial mención que debe hacerse necesariamente sobre las mujeres con discapacidad psicosocial: "Tienen muchos problemas en el tema del acceso a la salud, también son víctimas de esterilizaciones, hace poco, en un encuentro informativo, una mujer con problemas de salud mental nos contaba cómo le habían prescrito un tratamiento hormonal para esterilizarla sin su consentimiento... Y una mujer con problemas de salud mental que es víctima de violencia machista tiene muchos problemas a la hora de poner en valor su testimonio, son un grupo en el que hay que poner mucha atención y cuidado".
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España