Síguenos en

  • Ir a Cermi en facebook.
  • Ir a Cermi en twitter.
  • Ir a Cermi en Linked in.
  • Ir a Cermi en Instagram.

CERMI.ES semanal el periódico de la discapacidad.

viernes, 02 de noviembre de 2018cermi.es semanal Nº 321

Ir a Cermi en Instagram.

"3,8 millones de personas con discapacidad,
más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos"

Reportaje

Fedace presenta una guía para la inclusión sociolaboral de las personas con DCA

Recuperando talentos

26/10/2018

Blanca Abella

Tras sufrir un daño cerebral, la vida puede vivirse de nuevo, quizás de otra manera pero aun con los mismos derechos, como es el derecho al empleo. Muchas personas que adquieren un daño cerebral deben afrontar nuevos retos, pero no tienen que hacerlo solos, es necesaria y casi obligada la participación de las familias, del movimiento asociativo y de la sociedad, pero sobre todo de las empresas y las administraciones públicas. La ‘Guía metodológica de intervención y buenas prácticas en la inclusión sociolaboral de personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA)’ es un “ejemplo palmario de cooperación y colaboración”, asegura Luciano Fernández, presidente de Fedace (Federación Española de Daño Cerebral).

Portada de la ‘Guía metodológica de intervención y buenas prácticas en la inclusión sociolaboral de personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA)’
 
A su juicio, las administraciones públicas deben ser cercanas y la sociedad debe acoger con normalidad a todas las personas y, en este caso, “nos hemos encontrado con una Administración cercana, empática, y dispuesta a escuchar nuestras propuestas ante la inclusión laboral que el colectivo demanda”. Fruto de esta colaboración, es el documento que presenta Fedace coincidiendo con el Día Nacional de DCA.
 
El presidente de Fedace habla del DCA como una realidad “muy heterogénea, muy poliédrica y muy asimétrica, con derivadas de todo tipo, físicas, sensoriales, cognitivas, conductuales, tiene tantas derivadas como funciones controla nuestro propio cerebro”. Y como explica el responsable de la federación, “si conjugamos todas estas derivadas nos encontramos con que las realidades individuales son muy diferentes entre sí, por eso no podemos aplicar soluciones colectivas a problemas individuales, no sirve el café para todos y además tenemos que concienciarnos de que el daño cerebral adquirido no es pasajero, y este problema se verá sustancialmente incrementado a corto y medio plazo”. 
 
Y la razón última de esta guía, la razón de ser de este documento es: “Demostrar que, si hay voluntades de todas las partes que intervienen en el proceso (proceso legislador, formador, empleador…), este derecho tan importante en la vida de las personas, como es el derecho a un trabajo digno, se puede ejercitar”. 
 
Acto de presentación de la ‘Guía metodológica de intervención y buenas prácticas en la inclusión sociolaboral de personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA)’Alberto Durán, secretario general del CERMI, comparte la misma opinión que el presidente de Fedace al afirmar que “cuando se habla de atención a las personas, todo tiene que ser personalizado, cada persona requiere un tratamiento personal” y dedica un especial reconocimiento a los profesionales que trabajan en el DCA por su especial profesionalidad, “no solo por lo que hacen si no por cómo lo hacen”.
 

Impulso al empleo

 
La directora de Fedace, Mar Barbero, explica que fue en 2008 cuando se empezó a poner el acento en esta cuestión, gracias a un estudio de Fundación ONCE, que desvelaba que 138.000 personas con DCA buscaban empleo en España. Y ya en 2017, gracias a un acuerdo con la secretaría de Estado de Servicios Sociales, se empezó a trabajar en equipo para realizar la guía que se ha presentado ahora, un año después, y que se publicará en el Centro Español de Documentación de la Discapacidad que depende del Real Patronato, y en la web de Fedace.
 
Un equipo técnico formado por cuatro expertas de diferentes asociaciones de Fedace ha trabajado durante todo un año en esta guía bajo la supervisión o coordinación externa de una asesora técnica de la empresa Intersocial, Martha Quezada, Investigadora social, que asegura que “el trabajo es un indicador de calidad de vida y la falta de trabajo es un indicador de exclusión”, pero sobre todo, destaca, “el empleo es una aspiración de muchas personas con daño cerebral”.
 
Por su parte, Raquel Montes, coordinadora de la publicación y Doctora en Filosofía, de Fedace, afirma que “uno de los puntos de partida de esta guía es escuchar a estas personas, escuchar y dejar atrás los prejuicios”. A su juicio, “el reto de la inclusión es complicado, pero se puede hacer y para ello es necesario que todos los actores participen, tanto las familias, como las administraciones, el movimiento asociativo y la sociedad”.
 
Sin embargo, al mismo tiempo, explica Montes que “uno de los ámbitos donde las personas con DCA suelen sentirse más discriminadas es el empleo”. De ahí también la importancia de esta guía, porque su propósito es favorecer e incrementar la participación comunitaria de las personas con daño cerebral adquirido a través de la activación y la mejora de su inclusión sociolaboral, con un abordaje individualizado, con itinerarios personalizados. 
 

Cuatro fases de trabajo

 
Profesionales explican su trabajo en la elaboración de la ‘Guía metodológica de intervención y buenas prácticas en la inclusión sociolaboral de personas con DCA’Esta guía aporta cosas pequeñas pero básicas, explica la coordinadora del trabajo: “Pone el acento en las capacidades de la gente antes que en las complicaciones derivadas del daño cerebral y al mismo tiempo el enfoque se centra en hacer un proceso de inclusión laboral teniendo en cuenta las secuelas, sobre todo las invisibles, y viendo cómo podemos ajustar el puesto de trabajo y apoyarles”. 
 
Y es que “la clave que ha unificado todo nuestro trabajo es la valoración e impacto de secuelas por DCA”, asegura Raquel Montes. La guía está dividida en cuatro fases de intervención que comienzan con la Derivación, fase 1. Para esta primera fase, de vital importancia, se ha elaborado un ‘cuestionario de derivación’, que tiene el propósito de registrar y analizar el impacto de las secuelas por DCA. Supone la fase de activación del proceso de orientación sociolaboral centrado en las necesidades específicas de las personas con DCA. 
 
Itziar Sanz, de Adace Castilla-La Mancha, se encargó de la segunda fase, Acogida y análisis de niveles de empleabilidad. Asegura que en este proceso, “es muy importante crear un clima de confianza entre el profesional y la persona con DCA y también la participación de la familia pues están muy presentes en las vidas de las personas con DCA y muchas veces son los que más miedo tienen a que la persona con DCA trabaje”.
 
Para saber cuáles son sus preferencias y su nivel de motivación, apunta Itziar, “sobre todo hay que practicar la escucha activa y la comunicación fluida, teniendo en cuenta las secuelas y dando información de forma continuada, con las reiteraciones necesarias”. 
 
En la tercera fase de intervención, Elaboración y acuerdo del Plan Personalizado para el Empleo, ha trabajo sobre todo Noelia Parente, de Sarela, Galicia, que asegura: “Creo en el trabajo de las personas con DCA y sé que pueden trabajar”. Y explica que el itinerario se elabora teniendo en cuenta las necesidades de cada una de las personas y con la labor imprescindible de las dos fases anteriores. Es importante que los objetivos sean reales y concretos, que se puedan ir cumpliendo. 
 
Finalmente, Beatriz Fernández, de Adacea Alicante, se hizo cargo de la última fase, Intermediación laboral y seguimiento en la incorporación y el mantenimiento del puesto de trabajo: “Quizás la más complicada porque no depende tanto de nosotros como de agentes externos, de ahí la colaboración importante de la administración pública y de las empresas, que nos dejen hacer la labor de formar e informar sobre el DCA y las secuelas, y sobre las estrategias y adaptaciones que existen para compensar esos déficits”. Y asegura esta experta que el desafío actual es el de “hacer campañas de sensibilización y concienciación sobre el daño cerebral, y es el momento también de explicar una metodología que está resultando muy positiva y es el empleo con apoyo, aunque no todas las personas con DCA lo van a necesitar”.
 

Testimonios y día nacional

 
Cartel del Día del Daño Cerebral ADquirido - 26 de octubre de 2018Y en este día del Daño Cerebral Adquirido, un 26 de octubre, también contamos con dos testimonios en primera persona. Raquel, con DCA desde hace 4 años, que nos cuenta que “la fase más importante fue cuando dejé irse a la antigua Raquel y acepté a la nueva Raquel, con mis secuelas, a las que quiero y con las que convivo”. Habla de volver a nacer, de salir a la calle y enfrentarse al mundo, dice que quiere trabajar y lo ha conseguido de nuevo, pero considera fundamental el acompañamiento, alguien que vaya informando a los empresarios.  
 
También conocemos la experiencia de un voluntario de Fedace, que además es una persona con DCA. Afirma que después de sufrir el daño cerebral ha dejado atrás antiguas ambiciones, pero ha recuperado talentos que habían caído en el olvido, como la poesía. Pide a la sociedad “que nos entienda” y explica su proceso de reconstrucción, su recuperación tras sufrir lo que él llama “una cornada”, como una vuelta a los ruedos. 
 
Y en este día nacional del DCA, en un manifiesto, Fedace reclama una Estrategia nacional para garantizar la calidad de vida de las personas con DCA y sus familias. 420.000 con DCA en España se enfrentan a un panorama de recursos de atención insuficiente y una distribución desigual de los mismos.
 
Manifiesto de Fedace en el Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido
Manifiesto de Fedace en el Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido (lectura fácil)
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia

Con el apoyo de:

  • Logotipo de El Goberno de España - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de estado de servicios sociales. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.

¿Dónde estamos?

Calle Recoletos, 1 Bajo, 28001 Madrid - España