Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.
  • Ir a Cermi en Youtube.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 01 de julio de 2016cermi.es semanal Nº 219

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

'Programa de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia' de la Fundación CERMI Mujeres

Intermediar para incluir

01/07/2016

Beatriz Sancho

Las mujeres con discapacidad están expuestas a un mayor riesgo de violencia por una retahíla de factores nada desdeñables como el perjuicio asociado a la discapacidad, el aislamiento y la exclusión social en centros residenciales. Pero también, y aún podrían mencionarse más, por aquellos elementos que aumentan la dependencia y el desempoderamiento. En España, pese a que 2,31 millones de mujeres tienen discapacidad, la información sobre la violencia ejercida sobre "nosotras" es "escasa y carente de sistematicidad".

Fundación CERMI MujeresMuchos de los factores mencionados no solo acaban con la privación de los derechos fundamentales de las mujeres con discapacidad, sino que conducen a la impunidad e, incluso, a la invisibilidad de este problema: la violencia perpetrada contras las mujeres con discapacidad. Así lo esboza la Fundación CERMI Mujeres (FCM) como explicación de la necesidad de "intermediar para incluir" a las mujeres con discapacidad víctimas de violencia. Para ellas, la entidad ha puesto en marcha un proyecto "pionero en su ámbito", y cuya continuidad reivindican: el 'Programa de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia'. 
 
Este instrumento inclusivo, que arrancó este año y está financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, sirve para ofrecer a las mujeres con discapacidad víctimas de violencia todos los recursos disponibles en la red de servicios públicos y privados en esta materia. También pretende asesorar y acompañar a un número cerrado de mujeres con discapacidad víctimas de violencia, las  beneficiarias, así como ampliar el servicio y enriquecerlo con la experiencia que vaya adquiriendo a lo largo de los años. 
 
El programa de intermediación, en palabras de la coordinadora de la Fundación CERMI Mujeres, Isabel Caballero, "surge como respuesta a una reivindicación fundamental e histórica del movimiento de mujeres como es el de la violencia". Sin embargo, no solo se trata de "violencia por razón de discapacidad, sino también y, sobre todo, de violencia de género", distingue la experta, "una de las violencias más invisibles entre las mujeres con discapacidad porque no son consideradas potenciales víctimas de violencia ejercidas por parte de sus parejas o exparejas. Y esto porque, muchas veces, ni se repara en ellas como mujeres".
 
"La violencia de género contra las mujeres con discapacidad es una de las más invisibles porque no son consideradas potenciales víctimas de violencia ejercidas por parte de sus parejas o exparejas"
 
Por ello, la FCM alerta de que las mujeres y las niñas con discapacidad experimentan la violencia de muchas maneras. Esta puede darse en los hogares y en las instituciones, o de mano de la familia inmediata, pero también de los cuidadores y cuidadoras o, incluso, de personas extrañas a su entorno. También en la comunidad, en la escuela y en otras instituciones públicas y privadas.  En 2004, el Parlamento Europeo elaboró el 'Informe sobre la situación de las mujeres de los grupos minoritarios en la Unión Europea' del que se desprende que "casi el 80 por ciento de las mujeres con discapacidad son víctimas de violencia", y que son "cuatro veces más propensas que otras mujeres a sufrir violencia sexual". 
 
Más específicamente, este informe concluye que "el 80 por ciento de las mujeres que viven en instituciones están expuestas a la violencia ejercida por personas de su entorno (personal cuidador, sanitario, etc.)", así como que "las mujeres y las niñas con discapacidad intelectual están en un riesgo particularmente alto de sufrir violencia, incluida la violencia sexual". Por su parte, la FCM se hace eco de la poca información existente sobre situaciones de mujeres que desarrollan una discapacidad como consecuencia de la violencia ejercida contra ellas o, incluso, que "la violencia puede ocasionar problemas de salud mental".
 
Isabel Caballero, coordinadora de la Fundación CERMI Mujeres"Las mujeres y las niñas con discapacidad intelectual están en un riesgo particularmente alto de sufrir violencia, incluida la violencia sexual"
 
Según la coordinadora de la FCM, tanto el estudio realizado por el Parlamento Europeo en 2004 como el 'Estudio temático sobre la cuestión de la violencia contra las mujeres y niñas y la discapacidad', elaborado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de 2012, "nos permite darnos cuenta de que se trata de un problema que debemos de abordar". 
 
Y aunque para esta experta en género en España existe una política "bastante a la vanguardia, proactivo en cuestiones de violencia respecto a países de nuestro entorno", también hay que denunciar que respecto a las mujeres con discapacidad en las estadísticas "siempre aparecen, si lo hacen, como una coletilla, o bien tenemos el indicador último de mujeres que son asesinadas, que es el dato fatal". "Hemos conseguido bajar del 10 al 12 por ciento anual de las mujeres asesinadas en nuestro país que tenían una discapacidad. Sin embargo, hay que precisar que, normalmente, se trata de discapacidades acreditadas por lo que pensamos que el porcentaje puede ser mayor, ya que entre las víctimas mortales puede haber mujeres que no tengan acreditada la discapacidad". 
 

OBJETIVOS 

 
Hay cuatro objetivos claros que pretende alcanzar el 'Programa de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia' de la FCM. Uno es el de ofrecer un servicio de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia, como su propio nombre indica, y otro desarrollar tareas de acompañamiento a estas mujeres para evitar la victimización secundaria. Además de estos dos objetivos, la FCM estás empeñada también en la realización de dos tipos de formación. Una sobre discapacidad, a los equipos técnicos especializados en violencia contra las mujeres, y otra en materia de violencia para formar a los equipos técnicos del movimiento asociativo de la discapacidad. 
 
Por ello, con el programa de intermediación, lo cuenta Caballero, "queremos ser puente entre posibles mujeres con discapacidad que estén siendo víctimas de violencia de género, y los recursos existentes para ellas. Asegurarnos de que estos sean accesibles". En este sentido, la coordinadora de la FCM, destaca la importancia de saber qué se hace con los recursos disponibles para las mujeres víctimas de violencia de género y la de constatar si a las mujeres con discapacidad que llegan hasta ellos se les ofrece de forma accesible. Así, piden que la información que se les de se presente en formatos accesibles, que la casa de acogida, emergencia, o el piso tutelado al que se las dirija sean accesibles, y que las personas que gestionan estos servicios tengan la formación adecuada para atenderlas.
 
Mujer con los brazos abiertos"Queremos ser puente entre posibles mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género, y los recursos existentes para ellas"
 

FORMACIÓN

 
La formación, por tanto, para la FCM, es un pilar fundamental para conseguir la inclusión de las mujeres con discapacidad víctimas de violencia es la formación. "Sabemos que hay muchos profesionales que están en la red pública y que están en estos servicios, que no cuentan con la formación adecuada sobre la situación concreta de las mujeres con discapacidad víctimas de violencia". Por ello, bajo el marco del 'Programa de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia' se ha formado a la Policía Nacional. Dicha formación tuvo lugar en un centro que tienen en Madrid con "un plantel muy completo de profesorado, en el que la FCM ha conseguido meter la cabeza e introducir temas de discapacidad desde el enfoque de género", anuncia la coordinadora de la entidad". También, según informa Caballero, se ha realizado formación en la nueva Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional.
 
En estas formaciones, la FCM traslada a los alumnos las reivindicaciones de las mujeres con discapacidad, cuáles son las demandas que existen en temas de violencia, y les hacen enfrentarse a casos prácticos para ver los abordarían. El caso suele ser, así lo manifiesta la formadora de la FCM, el de una chica con discapacidad intelectual que ha sido agredida sexualmente. "Con ello, también obtenemos retroalimentación de estos profesionales porque nos dicen cuáles son los recursos con los que cuentan", asegura Caballero. "Esta información, con anterioridad, la tenemos en teoría", explica la coordinadora de la entidad, "pero es muy valiosa porque nos dice cuáles son, en la práctica, los recursos que existen".
 

UN PASO MÁS

 
Precisamente porque el CERMI es una entidad "muy consolidada, una estructura fuerte donde hay organizaciones cuyo personal técnico recibe a muchas mujeres a diario, están en una situación privilegiada para detectar situaciones de violencia de género", confirma la coordinadora de la FCM. Por esta razón, la formación del programa de intermediación quiere hacerse extensiva a estos profesionales, los del CERMI y sus entidades, "formarlos y crear una red más sólida, un núcleo más pequeño de profesionales que estén metidos en temas de género, concretamente, y de violencia, más específicamente". 
 

Mano en alto, en actitud defensiva

"La FCM quiere crear una red más sólida de profesionales en las entidades de la discapacidad que estén metidos en temas de género, concretamente, y de violencia, más específicamente"
 
En este sentido, Isabel Caballero refiere los recursos de Plena Inclusión y Afanias para mujeres víctimas de violencia o los cursos de prevención de violencia de género de Cocemfe. "Queremos, con tiempo, articular todos esos servicios para crear una red nuestra propia, no solamente valernos de la red pública, de la red de asociaciones de mujeres. Hay que ver lo que estamos haciendo  internamente en el CERMI, en casa. Es una labor pendiente".
 

VOLUNTARIOS

 
La FCM necesita voluntarios para este programa de intermediación para mujeres víctimas de violencia, pero para colaborar buscan un tipo de voluntario especializado, ya que, tal como expone su coordinadora, "el tema de la violencia de género es muy complejo y tiene que tratarse con personal voluntario experto". "Ni siquiera yo", aclara Caballero, "sabré cómo tratar a una mujer con discapacidad víctima de violencia que viene a la sede de la fundación. La tendré que derivar a los distintos recursos jurídicos y de otra índole". En la actualidad, la FCM está intentando consolidar una red de mujeres voluntarias que sean especialistas en derecho para que les ofrezcan asesoramiento jurídico. Si alguien cumple el perfil, u otro experto que pueda ayudar en este programa de intermediación para mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género, y quiere ofrecer su ayuda como voluntaria a la FCM, puede dirigirse a la sede de la entidad, sita en la calle Recoletos, 1 Bajo; o bien llamar al teléfono 91 360 16 78, o escribir un correo electrónico a la siguiente dirección telemática: coordinacion@fundacioncermimujeres.es
 
Pero, ¿qué más hace falta a la FCM para intermediar por las mujeres con discapacidad víctimas de violencia? Pues, ante todo, "la toma de conciencia de la dimensión del problema dentro del propio movimiento asociativo de la discapacidad", señala la coordinadora de la fundación. "Que los presidentes y las presidentas de las organizaciones de la discapacidad tomen conciencia de que la violencia de género afecta a las mujeres con discapacidad", arremete Caballero, "del mismo modo que siempre ha existido conciencia de que el empleo de las personas con discapacidad es una vía fundamental para la participación en la sociedad, para tener independencia, para poder tener un proyecto de vida propio".
 
Mujer bajo un paraguas"Necesitamos que los presidentes y las presidentas de las organizaciones de la discapacidad tomen conciencia de que la violencia de género afecta a las mujeres con discapacidad"
 
Y es que, en opinión de la experta en género de la FCM, "es fundamental que el propio movimiento asociativo sea consciente de que el problema de la violencia contra las mujeres con discapacidad está ahí, y de la necesidad de utilizar la potente estructura asociativa que tenemos porque llega a muchos usuarios y muchos son mujeres y, precisamente por eso, somos un canal fundamental de detección de situaciones de violencia perpetrada contra las mujeres". 
 
"De ahí la necesidad", solicita Caballero, "de que tengamos cuanto antes personal técnico en nuestras entidades de la discapacidad, personas que estén preparadas para derivar esas situaciones de violencia una vez localizadas, y no necesariamente para tratarlas. Cuando se advierte que una mujer con discapacidad es víctima de violencia, hay que activar todos los recursos existentes".
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Asuntos sociales, unión europea y cooperación. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Hablamos de Europa Abre una ventana nueva.

    ¿Dónde estamos?

    Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España